Jueves, 15 de Noviembre de 2018

            

Practicar la GENEROSIDAD se contagia

Joan Carles March | @joancmarch


image_print

La generosidad es clave de una vida y un trabajo feliz y saludable

Hace unos días, hacíamos un homenaje a una compañera, Chon González Mestre, catalana y fundadora del Programa Paciente Experto Catalunya, en la que se resaltaban algunos de sus valores tales como fuerza, energía, valentía, entusiasmo y también, de forma muy destacada, GENEROSIDAD. A mí también me gusta ser generoso (me encanta DAR; me gusta COMPARTIR; me entusiasma ver mis cosas que otros usan; ….). Y a mi alrededor, la GENEROSIDAD impregna la realidad de algunas personas de mi entorno.

Pero, ¿qué significa ser generoso?, ¿qué es la GENEROSIDAD?

Cuando hablamos de GENEROSIDAD, nos referimos a la inclinación a dar y compartir por sobre el propio interés o la utilidad. Se trata de una virtud y de un valor positivo.
Hay quien dice que “GENEROSIDAD es dar lo que tienes a otros que lo necesitan”, o “anteponer las necesidades de los demás a las de uno mismo”, o “compartir lo que tienes”, o “ayudar”, o “la virtud de ayudar sin esperar nada a cambio”, o cosas por el estilo.
La GENEROSIDAD es una actitud. La persona generosa lo que sabe es COMPARTIR. La GENEROSIDAD es una manera de entender la vida, más allá incluso de una mera habilidad. Está relacionada con la capacidad de cuidar a los que nos rodean. La GENEROSIDAD no solo se centra en cuestiones materiales, sino también con respecto al tiempo o a los afectos. Parte de una concepción positiva del mundo, en la que creo firmemente: Seré más feliz en la medida que comparta. Y por tanto, la GENEROSIDAD es una cualidad ligada a dar a los otros cosas que tienen valor, en un acto en el que sientes algo valioso por el hecho de dar.

¿Cuáles son los beneficios de ser generoso?

1. Aprecias mejor las pequeñas cosas
2. Eres más longeva
3. Mantienes a la depresión alejada
4. Te conviertes en modelo, generando conexión con otros/as compañeros/as
5. Dejas huella creando un buen ambiente de trabajo
6. Creas redes de confianza fácilmente
7. Puedes sentirte mejor con menos
8. Tienes una mejor salud mental
9. Mejor calidad de sueño
10……
Y es que cuanto más positivo seas, mucho mejor. No solo porque harás sentir bien a otros, sino porque tú mismo lograrás ser más feliz. La GENEROSIDAD es una fuente de alimentación que no se agota y que te proporciona múltiples beneficios.
Un ejemplo lo marca S.G. Post que demostró en un estudio que las emociones y comportamientos altruistas se asocian a un mayor bienestar, salud y longevidad. En este sentido, la GENEROSIDAD es un principio de salud mental, generando menos estrés y podría ser la clave de una vida feliz y saludable. En este sentido, otro de sus grandes beneficios, y que es uno de los factores que más impulsa a las personas a ser generosas, es que la GENEROSIDAD promueve y mejora las relaciones sociales.
Y es que la GENEROSIDAD se contagia y también mejora el bienestar laboral, según cuenta Pilar Jericó de un estudio de la Universidad de California Riverside. Se llegó a la conclusión de que las personas más generosas se muestran menos irritables, tienen mejor apetito, mejor calidad de sueño, reducen sus síntomas depresivos y se sienten más comprometidas con su trabajo. Además de todo ello, son capaces de generar mayor conexión con el resto de compañeros.
Cuando damos a los demás, no solo hacemos que se sientan más cerca de nosotros, sino que  también nos sentimos más cerca de ellos. Esto se debe a que ser generoso y amable nos anima a percibir a los demás en una forma más positiva y fomenta un sentido de interconexión, además de que nos hace sentir mejor con nosotros mismos.
La persona generosa piensa en repartir aquello que tiene con otros menos afortunados. Su conducta se basa en reconocer las necesidades del prójimo y tratar de satisfacerlas en la medida de sus posibilidades.
4 IDEAS PARA PRACTICAR LA GENEROSIDAD cada día, teniendo en cuenta que si las introduces como hábitos, poco a poco, puedes empezar a realizarlos de manera inconsciente.

1. Dale algo a otro que sea importante para él

Piensa en lo que la otra persona quiere o necesita. Dedicarle tu tiempo a otro puede ser en sí mismo un acto de GENEROSIDAD que puede ayudar mucho a otra persona.

2. Acepta el reconocimiento

La GENEROSIDAD es una calle de dos vías, y es importante dejar que el otro exprese. En este sentido, un estudio ha demostrado que la emoción producida por la gratitud ayuda a construir relaciones de gran calidad entre una persona agradecida y la persona que ha sido objeto de un acto generoso.

3. Acepta la GENEROSIDAD de otros

También es importante dejar que los demás hagan las cosas por ti.

4. Muestra aprecio

Aunque mostrar aprecio por la GENEROSIDAD recibida nos puede hacer sentir incómodos, es importante ser agradecido, y evitar frases como “esto es demasiado”, “no tenías que haberte molestado”, etc. Dar las “Gracias” es fundamental.
Haciendo de la GENEROSIDAD una forma de vida, podremos contribuir a sentirnos mejor con nosotros mismos y de crear un entorno en el que seamos más felices.
La GENEROSIDAD es el arte de “dar” y “recibir” disfrutando. “Dar” y disfrutar, “recibir” y disfrutar
#Dar: Puedes dar tu tiempo, tu conocimiento, tu confianza; puedes entregar una sonrisa, tu atención o tu opinión. Por supuesto, también puedes entregar todo tipo de bienes materiales.
Por otro lado, “das” cuando aquello que entregas eleva algún aspecto de la vida de la persona que lo recoge. Aunque a veces para ser generosos hay que “no dar”.
#Recibir: es el arte de aceptar aquello que nos puede venir bien o nos eleva (no necesariamente tenemos que  “necesitarlo”) y que otros nos lo entregan disfrutando. Así, también estamos siendo generosos aceptando de buena gana lo que otros nos dan disfrutando, desde el corazón.
Y #Disfrutar: es ese sentimiento de placer que se produce cuando eso que estás haciendo eleva tu felicidad; es decir, el premio por hacer lo que haces es justamente eso: hacerlo. No esperas a que pase nada en el futuro para que disfrutes de lo que estás haciendo: recibes el premio en el justo momento en el que pasa.

¿La GENEROSIDAD nos viene de “serie”?

Las investigaciones actuales están demostrando que la GENEROSIDAD además de ayudarnos a evolucionar como especie, refuerza nuestro compromiso con la empresa y crea un mejor ambiente de trabajo. En la medida en que seamos generosos, creamos un entorno mucho más agradable a nuestro alrededor y conseguimos que beneficie también a las personas con las que trabajamos.

¿Puede desarrollarse la GENEROSIDAD?

Sí, aunque primero hay que desear hacerlo. Por ello, estudios que demuestren que impulsar la GENEROSIDAD nos hace más felices ayudan a los más escépticos a explorar este camino.
Para practicar la GENEROSIDAD:
  1. Busca oportunidades para pasar pequeños ratos uno a uno con las personas que lideras.
  2. Delega algunas responsabilidades importantes y de alto nivel.
  3. «Sé caluroso en tu aprobación y generoso en tus elogios»
  4. Comparte el centro del escenario. Da crédito a todos los que contribuyen al éxito de tu equipo y de tu organización.
Practica la ética de la empatía, la gratitud y la GENEROSIDAD. Sacará el mejor trabajo y espíritu de colaboración de aquellos a tu alrededor. Y tú también te beneficiarás con una mejor reputación, un liderazgo duradero y el gozo de ayudar a crecer y desarrollarse a las personas a tu lado.
En definitiva, la GENEROSIDAD en la vida y en el trabajo se contagia, mejora la salud, la longevidad, el bienestar laboral y nos hace sentirnos mejor con nosotros mismos. Practiquémoslo.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Muy buen artículo.
    Cuan importante es ser generoso y positivo, sea cual sea , la vida que te ha tocado vivir.
    Es un regalo, ser generoso.
    Frase a frase, reflejas, todas las acciones que debemos incorporar a nuestro dia a dia , para llegar a vivir plenamente, compartiendo con los demás. Porque, ante todo, somos personas sociales ,el dar y recibir, con generosidad, nos hará felices.
    Gracias,.Joan Carles, por tan fantástico artículo…llega !!!
    Imprescindible , para los que participamos con mucha ilusión y entrega, al Programa Pacient Actiu.

  2. Gracias por difundir algo tan bueno como es la generosidad!!!
    Es un rasgo de la persona humana que puede hacer muy feliz a la gente de nuestro alrededor y una inyección de vida de calidad para el mundo.