Jueves, 30 Marzo, 2017

Rajoy advierte del “reto a la seguridad internacional” que supone Siria

Rajoy reclama el ingreso de España en el Consejo de Seguridad

E. P.


image_print

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, ha advertido del “reto a la seguridad internacional” que supone la situación en Siria y ha advertido de que, de no solucionarse, será “un fracaso colectivo”, por lo que ha hecho un llamamiento al diálogo político para acabar con este conflicto. [relacionados]

“La situación en Siria se ha convertido en una creciente amenaza para la paz y la seguridad internacional”, ha dicho durante su intervención en la Asamblea General de Naciones Unidas, subrayando que el “brutal ataque” perpetrado el pasado 21 de agosto con gas sarín contra Damasco “ni puede repetirse, ni puede quedar impune”.

Rajoy se ha referido a la propuesta “aplaudida por todos” de Rusia y Estados Unidos sobre esta cuestión y ha reclamado una resolución del Consejo de Seguridad que convierta en jurídicamente vinculante para Siria la prohibición del uso de armas químicas y su destrucción.

“Mucho nos va en ello. Este es un reto a la seguridad internacional y de no resolverse se convertirá en un fracaso colectivo”, ha apostillado, pidiendo a las partes “demostrar una actitud constructiva” y enfatizando que España apuesta “firmemente” por el diálogo político como única forma de poner fin a un conflicto “cada día más violento”.

“España continuará ayudando a reforzar a la oposición, con el fin de asegurar una transición ordenada e inclusiva hacia la democracia”, ha indicado Rajoy, que se ha mostrado optimista con respecto al éxito de la Segunda Conferencia de Ginebra, convocada por Estados Unidos y Rusia para establecer una verdadera cooperación.

Asimismo, ha considerado “esencial” mantener el esfuerzo humanitario para reducir el sufrimiento de la población desplazada en el interior del país y la de los refugiados en los países vecinos y ha reiterado el compromiso de España “en pro del desarme, la no proliferación y el control de armamentos”.

ESPAÑA, VÍCTIMA DEL TERRORISMO

Sobre este último punto, ha recordado que España, como país que ha sufrido la violencia del terrorismo, “sabe que a las nuevas amenazas que parten de actores no estatales es preciso responder globalmente mediante la cooperación internacional”. “Los españoles sabemos por experiencia que la responsabilidad del terrorismo es única, exclusiva e intransferible de sus autores, aunque ellos pretendan lo contrario”, ha apostillado.

El presidente español también ha aprovechado esta intervención para repasar los compromisos adquiridos por España con los principios generales de Naciones Unidas y el convencimiento de que el “mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales” son requisitos “imprescindibles” para el progreso de la humanidad.

Al hilo de ello, se ha felicitado por “los valientes y decididos esfuerzos” de los ciudadanos árabes para excluir a quienes promueven la violencia y la violación de los derechos fundamentales de las personas y en defensa de sus sistemas democráticos.

“El camino hacia la democracia no es fácil, pero no puede, ni debe, tener retorno. La democracia tiene que ser el proyecto de toda una sociedad por la convivencia y la inclusión, basado en el diálogo, la tolerancia y el respeto a los derechos humanos. Y en cada país éste debe ser un proyecto propio, no solo político, sino también social y económico”, ha subrayado.

EL CONSEJO DE SEGURIDAD

Otro de los temas abordados por el presidente durante su intervención ha sido la “aspiración” de España para entrar en el Consejo de Seguridad en 2015, cuando quedará un asiento libre para los países del bloque de Europa Occidental y otros, para lo cual deberá enfrentarse a una votación en la Asamblea General el próximo año a Turquía y Nueva Zelanda.

En este sentido, Rajoy ha subrayado que España ha demostrado “no con declaraciones sino con hechos” estar preparada para ello “con el mismo compromiso de diálogo y solidaridad” que ha demostrado desde su ingreso en la organización.

“Nuestro propósito es uno: la defensa de la dignidad de la persona. Hacia ese objetivo caminan todos nuestros esfuerzos por la paz, la libertad, la democracia, la justicia, los Derechos Humanos y el desarrollo sostenible”, ha defendido.

En caso de que España pase a integrar el Consejo de Seguridad, Rajoy se ha comprometido a mantener “el mismo espíritu de diálogo y concertación que en la última ocasión” en que la ONU “depositó su confianza” en España. “En los diez años que han pasado desde entonces mi país ha seguido demostrando con hechos su vocación de servir lealmente los fines de las Naciones Unidas”, ha concluido.

El jefe del Ejecutivo también ha abogado por abordar una reforma del Consejo de Seguridad en una apuesta por el multilateralismo para lograr “unas Naciones Unidas resolutivas y eficientes”. En este sentido, ha hecho un llamamiento a lograr el “consenso más amplio en torno a los principios de rendición de cuentas, transparencia y colaboración” con el objetivo de “proporcionar mayor legitimidad y respaldo a las acciones” del mismo.

“Es igualmente necesario adecuar la organización a los medios existentes y racionalizar los recursos para, entre todos, hacer más con menos”, ha apostillado Rajoy, que ha enfatizado que el “carácter universal” de la ONU exige conservar “el multilingüismo”.

“MÁS INVERSIÓN EN COOPERACIÓN”

El presidente del Gobierno ha abordado también cuestiones pendientes en la agenda internacional como el desarrollo del Sahel –“única vía para fomentar la seguridad, la democracia y la prosperidad en la región”–, las conversaciones de paz sobre Oriente Próximo o el tema del Sáhara Occidental.

Entre esas cuestiones también ha hecho referencia durante su intervención a los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Así, aunque se ha felicitado por los avances logrados en muchos campos, al mismo tiempo, ha subrayado que “todavía queda mucho camino por recorrer” en la erradicación de la pobreza mundial.

Sin concretar cifras, se ha comprometido a que España invierta más en este concepto de cooperación internacional una vez que supere la crisis económica. “A medida que la economía española está volviendo a crecer, volveremos a apoyar estos esfuerzos con una inversión en cooperación al desarrollo generosa, inteligente y eficaz”.

En este sentido, ha urgido a la Asamblea de Naciones Unidas a “definir claramente” los objetivos para el desarrollo sostenible culminando el proceso iniciado en Río de Janeiro en 2012, ya que, ha recordado, “sólo queda algo más de dos años” para 2015, fecha límite para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

“Para España”, ha comentado el presidente, “la Agenda Post-2015 debe orientarse a un desarrollo verdaderamente sostenible, tener carácter universal y reconocer la importancia de instituciones abiertas para un crecimiento inclusivo”.

CAMBIO CLIMÁTICO Y DERECHOS HUMANOS

En clave internacional, Rajoy se ha referido a los puentes entre España y América Latina y ha citado la próxima cumbre de la Comunidad Iberoamericana en Panamá, así como la influencia sobre el Mediterráneo a través del acuerdo con Argelia para lanzar la Estrategia del Agua en el Mediterráneo Occidental.

Este tema lo ha enlazado el presidente del Gobierno con otro de “importancia crucial”, la lucha contra el cambio climático. “Una prioridad aquí y ahora”, ha dicho, que afecta especialmente a los estados insulares.

Rajoy también ha tenido palabras para defender la posición de España a favor de los Derechos Humanos, la integración de las personas con discapacidad y la igualdad entre mujeres y hombres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *