Jueves, 19 enero, 2017

"Puedo decidir que no quiero que me mantengan conectada a una máquina"

El Hospital San Cecilio recibe a los primeros interesados en registrar la Voluntad Vital Anticipada

Manuel Herrera @manuelherrerapr


image_print

María Dolores camina por los pasillos del Hospital Universitario San Cecilio mientras explica que es una habitual del centro sanitario. Apenas unos días antes, había pasado consulta por una hernia. Sin embargo, esta vez, la visita no responde al tratamiento de ninguna patología.

Al cruzar varios de los enrevesados pasillos del edificio, María Dolores se detiene ante una puerta en la que se puede leer: ‘Voluntad vital anticipada’. Ella, como muchos granadinos y granadinas en las últimas semanas, acude al San Cecilio a informarse sobre un procedimiento que se ha simplificado en los últimos tiempos y que ahora se puede realizar, no solo en la Delegación de Sanidad, sino también en los Hospitales.

Al entrar en la pequeña sala que se halla tras la puerta, la responsable de Participación Ciudadana del San Cecilio, Lucía Martínez, recibe a María Dolores. El protocolo de actuación a la hora de informar a los interesados es reciente, ya que se ha implantado hace apenas unas semanas, pero la trabajadora del Hospital se muestra ágil a la hora de explicarlo.

La primera pregunta es obvia: ¿Qué es la Voluntad Vital Anticipada? “Se trata de dejar reflejadas en un documento las actuaciones que queremos que nos apliquen en caso de enfermedad grave, cuando nosotros ya no podamos expresarlas personalmente”, le explica Lucía Martínez a María Dolores mientras consulta una guía de apoyo, que la interesada podrá llevarse a su casa. Y añade: “Se pondrá en marcha en las situaciones muy graves o irreversibles”.

A través de la guía y de los documentos que es preciso cumplimentar antes de registrar la Voluntad Vital Anticipada, la responsable de Participación Ciudadana del San Cecilio continúa su explicación: “Se trata de qué es lo que quiero que se me respete. Por ejemplo, puedo decidir que no quiero que me mantengan conectada a una máquina o que prefiero evitar el tubo gástrico”, apunta.

REPRESENTANTE LEGAL

Una de las acciones que se puede dejar firmada, con carácter vinculante, como todas las que se deciden a través de esta Voluntad, es la elección de un representante legal que pueda decidir en el caso de que la situación de la persona sea de extrema gravedad y ya no pueda hacerlo por sí misma. Ante la cuestión de María Dolores acerca del perfil idóneo de esa figura, Lucía Martínez es clara: “Debe ser alguien que comparta tus valores. Puede ser un familiar o no serlo. Quizá, en algunos casos, es mejor un amigo”.

PREVALECE SOBRE OTROS DOCUMENTOS

Otra de las preguntas que asaltan a María Dolores versa sobre la entrega de sus órganos. Ella ya está registrada como donante, pero quiere saber si el hecho de reflejarlo en esta Voluntad es importante: “Lo que diga este papel anula el resto de los documentos. Si firmas que deseas que se donen tus órganos, el médico que vea tu historial estará obligado a hacerlo”, responde Lucía Martínez.

Esto sucede también, como apunta de igual modo la responsable del San Cecilio, en el caso del modelo de entierro que cada individuo quiera escoger. Todo se puede dejar reflejado en los distintos apartados de los que consta esta Voluntad.

VISITA POSTERIOR

Tras cerca de media hora de explicación, María Dolores recoge los documentos que deberá rellenar antes de solicitar una nueva cita en la que ya firmará la Voluntad Vital Anticipada. Lucía Martínez le explica que, junto a la guía, aparece un glosario en el que podrá consultar todas sus dudas. Ya solo le falta dirimir las referentes al contenido. Las más importantes. Las que decidirán el protocolo de actuación cuando ya no pueda valerse por sí misma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *