Lunes, 25 Septiembre, 2017

            

Problemas de sobrepeso en más de 37.000 niños andaluces de entre 6 y 14 años

Estudio de la Junta

E.P.


image_print

La obesidad es una epidemia mundial que genera graves problemas en la sociedad y, fundamentalmente, en los menores. En Andalucía, en el primer semestre del año, la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas ha detectado que hay 37.161 menores, de entre seis y 14 años, con problemas de exceso de peso.

La consejera de Salud, María José Sánchez, ha informado este lunes en Málaga, junto a la directora del Plan Integral de Obesidad Infantil (Piobin), Begoña Gil, de la importancia de combatir los problemas de sobrepeso, no sólo por las enfermedades que conlleva, sino porque genera una estigmatización en los más pequeños. También han estado presentes el delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, y el responsable territorial de Igualdad y Salud, Daniel Pérez.

Del total de casos, se ha intervenido de manera individual en 19.254, mientras que de manera grupal se ha atendido a 6.139 menores, ha precisado Gil, quien ha señalado que los problemas de peso se detectan en los centros de salud, donde se realiza un diagnóstico y tratamiento. En este punto, ha considerado que en los colegios no se debe tallar ni pesar a los más pequeños para evitar burlas a aquellos que tienen exceso de peso.

Según la Encuesta Nacional de Salud de 2011, el 33 por ciento de los menores andaluces de entre dos y 17 años tenían exceso de peso, frente al 27,8 por ciento nacional. La franja de edad más problemática es la de entre seis y nueve años.

Sánchez ha recordado que la obesidad produce problemas en las relaciones entre los niños en el ámbito escolar y también entre iguales en el ámbito familiar, de ahí que en 2007 se pusiera en marcha el Piobin, que incluye un programa de alimentación saludable y ejercicio físico, otro de higiene bucodental y el programa ‘Un millón de pasos’.

Otro dato destacado es que sólo la mitad de los niños andaluces consume fruta y el 27 por ciento, verduras. Por el contrario, el 90 por ciento de los niños toma dulces y golosinas de forma diaria y el 92 por ciento refrescos y bebidas azucaradas, “que están perjudicando su salud”. A ello se suma que el 26 por ciento de la población infantil no hace ningún ejercicio y que el 37 por ciento pasa delante de la televisión dos horas al día.

CRISIS ECONÓMICA Y OBESIDAD

La consejera ha incidido en la importancia de la prevención, especialmente en el caso de los niños. Por ello, se ha mostrado “absolutamente preocupada” por la situación de crisis económica de muchas familias, que se vincula con problemas de obesidad y sobrepeso. Ha aludido al decreto contra la exclusión social aprobado por la Junta y la importancia de atender a los niños más desfavorecidos, “que coinciden con niños con problemas de obesidad”.

La directora del Piobin ha sostenido, por su parte, que hay una vinculación entre problemas de peso y situación de vulnerabilidad familiar: “las personas con más dificultades económicas tienen hoy más problemas de obesidad infantil y habrá que ver en qué medida afecta en un futuro.

Ha sostenido también que la actual es una sociedad “obesogénica” y que los niños que viven en familias con otros miembros con exceso de peso, también lo suelen sufrir. “Es una situación que nos preocupa porque un niño con exceso de peso será un adulto con exceso de peso, con todas las complicaciones que ello conlleva de enfermedades”, ha apostillado.

La consejera ha concretado que además de problemas de salud, como hipertensión, diabetes, patologías osteomusculares y cardíacas, síndromes metabólicos o algunos tipos de cáncer o trastornos del sueño, la obesidad infantil conlleva también desigualdad. “Es un problema que requiere de un tratamiento transversal e integral con diversas herramientas”, ha apostillado.

Además, a ello se suma que la sociedad es “cruel”, ha añadido Begoña Gil, lo que provoca una estigmatización “muy marcada en niños con comentarios entre iguales –entre los propios menores–“. También ha coincidido con la titular de Salud de la Junta que la obesidad se da más en sectores más desfavorecidos y que, incluso, cuando son adultos, tienen menos oportunidades de empleo. “Va a ser una carga por la enfermedad y también de adaptación a la sociedad”, ha explicado.

Esta profesional ha admitido que abordar la obesidad en la infancia “no es fácil”, teniendo en cuenta que son tratamientos que necesitan “mucho tiempo y enfoques adecuados”. No obstante, en Andalucía hay “muchos profesionales”, de salud y de educación, en concreto unos 700, implicados en luchar contra esta enfermedad, que investigan e intercambian experiencias. Se trata de la denominada Red de la Sandía, que cuenta con una plataforma virtual —www.lareddelasandia.org– que en poco menos de dos años ha recibido más de 8.000 visitas.

La epidemia de la obesidad se ha estabilizado, aunque los números no son aún satisfactorios; de ahí que la Junta apueste por seguir trabajando en la prevención y en la promoción de una alimentación saludable acompañada de ejercicio físico.

PROGRAMA DE ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Un total de 159.670 alumnos se han beneficiado durante el curso escolar 2012-2013 del ‘Programa de Alimentación Saludable y Ejercicio Físico en la Escuela’ que desarrolla la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en colaboración con la Consejería de Educación, Cultura y Deporte.

El objetivo es favorecer una alimentación sana y equilibrada y fomentar la práctica de actividad física del alumnado de educación Primaria. Para su desarrollo los colegios disponen de materiales y recursos y son los profesores los encargados de implementar de manera transversal, y en colaboración con profesionales sanitarios, las actividades. Además, se desarrollan también otras acciones con las familias.

Los centros educativos adscritos de manera voluntaria a este programa ascienden a 1.075, de los cuales 301 lo han hecho por primera vez en el curso 2012-2013. Esto supone que cuatro de cada 10 centros públicos de Primaria han realizado las actividades incluidas en este programa.

Por provincias, el total de centros participantes en el programa se distribuyen en 115 en Almería –con 19.269 alumnos–, 170 en Cádiz –21.246 menores–, 140 en Córdoba –16.190–, 116 en Granada –15.226 alumnos–, 60 centros escolares en Huelva –8.881 menores–, 97 en Jaén y 12.922 menores, 176 colegios en Málaga y 32.227 niños y 202 colegios de Sevilla, con 33.709 menores.

También ha aludido la consejera al programa ‘Un millón de pasos’ para fomentar el ejercicio físico entre menores y sus familias y combatir de este modo el sedentarismo y la obesidad. En total 16.226 alumnos y 2.939 padres y madres de 154 centros educativos públicos han dado ya 284 millones de pasos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *