Jueves, 25 Mayo, 2017

Publicidad

Prepara la dulce tradición del Roscón de Reyes

Con la receta casera tradicional se puede disfrutar en familia

Propuesta de presentación para el Roscón de Reyes | Foto: Wikimedia
Redacción GD


image_print

La historia del Roscón de Reyes, como una tradición más se remonta a siglos atrás, hay quienes aseguran su origen romano con la tradición de las saturnales, celebración por los días más largos después del solsticio de invierno con lo que se marca el fin de los días más oscuros del año. Otra de las versiones habla de la adaptación de la historia de la época en la que Jesús tuvo que ser escondido después de nacer, si bien es cierto que fuera del origen hasta la fecha se mantiene la tradición.

Es importante recordar que en el interior de cada Roscón se introduce un haba, en la antigüedad se realizaba para coronar al ‘Rey del haba’, el niño que la encontrara recibía ese honor, en la actualidad el haba sirve para distinguir a quien va a pagar el Roscón del siguiente año. También se cuenta con figuras en el interior, sumadas a la tradición mucho después de su aparición.

La elaboración del Roscón se deriva de una masa dulce aromatizada con agua de azahar y como adornos fruta cristalizada, con el objetivo de continuar con esta dulce tradición, entre todas las recetas que abundan por las redes, en hogares y panaderías, se ha elegido la tradicional, cuyos ingredientes son:

  • 500 gramos de harina de fuerza
  • 125 gramos de azúcar
  • 3 huevos
  • un chorro de agua de azahar (lo justo para rociar la masa)
  • un chorro de leche
  • un chorro de agua
  • un chorro de ron
  • 25 gramos de levadura fresca de panadería, evitar polvos de levadura.
  • una pizca de sal
  • 150 gramos de mantequilla

Para la decoración:

  • guindas (las necesarias)
  • corteza de narananja
  • huevo batido
  • azúcar glasé

En su elaboración vamos a mezclar en un recipiente el ron, la leche, el agua de azahar, los huevos, la levadura fresca, el azúcar, el agua, la sal y la harina, se amasa todo hasta eliminar grumos y que la masa quede compacta, uniforme.

Una vez hecha la masa se le agrega la mantequilla derretida, poco a poco y se sigue amasando hasta conseguir que se incorpore del todo a la mezcla. La masa resultante se deposita en un recipiente, se tapa con un trapo limpio y de tela porosa (para que parte del aire del ambiente llegue a la mezcla) y se deja durante varias horas, hay quien recomienda entre 4 y 5 horas para hornearlo el mismo día.

Ya que la masa ha aumentado al doble o triple su tamaño se vuelve a amasar para darle forma de rosco, se coloca en la placa de horneado, previamente engrasada o bien forrada con papel para hornear antiadherente, se adorna con las tiras de naranja, las guindas y se vuelve a dejar en reposo otro par de horas.

Antes de meter al horno se puede colocar en el interior de la masa la ‘sorpresa’, tomar en cuenta el proceso de horneado por lo que debe ser algo resistente, y se hornea a 180º entre 15 a 20 minutos, una vez realizado el proceso para el momento de servir o la presentación se le  espolvorea el azúcar glasé y listo, todos preparados para disfrutar de un rico Roscón de Reyes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *