Miércoles, 24 Mayo, 2017

Publicidad

¿Qué fue de la tenia?

"Se las conoce con el nombre de 'solitarias', aunque en el intestino puede haber más de un ejemplar de estos parásitos, que emiten normalmente pequeños anillos llenos de huevecillos microscópicos con las heces", señala la doctora Galán.

Dos son las especies más conocidas que parasitan al ser humano, 'Taenia solium' y 'Taenia saginata'.


image_print

‘Tenia’ es la forma en la que se pronuncia el término latino ‘Taenia’, que se refiere a este género de parásitos. Se trata de unos gusanos (helmintos) que en su estado adulto viven en el intestino del ser humano. Esta parasitación se conoce como ‘taeniosis’ y sigue muy activa en la población de los países en desarrollo y su importación y desarrollo a nivel nacional continúa latente.

Según explica a Infosalus la doctora María Teresa Galán, profesora titular del Departamento de Parasitología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valencia, las tenias tienen forma de cinta segmentada compuesta por numerosos anillos o segmentos y miden varios metros de longitud (de 2 a 15 metros).

Dos son las especies más conocidas que parasitan al ser humano, ‘Taenia solium’ y ‘Taenia saginata’. Son parásitos que se adquieren por comer carne cruda o poco hecha de cerdo (se adquiriría ‘T. solium’) o de vacuno (se adquiriría ‘T. saginata’) que contengan larvas vivas (pequeñas vesículas blanquecinas de pocos mm de longitud llamadas cisticercos) de estos parásitos.

El cerdo y el ganado vacuno se infectan ingiriendo los pequeños huevecillos que emiten los seres humanos parasitados. Una vez ingeridas las larvas (que presentan una pequeña cabeza) se fijan a la pared del intestino y crecen durante varias semanas hasta formar el adulto de varios metros de longitud.

La profesora Galán contesta a Infosalus a algunas de las cuestiones más esclarecedoras sobre este parásito y su paso a los humanos:

– ¿Qué síntomas ocasiona la parasitación en humanos?

A pesar de su tamaño, la parasitación por tenias suele ser asintomática. Cuando hay síntomas suelen ser molestias gastrointestinales o síntomas nerviosos o alérgicos, todos ellos inespecíficos difícilmente asociables a la presencia de los parásitos en el intestino. Pero existe una grave complicación en el caso de ‘T. solium’ y es que los huevecillos emitidos con las heces por el ser humano parasitado, si son ingeridos por la misma persona parasitada o por otra cercana a ésta, son capaces de desarrollar la larva cisticerco también en el ser humano. Dicha parasitación se conoce como cisticercosis.

En este caso, las larvas no viven en el intestino sino que lo hacen en cualquier otra parte del organismo y en particular son peligrosas cuando se desarrollan en el ojo (oftalmocisticercosis) y especialmente en el sistema nervioso central (neurocisticercosis). En este último caso se pueden producen graves síntomas neurológicos como epilepsia, hipertensión intracraneal, síntomas psiquiátricos y hasta coma y muerte (se registran en el mundo unas 50.000 muertes anuales por esta grave enfermedad).

– ¿Qué factores de riesgo existen para la parasitación?

En el caso de la taeniosis: comer carne de cerdo y/o ganado vacuno o sus derivados (longanizas, salchichas, morcillas, hamburguesas, etc.) crudos o poco hechos. En el caso de la cisticercosis: ingestión accidental de los huevecillos que pueden contaminar manos, tierra, agua de bebida, frutas, verduras, etc.

– ¿Qué incidencia existe entre la población?

En los países desarrollados, entre ellos España, la incidencia es muy baja (alrededor de una treintena de casos anuales), aunque al no ser enfermedades de declaración obligatoria, y por lo general asintomáticas, no se sabe la incidencia real. Casos de cisticercosis también se diagnostican en España, la mayoría casos en inmigrantes de países en vías de desarrollo (sudamericanos, africanos y asiáticos).

– ¿Qué población es la más afectada?

Las poblaciones mas afectadas son aquellas que consumen carne de cerdo/vacuno criados de una manera poco higiénica. Hay que tener en cuenta que el cerdo tiene acceso a heces humanas en muchos países en vías de desarrollo donde los animales deambulan por las calles y son utilizados como verdaderas ‘letrinas’ dado que ingieren los excrementos humanos. Además, estos animales muchas veces no son sometidos a una correcta inspección veterinaria antes de su consumo.

– ¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Para la taeniosis se realizan análisis de heces en busca de anillos y/o huevecillos. En el caso de la cisticercosis pueden emplearse técnicas de imagen (tomografía axial computerizada o TAC y resonancia magnética o RMN) así como métodos serológicos.

– ¿Cuál es su tratamiento y pronóstico?

En la taeniosis se emplea una sola dosis de un antihelmíntico apropiado (Niclosamida o Prazicuantel) con una determinada pauta para aumentar su eficacia, suele ser suficiente. En la cisticercosis, la neurocisticercosis debe tratarse a nivel hospitalario por la posible peligrosidad de los efectos adversos que se producen por la muerte de las larvas en el cerebro.

– ¿Existen medidas higiénico-sanitarias nacionales para evitar la infestación?

En España tanto el cerdo como el ganado vacuno se someten a inspecciones veterinarias. Nunca al 100%, pero esta medida garantiza la ausencia de cisticercos en dichos animales. El peligro está en ganado importado ilegalmente o el que no ha sido sometido a inspección veterinaria y que llega al consumo humano.

– ¿Qué falsas creencias sobre la tenia están extendidas entre la población?

‘El que tiene una solitaria no hace mas que comer y no engorda’: falso. Se detectan casos tanto de aumento de apetito como de pérdida del mismo y en ciertos casos se ha producido una pérdida de peso y en otros un aumento. ‘Si al que tiene una solitaria se le acerca una luz y un vaso de leche a la zona anal, el parásito sale…’: ¡más que falso!

– ¿Qué medidas preventivas se pueden tomar para evitar la parasitación?

Sobre todo en caso de viajar a zonas de Sudamérica (especialmente México), África o países asiáticos, para evitar la taeniosis hay que comer siempre la carne bien hecha (al cortarla el líquido que sale debe ser marrón, si es rojizo no está lo suficientemente hecha para matar a los cisticercos). La congelación durante varios días (una semana a -15º centígrados) también mata los cisticercos.

Para prevenir la cisticercosis, en caso de tener la tenia adulta en el intestino, hay que aplicar el tratamiento para eliminarla. Otras medidas importantes son lavar a conciencia las manos, evitar comer frutas sin pelar y verduras que se consuman crudas y beber agua embotellada en países endémicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *