Domingo, 22 enero, 2017

¿Qué es el R22 y por qué hay que cambiarlo?

El Reglamento 1005/2009, sobre las sustancias que dañan la capa de ozono, de la Unión europea estableció un calendario para la eliminación total del R22 en 2015

Refrigerante R22


image_print

Las empresas buscan la eficiencia energética, el objetivo es optimizar los procesos productivos gastando menos energía, es decir, producir más con menos. Una meta que persiguen las empresas de restauración y hostelería, que desde que entró en vigor la prohibición del refrigerante R22, nocivo con la capa de ozono, ser eficiente supone hacer frente a una gran inversión. Estas empresas utilizan grandes equipos de refrigeración y cambiarlos conlleva un gasto, ya que sustituir el R22 por otro refrigerante que no sea nocivo afecta al rendimiento de la máquina.

Es por eso que Imgas, empresa colaboradora de Gas Natural en Granada, informa de la existencia del departamento de Gestión Energética de la compañía. Este departamento ayuda a los negocios a sustituir las máquinas, ya prohibidas, por otras que respeten el medio ambiente, “lo que además conlleva un ahorro en el recibo de luz y gas”, explica Javier Fernández, gerente de Imgas. Una fórmula que facilita la sustitución de esos equipos por máquinas de última generación, “el objetivo es que el cliente no note que ha modificado esas máquinas en su bolsillo”, explica Fernández.

REFRIGERANTE R22

El refrigerante R22 era muy utilizado en equipos y aire acondicionado hasta hace unos años, pero este refrigerante pertenece al grupo de los hidroclorofluorocarbonos (HCFC), compuestos que dañan la capa de ozono. Por este motivo la Unión Europea, mediante el Reglamento 1005/2009 sobre las sustancias que dañan la capa de ozono, estableció un calendario para su eliminación total en 2015. En 2004 ya se prohibió la fabricación de equipos que utilizaran R22 y en 2014 se eliminó la utilización de esta sustancia para la recarga y el mantenimiento de equipos.

Para Imgas, las ventajas de esta sustitución son las siguientes: además de cumplir con la normativa, ahorras energía y dinero desde el primer día y logras una mayor eficiencia energética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *