Sábado, 21 Octubre, 2017

            

Que todas las noches sean noches de Sabina

Sabina deslumbra con sus "500 noches para una crisis" en el Palacio de los Deportes de Granada

Joaquín Sabina anoche en su concierto en Granada | Foto: Carlos Gil


image_print

Nostalgia es la sensación que ha hilado el magnífico concierto de Joaquín Sabina esta noche en Granada. Un abarrotadísimo Palacio de los Deportes aclamaba desde el primer momento al artista. El miedo a que el cantante sufriera una indisposición como la que sufrió en Madrid en diciembre del pasado año, se ha disipado en cuanto este ha pisado e escenario: la silueta de su bombín ha sido suficiente para enloquecer al público incluso antes de comenzar a cantar.

Sabina ha conducido el concierto magistralmente, llevándonos de la mano a lo largo de toda su carrera musical. El Concierto-Joaquín-Sabina-31cantante ha escogido un título evocador y sugerente para una gira pensada en torno a la melancolía. 500 noches para una crisis no solo es un homenaje a su álbum más exitoso, sino también un grito de protesta contra la realidad que vivimos en nuestro país. El repertorio incluía el álbum completo que da nombre a la gira, 19 días y 500 noches, además de una serie de canciones elegidas concienzudamente. Algunas más políticas, como ‘Mater España’, cantada en vivo por primera vez, o’Más de cien mentiras’; y otras seleccionadas para el más puro deleite del público: ‘Peces de ciudad’, ‘Contigo’ o ‘Princesa’. También se ha atrevido a versionar al “cantante que más ha marcado mi vida”, Bob Dylan, con un tema inédito.

 

El cantante ubetense ha colmado de atenciones tanto a su público como a sus músicos durante todo el concierto. No se ha limitado a presentarlos, sino que ha compartido el protagonismo con ellos (una responsabilidad enorme, que por otro lado han sabido corresponder sobradamente) sobre el escenario. Cada uno de los miembros de la Concierto-Joaquín-Sabina-24banda ha tenido la oportunidad de lucir sus virtudes de manera independiente, ofreciendo un concierto en conjunto de lo más variado y original.

Sabina ha conversado con su público, llegando en ocasiones a hacerlo de manera casi íntima. Ha confesado así que decidió recuperar este álbum para llevarlo al directo porque se dio cuenta de que “estas canciones no estaban muertas”, y sobre todo, “porque fue el último verano de mi juventud… fue el verano que cumplí cincuenta”.

El artista ha logrado mantener durante más de dos horas encendido al público, alternando canciones sentimentales e intimistas con temas clásicos que levantaban a los espectadores de su asiento. Sabina ha demostrado esta noche sobre el escenario que sus canciones son jóvenes y al tiempo eternas, exactamente igual que él. Los miles de bombines que inundaban hoy el Palacio de los Deportes piden a gritos que Joaquín siga entregándose de este modo a sus seguidores. Queda Sabina para, al menos, 500 noches más.

Pincha aquí para ver la galería de fotos del concierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *