Jueves, 14 Diciembre, 2017

            

Pregón Semana Santa Granada 2017: “Soy Cofrade por la Gracia de Dios”

Luis Recuerda Martínez, pregonero oficial este año de la Semana de Pasión, marcó sus palabras en su formación como cofrade, el ‘olor’ de la cuaresma y las hermandades por las que siente más apego

Luis Recuerda durante su pregón | Foto: Román Callejón
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Llegó uno de los días marcado en rojo en el calendario de cualquier cofrade que se precie, el día del pregón oficial. Un día que reúne en el Teatro Isabel La Católica a Federación de Cofradías, representantes del arzobispado, de instituciones, políticos, hermanos mayores, pero, sobre todo, gente que siente esto y, como no, al pregonero: Luis Recuerda Martínez.

Pero antes de comenzar con el protagonista de la jornada, hay que mencionar al presentador del acto, Don Álvaro Luis Barea Piñar ‘Alvarito’, un cofrade de verde que tiene debilidad por las hermandades de negro y que ha forjado su saber ‘semansantero’ no solo debajo de los pasos, donde es un catedrático de curtido morrillo, sino también en infinidad de eventos de los de todo el año.

A las 12:05 horas del 5 de marzo de 2017, abrió el acto del Pregón la banda municipal de Granada con ‘Semana Santa en Granada’, seguida de ‘Entrada de Jesús en Jerusalén’ de Francisco Higuero, lo que dio paso a que Alvarito Barea se acercase al atril para comenzar con la presentación de la gala, un pregón que “abre el primer fin de semana de cuaresma, que trae Esperanza” una Esperanza muy suya que siempre lleva en el pecho.

El presentador ‘Alvarito’ Barea

Del pregonero, destacó todo lo que sabe de él desde que se conocieron hace 20 años, un hombre que “desde muy joven se puso al servicio de las hermandades y que tiene criterios artísticos e históricos”. Luis Recuerda “nació en la madrugada del martes al miércoles santo de 1977” y “figura en 7 hermandades:  Hermandad del Santo Vía Crucis; Hermandades del Despojado, tanto en Granada como en Sevilla; Hermandad del Gran Poder de Sevilla; Hermandad de San Agustín; hispalense Hermandad de los Servitas y granadina Hermandad de los Escolapios, pero él dice que pertenece al Señor y al Cristo, en referencia la Gran Poder y a su Crucifijo”.

Alvarito resumió que Luis es “el hombre que nos hará sentir más cerca la primavera y lo que todos estamos esperando”, para dar paso a Luis Recuerda.

EL PREGÓN DE LUIS RECUERDA

Muy emotivo en todo momento, pensado, escrito, reescrito, leído y releído, el pregón de Luis Recuerda tocó muchos puntos típicos de la Semana Santa de Granada. Algunos propios de Cuaresma, otros más de la Semana de Pasión en sí, pero seguro que, a través de su experiencia personal, más de uno se sintió identificado con ellos.

No abrió todas las partes en las que se dividía su pregón sin hacer una profunda dedicatoria a su desparecido amigo y hermano de filas de San Agustín Fernando Bueno, justo antes de una oración inicial en la que pedía “la guía del Señor de la Amargura”, de su Hermandad del Vía Crucis, y el beneplácito del sevillano Gran Poder, para que no se enfadara por hablar en el día de hoy de Granada.

De esta manera, realizada la oración, Luis Recuerda pidió la venia para comenzar un pregón que se fue casi a las dos horas de duración y que comenzó con un “Soy Cofrade por la Gracia de Dios”, que caló en todos los allí presentes, especialmente en el vicario episcopal D. Francisco Espigares.

SOY COFRADE

En esta primera parte del pregón, en la que explicó lo que entiende por ser cofrade, “uno de los muchos que viven en Granada” y “aunque no es un buen cofrade, se empeña por tratar de serlo”.

Mediante sus recuerdos y su experiencia vital, trasladó al público de dónde le viene su amor por la Semana Santa y su sentir cofrade, algo que mamó en su casa, que “era un sin vivir conforme la Cuaresma avanzaba y se nos echaban encima las grandes tardes de Semana Santa”. También mencionó que es cofrade “por vivir de manera activa las hermandades durante todo el año”

La voz se le rajó cuando llegaron unas palabras dedicadas a su padre, a quien culpó por su fervor cofrade y a quién pidió, con unos versos que finalizaban así, le guiará para pregonar a Granada: “Dame tu mano papá, y como cuando era pequeño, asísteme y se mi guía, para pregonar a Granada ¡MI TEIRRA Y SUS COFRADÍAS!

Su amor cofrade por el Gran Poder, añadió en otra de sus vivencias, le viene “porque mi abuela Teresa decía “Ay Jesús del Gran Poder”, filas de una hermandad donde aprendió con 14 años en Sevilla lo que significa ser ‘hermano’ y diferenciar entre “desfile procesional” y Estación de Penitencia”, lo que realizan los hermanos.

YA ES CUARESMA

El pregonero se postra ante el Santísimo Cristo de San Agustín en esta segunda parte de su pregón delante de un público que rompió en aplausos al escuchar “Has sido, eres y serás la mayor devoción a Cristo de la Ciudad de Granada”.

Además, subrayó que “ya es Cuaresma… y faltan 35 días para ‘la Gloria’”, en referencia a la Semana Santa”, porque “¡Granada Pregona la Gloria!”

YA HUELE A SEMANA SANTA

En este tercer punto de su pregón, Luis Recuera, mediante anécdotas y menciones a diferentes hermandades de distintos días de la Semana Santa, dibujó la Semana de Pasión vista por sus ojos: “Ya huele a Semana Santa, pero en Granada huele a Semana Santa todo el año”, recordó el pregonero en homenaje al puestecito callejero de incienso de la calle San Antón.

En ‘Ya es Domingo de Ramos’ Recuerda habla sus vivencias personales en este día y “su caminar hacia el Barrio de Fígares, hacia su Despojado, con el rostro cubierto, siempre cubierto como las reglas lo mandan”, ya que “no tiene sentido hacer estación de penitencia si nos lucimos antes o después con el capirote en la mano”.

A la ‘Burra’, que abre la Semana Santa y que finalmente no saldrá de San Andrés, dedicó un cuentecillo, ‘El niño hebreo que soñaba’.

Aunque uno de sus capítulos más largos y cargados de mensajes fue ‘Las Manos de la Pasión’, porque solo con ver las Manos de las Vírgenes granadinas se puede entender la Semana Santa.

Sin olvidar que “Federico García Lorca soñaba con la Semana Santa de Granada”, y que “fue muy crítico con las nuevas cofradías de entonces”, Luis Recuerda cerró este repaso de la pasión por las Manos de las titulares Marianas de las hermandades granadinas, en el que tuvo palabras para la Soledad de San Jerónimo,  la Soledad de Santo Domingo, Santa María de la Alhambra, la Virgen de la Victoria, María Santísima del Sacromonte, Virgen del Mayor Dolor, Virgen de las Penas y Soledad en el Calvario, con un poema a la Inmaculada Concepción de María.

Capítulo especial hubo también para las luces. ‘La Luz de la Primavera’, la del Zaidín detrás del Trabajo, y ‘El Atardecer de Granada’, el de San Juan de los Reyes, con el señor de la Amargura y su cruz a cuestas. También fotografío la luz de la Caridad, y la ‘Aurora del Atardecer’, sin olvidar Tres Caídas y Rosario en el Realejo y una mención especial al desaparecido Paco Toro.

Pero la luz que destacó, con un guiño a su presentador Alvarito Barea, fue la ‘Luz de Esperanza’ y la exaltación de que por fin es “¡ESPERANZA CORONADA!”

‘Granada te busca y te sabe esperar’, epígrafe dedicado a Cristo muerto. Aquí el Viernes Santo, a las 15.00 horas y el Silencio no pudieron faltar, paradigmas de la muerte de Jesucristo. Pero su Cristo de San Agustín, protector de Granda, al que tanto adora, copó sus versos.

Sin embargo, ‘Granada no espera la Muerte’ y Jesús resucita por tres veces en la ciudad “con sones de campanillas y murmullo alegre de chiquillería, con aires de Triunfo y Alegría”. Las campanas de la catedral pican el Domingo de Ramos, pero con esto no acaba. “Todo acaba de empezar. Como estaba escrito, todo se ha consumado. EN GRANADA ¡HA RESUCITADO!”

FIN DEL ACTO

Con el pregón terminado, D. Francisco Espigares, vicario episcopal se dirigió al atril para “dar Gracias al señor por este tiempo tan precioso que se nos prepara”.

También el alcalde de la ciudad, Paco Cuenca, tomó la palabra para “destacar tres puntos” de la Cuaresma y de la Semana Santa”:

-Excelencia: por ese trabajo constante de las hermandades que permiten que miremos con orgullo a nuestra Semana Santa.

-Compromiso: La mayoría de los cofrades de esta ciudad no son de habito de un día, sino que es constante durante todo el año. Con lo que aprovechó para dedicar “palabras de reconocimiento a quienes los están pasando mal, a la hermandad de la Borriquilla que está haciendo mucho por Calle Elvira y no saldrá de San Andrés, lo que es ejemplo del compromiso de trabajo anual”.

-Pasión: en esta ciudad se vive con nervio y con sentimiento permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *