Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

Que el que contamina pague

Imagen Ilustrativa de asesores de limpieza quitando los restos de cera | Redacción GD
Ramón Ramos


image_print

Confieso que me llevan los demonios cuando, después de cada procesión o Semana Santa, veo a operarios de Inagra en cualquier calle por donde discurrieron los cortejos echando agua a presión días y días sobre los restos de cera que el paso de penitentes y su descuidado uso de las velas deja en la vía pública. A estas alturas del párrafo, el lector avezado habrá intuido que no me refiero a la tarea de higiene en sí, sino al desperdicio de medios humanos y materiales y al derroche del líquido elemento en épocas de sequía -como la que nos atraviesa- para pulimentar lo que fácilmente se podía haber evitado.

A la espera de que algún experto en los evangelios nos indique en qué capítulo o versículo de cualquiera de los cuatro evangelistas se indica la necesidad o conveniencia de llevar velas encendidas y -sobre todo- ir dejando el reguero de cera por todas las calles de Granada, uno recuerda la que le armaron a finales de los 80 al entonces concejal de la cosa Luis Castellón, porque tuvo la ocurrencia de pedir que cada vela portase un cucurucho que evitase la caída de la cera sobre la vía pública.

Aquello fue el anatema: algunos les faltó poco para equipararlo con el ‘anti-Cristo’ y el problema siguió adelante hasta nuestros días. En el tiempo transcurrido ya tenemos tasadas las consecuencias: caídas de viandantes y motoristas, efectos dolorosos que no parecen despertar la caridad cristiana en nuestros ‘capillitas’ rampantes, a tenor del escaso apremio que se imponen a la hora de solucionarlo. Con el agravante de que el ‘capillismo’ ha avanzado en su expansión y ahora pretende extender sus salidas más allá del estricto calendario de Semana Santa y el día de la Patrona. ¡Todo el año es Semana Santa!

El Ayuntamiento ha intentado restringir las velas, evitar la suciedad pero se ha encontrado una contestación desabrida, un anuncio de insumisión civil en toda regla. Y nuestras autoridades municipales han reculado: se retira la prohibición y se abre un periodo de diálogo en busca de un improbable acuerdo porque la ‘bajada de pantalones’ fortalece la posición intransigente de las cofradías. Es lo que tiene haber otorgado un ‘rol’ de poder fáctico a quienes no son un poder fáctico.

Dando por bueno el efecto positivo que las procesiones tienen para el turismo provincial (aunque muchos escépticos se pregunten cuánto mermarían los visitantes a la ciudad y sus atractivos si no hubiera procesiones en un periodo vacacional como es la Semana Santa. Miremos a cualquier puente y tiendo a pensar que tampoco es tanto lo que añaden…), lo que vengo a decir es que, muy bien, que salgan, que ocupen la vía pública, que tiren la cera, que ensucien… Al día siguiente se le envía a la cofradía en cuestión la factura correspondiente de la limpieza en base al principio universal de que quien contamina paga. Y que se vaya estudiando idéntica factura para Semana Santa si las propias cofradías no ponen remedio a la suciedad que generan. Lo de la mugre que aparece debajo de las tribunas cuando se levantan después de la semana procesional lo dejo para otro día…

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Puestos a pagar que paguen todos. El dueño del perro,el grupo de jóvenes haciendo botellón de miércoles a domingo., el fumador que se va a montar en un bus urbano, sigo…?. Los palos SIEMPRE a la misma estera

  2. Sr. Torres, jamás he visto, ni a usted ni a este medio, quejarse del gasto que significaba la limpieza del botellódromo y de lo poco que esto aportaba a nuestra ciudad

  3. Los que defendéis que se siga ensuciando sólo sabéis responder con un “y tú más”, sois incapaces de haceros responsables.
    Según vuestro argumento: “si algunos no son responsables, vosotros tampoco tenéis que serlo”, no?
    Si señor! Ese es vuestro espíritu hacía el prójimo!

    Por cierto, mañana unos colegas y yo vamos a llenar el centro de serpentinas porque creemos firmemente en SpiderMan. Que también salió de un libro y tal. Ya me entendéis.
    Así cuando veáis a Inagra limpiarlas, podreis escribir un artículo similar a este en el ABC quejandoos de frikis que creen en cosas que no existen.

    Buenas tardes.

  4. Buenas tardes, Ramón.

    Me parece perfecto que usted diga que al día siguiente se pase la factura de la limpieza.

    También al día siguiente se le entregue el dinero recaudado de los restaurantea, bares y plazas hosteleras que con eso hay sufuciente.

    Es muy bonito que salgan a decir que en la semana de semana santa todo está al 100% y todos los restaurantes complestos y no hay que olvidar que es gracias a la Semana Santa que ensucia las calles.

    Creo que saldría las hermandades ganando de todo lo recaudado y se pagan la factura de limpieza sin problema.

    Gracias, Saludos Cordiales.

  5. Me parece que el Señor Ramón Ramos lleva toda la razón y todos los granadinos deberíamos apoyar al Ayuntamiento y me parece bien que los «capillitas» paguen los gastos que originan con ñas dichosas velas.

  6. Sr. Ramos:

    Como veo es usted uno de los muchos granadinos que salen a las calles en Semana Santa haciendo gasto en bares, restaurantes y demás comercio y ven funcional a los trabajadores de INAGRA. Enhorabuena porque entonces usted, como tantos otros NO foráneos, salimos MÁS en esos días y hacemos MÁS gasto en las calles. Sin embargo esos operarios que usted dice esta Semana Santa se han visto menos y no han limpiado la cera como debería haberse hecho porque simple y llanamente el Ayuntamiento no lo ha pagado y las calles siguen sucias. Además las hermandades han realizado actos, como cualquier otra institución, de carácter más introvertido o extrovertido y ha habido actos como siempre han habido y como siempre se han realizado, no nos equivoquemos.
    Usted dice que en Semana Santa la gente vendría igual a Granada, cosa que dudo pero puedo aceptar pulpo como animal de compañía, al fin y al cabo, con la tinta también ensucia, pero me gustaría que me afirmara que los bares y restaurantes, las calles y otros comercios, estarían igual de llenos. Encuentre un testimonio de una persona normal y no un anti-cofrade declarado como parece ser usted y me lo dice.
    En cuanto al tema de la limpieza he de decirle que en ningún lado de Andalucía se ponen los famosos conos o se cobra a las hermandades por salir porque, como derecho de la constitución a manifestarse y fiesta que interesa a instituciones públicas y privadas por la rentabilidad que tienen, es ridículo hacer lo que usted dice. Si llegamos al absurdo en el que usted se ha bañado en su artículo deberíamos de pagar por cada papel, lata, periódico, manifestación contra la fusión hospitalaria o el AVE, Cabalgata de Reyes que ensucie en las calles, y ya puestos, un control de policía exhaustivo que cobrara 10 centimos a cada viandante que se parara a verlos. No olvidemos que en Granada hay más de 15000 cofrades y somos el colectivo más grande de la ciudad. Que menos que algo de apoyo ¿no?.
    Y Señor Ramos no soy experto en evangelios, para eso están los sacerdotes, pero la cera es símbolo de liturgia, acompañamiento e iluminación de unas imágenes que para los que somos creyentes son sagradas. Entiendo que no lo comprenda al igual que no espero que me entienda a mí pero al menos ruego que me lea. “Lo de la mugre que aparece debajo de las tribunas cuando se levantan después de la semana procesional ” lo producen tanto la gente de las Tribunas como los que pasan como los bares. No señalemos a todos por señalar. Lo del apoyo a nuestras tradiciones por medios públicos y privados como este en comparación con otros lugares de España lo dejamos para otro día. Y me gustaría saber cómo distinguiría usted la suciedad de una calle por una procesión o no. ¿Es por la cera? Quitarla cuesta 28117e, osease, 878 euros por hermandad. Si encuentra usted una manifestación que valga limpiarla menos de 878 euros por favor, dígamelo, porque hasta las novatada de Medicina que se centraban en una plaza costaron 7000e la limpieza. Quizás si no lanzáramos piedras sobre nuestro tejado nos iría de otra forma en todo. Un saludo y nos vemos por las calles en Semana Santa…

  7. Por lo menos limpian… en el botellon en los carriles bici, en especial el del parque federico garcia lorca, o el callejon de nogales… como es para hacer deporte que l@s ciclistas y l@s corredor@s aparten las botellas,vasos y bolsas…

    Los beneficios de la semana santa por lo menos repercuten en alojamientos, restaurantes, tiendas de botellon… y en el comercio en general.

    Si siempre se han llevado velas??? Por que quitarlas? El olor y ambiente que generan es lo que las hacen importantes…

    Yo soy mas partidario de que lleven el cucurucho para recoger la cera, y otra cosa que se puede hacer es dejar a los niños coger cera en lugar de tirarla al suelo…

    Yo le agradeceria que escribiera sobre el mal uso de los carriles bici por el botellon¡¡¡

    Un saludo.

  8. Nunca me tomo en serio a una persona que su defensa es el “tú más” en lugar de defenderse. Que pasa? Ni muchos saben defenderse sin atacar algo que ni se pronuncia ni se sabe la postura.
    Muy cristiano es seguir dejando que gente tenga caídas y accidentes en lugar de evitarlo, tan difícil es colocar algún recipiente en la vela para evitar que caiga la cera?
    La Semana Santa será muy buena para la ciudad pero no por ello nos da derecho a ser unos cerdos irresponsables