Sábado, 21 Octubre, 2017

            

Prohíben a cinco detenidos de la protesta del 14D acercarse al Congreso

acercarse a menos de 500 metros de la sede del Congreso de los Diputados, según se desprende del auto judicial fechado a 20 de diciembre

E.P


image_print

El Juzgado de Instrucción número 1 de Madrid ha prohibido a cinco de los 14 detenidos por la protesta de ‘Rodea el Congreso’ del pasado 14 de diciembre acercarse a menos de 500 metros de la sede del Congreso de los Diputados, según se desprende del auto judicial fechado a 20 de diciembre.

Aunque el mismo sábado de los altercados se detuvo a siete personas, el pasado jueves, en el marco de la ‘operación cresta’, se detuvieron a otros siete, dos de ellos menores de edad. La medida cautelar afecta a estos últimos detenidos –quedan fuera los menores de edad que han pasado a la Fiscalía de Menores–, han señalado a Europa Press fuentes policiales.

En el auto, al que ha tenido acceso Europa Press, el juez, que se encontraba de guardia en el momento de las detenciones, toma esta medida cautelar después de que el Ministerio Fiscal hubiera pedido una medida de alejamiento durante la tramitación de la causa fijada en una distancia de 1.000 metros.

Acusados de un delito de atentado contra agentes de la autoridad y de lesiones, los detenidos en su declaración prestada en el juzgado “reconocieron su intervención en la protesta” y, además del propio atestado que origina la iniciación de las actuaciones, hay “reconocimientos fotográficos”.

El juez entiende que para adoptar esta medida no se requiere una “prueba plena” sino un “indicio razonable de la existencia del hecho punible y de la intervención” de los detenidos, además del “examen e identificación fotográfica” antes mencionada que “puede considerarse como un cato de la naturaleza expresada”.

A ello se le une la “gravedad” de los hechos analizados, atentar el ejercicio de sus funciones por unos agentes de la autoridad, “encargados del mantenimiento del orden interno del Estado” y contra la “integridad física de las personas y el patrimonio de un organismo estatal”. Esta gravedad, dice, “obliga a impedir la repetición futura de hechos de parecidas características”.

El juez toma esta decisión con una extensión menor a la solicitada por el Ministerio Público pues aunque los detenidos residen fuera del término municipal de Madrid, salvo uno que necesita acudir a un centro educativo del barrio de Latina, cree que la distancia de los mil metros “restringiría en exceso las posibilidades deambulatorias de los afectados”.

Todos los detenidos están acusados de varios delitos de lesiones, atentado a agente de la autoridad, desórdenes públicos y daños durante los disturbios. Además, se les considera responsables de causar múltiples traumatismos a 11 agentes de las Unidades de Intervención Policial, más conocidos como antidisturbios, a los que arrojaron todo tipo de objetos contundentes. Otras 13 personas resultaron heridas.

MANIFESTACIÓN NO COMUNICADA

El pasado sábado 14, los manifestantes comenzaron una marcha por las principales vías de la capital, provocando problemas circulatorios de gran importancia en el centro de la ciudad. Cuando esta manifestación, no comunicado a la Delegación del Gobierno, alcanzó la Puerta del Sol, en la plaza se encontraban miles de personas.

La Jefatura Superior de Policía de Madrid explicó la semana pasada que en ese momento miembros de Unidades de Intervención Policial trataron de dialogar con la cabecera de la manifestación para evitar que con la entrada de una masa de personas se pudieran generar momentos de caos y temor en los ciudadanos allí presentes.

“Lejos de dialogar, los radicales que encabezaban la marcha comenzaron a rodear a los agentes y a proferirles insultos graves. Para evitar momentos de tensión con los manifestantes, los policías decidieron replegarse. Cuando se produjo el repliegue un grupo de violentos aprovechó para agredir a los agentes, propinándoles patadas y lanzándoles botellas”, detallaron desde la Policía.

Posteriormente, el grupo de manifestantes continuó su camino hasta la confluencia de las calles de Atocha y San Sebastián, donde destrozaron un vehículo de la Policía Municipal. Para socorrer a los dos agentes municipales llegaron a la zona varios agentes de la Unidad de Intervención, “que se encontraron con una masa extremadamente violenta”.

Los radicales comenzaron a lanzar botellas de vidrio, piedras y otros objetos contundentes contra los policías, hiriendo de diversa consideración a once de ellos.

DAÑOS

Cuando se produjeron los enfrentamientos violentos contra las fuerzas del orden, se encontraban en la calle Atocha numerosos vehículos de particulares y un autobús repleto de pasajeros. El medio de transporte colectivo sufrió múltiples impactos de botellazos y otros objetos “provocando momentos de gran temor y ansiedad entre sus ocupantes”, según el parte policial.

Los disturbios acabaron con cuantiosos daños materiales en el mobiliario urbano, por importe superior a 15.000 euros, entre papeleras, señalización, limpieza viaria, contenedores de vidrio y papel, entre otros enseres. El día de los altercados se llevaron a cabo otras siete detenciones por desórdenes públicos y atentado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *