Sábado, 21 Octubre, 2017

            

Quiero dejar de fumar ¿Qué terapia elijo?

En España las terapias sustitutivas, como los parches o los chicles, son las más usadas (50% de los casos), seguida de los tratamientos farmacológicos con vareniclina (40%) y bupropion (10%)

Foto: archivo


image_print

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) recomienda adaptar las terapias para dejar de fumar al nivel de dependencia a la nicotina de cada fumador, tras haberse observado que el ritmo de metabolización de esta sustancia por el organismo puede determinar el éxito del intento de abandono.

Los tratamientos para dejar de fumar son múltiples y variados, pero actualmente se estima que el 70 por ciento de los fumadores que lo intentan acaban recayendo en la primera semana.

En España las terapias sustitutivas, como los parches o los chicles, son las más usadas (50% de los casos), seguida de los tratamientos farmacológicos con vareniclina (40%) y bupropion (10%), este último cada vez más minoritario debido a que es menos eficaz y presenta más efectos adversos o interacciones con otros fármacos.

Generalmente, al dejar de fumar el cuerpo tarda entre una semana y diez días en eliminar toda la nicotina, pero un reciente trabajo internacional ha demostrado que la rapidez con la que desaparece del organismo condiciona la eficacia de uno de estos fármacos, la vareniclina.

Asimismo, otro trabajo en el que ha participado el español Carlos Jiménez, director del Programa de Investigación en Tabaquismo de SEPAR, ha revelado que la dependencia a la nicotina puede condicionar ayudar a realizar la elección más adecuada de tratamiento.

En concreto, vieron que en quienes tenían mas alto grado de dependencia por la nicotina sólo la vareniclina se mostraba eficaz para ayudarles dejar de fumar. Mientras que en aquellos con bajo grado de dependencia por la nicotina todos los tratamientos (vareniclina, bupropion y terapia sustitutiva con nicotina) eran eficaces.

Esto hace que la adicción a la nicotina y su metabolización pueda convertirse en un “biomarcador predictivo eficaz para determinar qué tratamiento antitabaco tendrá más éxito en cada caso”, ha explicado el propio Jiménez.

LA PERSONALIZACIÓN, CLAVE PARA SER MÁS EFICACES

De hecho, los neumólogos creen que la personalización de los tratamientos, acompañada de un adecuado asesoramiento sobre conductas saludables, es la clave para mejorar la tasa actual de abandono del tabaco en España.

“Para el tratamiento de los pacientes con tabaquismo resulta esencial comprender la importancia de la individualización de las terapias. Cada perfil de fumador es distinto, y es por ello que debe ser atendido con tratamientos personalizados con el objetivo de lograr el éxito de la terapia en el mayor número de casos”, ha defendido Jiménez.

Además, ha reconocido que hay diferentes factores que pueden incidir en dicho proceso, como el uso de pastillas anticonceptivas o el consumo de alcohol, que también pueden alterar la rapidez al eliminar la nicotina del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *