Lunes, 16 enero, 2017

¿Qué respiran los granadinos?

Las soluciones para mejorar la calidad del aire pasan por utilizar vehículos menos contaminantes, restringir zonas de tráfico o limitar la velocidad

Reportaje-Gran-Vía-Granada7
Gran Via |Foto: Carlos Gil
Sofia Plaza | @sofiaPlaza


image_print

Dióxido de Nitrógeno (NO2), Dióxido de azufre (SO2), partículas Matter (PM10) están presentes en nuestra vida, concretamente en los medidores de calidad del aire. En algunos momentos del día, en una ciudad como Granada, llegan al límite de la ‘mala calidad’. Desde el Ayuntamiento de Granada, la concejal de Medio Ambiente, Telesfora Ruiz, asegura que esos ‘suspensos’ se producen “puntualmente” y que ya se están produciendo actuaciones concretas “para reducir la mala calidad del aire”.

Una de esas actuaciones es el Plan de Mejora de la Calidad del Aire, llevado a cabo por profesionales de la UGR que colaboran con el Ayuntamiento de Granada. Un plan que verá la luz a final de enero con un diagnóstico completo, pero del que se han dado unos pequeños avances. Estas moléculas se producen por actividades humanas, como por ejemplo, el tráfico, las calefacciones de gasoil, las industrias; o de manera natural con la vegetación, incendios, o incluso el polvo sahariano, “debido a la proximidad con Marruecos”, explica Ruiz.

Dentro de Granada son tres los medidores de la calidad del aire, uno en el Paseo del Salón, otro en el Centro deportivo de Armilla y un último en la Estación de Autobuses. “Este último, está mal situado ya que está distorsionado por la estación de autobuses, una zona de mucho tráfico lo contrario que le pasa al de Armilla”, apunta Ruiz. La concejal de Medio Ambiente comenta que se está creando “una alarma social para la que no hay motivo”.
Por su parte, el catedrático de Física Aplicada de la UGR, Lucas Alados, ha explicado que “no hay ningún problema en cuanto a los valores horarios que nunca han superado el límite de condiciones extremas”. Además, Alados ha asegurado que en invierno se disparan esos valores, “en esta estación las concentraciones son más altas y los contaminantes se dispersan. Sumándole en Granada el efecto de la quema de biomasa de madera para calefacción y quema de rastrojos”.

Por ahora en Granada no se van a llevar a cabo medidas extremas como las que se han llegado a tomar en Pekín, donde las personas usan mascarillas para protegerse de la contaminación ambiental, “que sólo se produce cuando la exposición a la mala calidad del aire es prolongada”. “Y ese no es el caso de Granada donde sólo hay malas condiciones puntuales para la zona Norte”, concluye Ruiz.

NUEVE MESES MENOS DE VIDA

El máximo responsable del PSOE en el Ayuntamiento de Granada, Paco Cuenca, se hizo eco de un estudio de la Escuela Andaluza de Salud Pública, “donde se afirma que los granadinos vivimos 9 meses menos debido a la mala calidad del aire”. Unas declaraciones que la responsable de Medioambiente del Ayuntamiento ha considerado como “inoportunas”, “si fuesen reales actuaríamos de forma inmediata”, ha manifestado.

Las soluciones para mejorar la calidad del aire pasan por utilizar vehículos menos contaminantes, restringir zonas de tráfico o limitar la velocidad, pero tal y como ha afirmado Ruiz, “la principal solución está en las personas. La suma de todas las contribuciones es relevante”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *