Viernes, 20 enero, 2017

PSOE y Ciudadanos no se ponen de acuerdo en aborto, maternidad subrogada y custodia compartida

El objetivo es mantenerse al margen de la confrontación y cumplir con sus compromisos electorales

Albert Rivera y Pedro Sánchez
E.P


image_print

Los únicos tres puntos en los que PSOE y Ciudadanos no han logrado ponerse de acuerdo al conformar su documento de ‘Acuerdo para un gobierno progresista reformista y de progreso’ son el aborto, la maternidad subrogada y la custodia compartida, según han asegurado a fuentes socialistas y de la formación naranja.

Los tres temas forman parte de las conversaciones de última hora que han mantenido ambas formaciones y sobre las que han preferido no discrepar para no enturbiar la firma del documento este miércoles por parte del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Ciudadanos, Albert Rivera, de cara a facilitar la investidura del líder de los socialistas como presidente del Gobierno.

En todo caso, ambos partidos han coincidido en que respetarán las iniciativas parlamentarias que cada uno presente con independencia en estas materias. El objetivo en ambos casos es mantenerse al margen de la confrontación y cumplir con sus compromisos electorales.

ABORTO

Así, en materia de aborto, el punto sobre el que discrepan es la obligatoriedad impuesta por la minireforma emprendida por el PP, que hace obligatorio el consentimiento paterno para las menores de 16 y 17 años que deseen interrumpir de forma voluntaria su embarazo. No obstante, ambos coinciden en la necesidad de que exista una ley de plazos.

Desde el PSOE quieren mantener su compromiso electoral de revertir esta última reforma emprendida por el PP en la anterior legislatura, con el objetivo de regresar a la Ley de 2010, impulsada por el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Ciudadanos, por su parte, no comparte que el consentimiento paterno sea obligatorio para estas menores de 16 y 17 años, aunque sí ve necesario que, al menos, los padres estén informados de que sus hijas se van a someter a estas prácticas.

La formación de Albert Rivera recoge el aborto en su programa electoral y apuesta por una regulación de plazos similar a la de países como Alemania o Francia, de manera que haya “ciertas limitaciones temporales y de intervención de facultativos para que la interrupción del embarazo se considere ajustada” y ésta “podrá ser ejercida en la sanidad pública y garantizada por la Administración sanitaria”.

C’s propone también implantar una estrategia nacional de educación sexual, y mejorar el acceso y uso de los anticonceptivos, incluida la píldora postcoital para evitar embarazos no deseados.

MATERNIDAD SUBROGADA

Según afirma el acuerdo, “Ciudadanos se reserva la posibilidad de impulsar la regulación de la maternidad subrogada, así como de la custodia compartida de menores como régimen general en los procedimientos de separación y divorcio”.

En este sentido, la formación de Albert Rivera es el única que, en su programa electoral, habla de legalizar la maternidad subrogada en España, planteando una regulación que contemple esta posibilidad para las personas que no puedan tener hijos, con el consentimiento expreso de las partes implicadas y con plenas garantías jurídicas, incluso contemplando una compensación económica que se ajuste a los gastos razonables del proceso.

Sobre la maternidad subrogada, el PSOE apoya que los menores que han nacido por este método sean reconocidos en España, si bien nunca ha estado a favor de regularla al considerar que se trata de una forma de mercantilizar el cuerpo de la mujer.

CUSTODIA COMPARTIDA

En materia de custodia compartida, en Ciudadanos están a favor de la igualdad de padres y madres y, de hecho, abogan por una Ley en la que se incluyan medidas que establezcan “de manera real y efectiva” la custodia compartida en caso de ruptura familiar; que ésta sea la opción “más frecuente” y no “una excepción, como ocurre ahora, que tan sólo es compartida en un 17,9% de los casos”.

En el PSOE están a favor de este tipo de prácticas en los casos de separación o divorcio, siempre y cuando esta práctica no sea impuesta por un juez al no existir el acuerdo entre las partes. “Una solución no puede ser una fuente de conflicto”, señalan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *