Pozo pide sitio en una línea bien consolidada

Tiene solo diecinueve años, pero su desparpajo y velocidad hacen que Alejandro Pozo sea uno de los jugadores más importantes del Granada CF. Su llegada al conjunto rojiblanco ya generó altas expectativas en la afición rojiblanca, acentuadas por el cariño y la protección que se le daba desde el seno del club. Ahora, han sido sus actuaciones las que han hecho que ‘el niño’ del cuadro granadino pida un sitio en el once de Diego Martínez, aunque no lo tiene nada sencillo.

La inclusión del hervense entre los titulares por primera vez en lo que va de Liga supuso, además, la primera ruptura de la línea de tres jugadores que dibuja Diego Martínez por detrás del delantero centro en el campeonato liguero. No le salió nada mal el cambio al técnico, pues la electricidad de Pozo, ya conocida y temida en Segunda, volvió a aparecer para aportar nuevas posibilidades de ataque al cuadro rojiblanco y convertirse en uno de los protagonistas del partido.

Lo hizo desde ambos flancos, aunque fue cuando actuó por banda derecha cuando mostró su mejor versión. Desde este extremo participó en la acción del gol de la victoria nazarí, al recoger un balón peinado por Rodri y colgarlo a la cabeza de Antonio Puertas, que lo envió al fondo de la red con un buen giro de cuello.

Sin embargo, este rendimiento podría no ser suficiente para hacerle valedor de un puesto en el once de Diego Martínez. Álvaro Vadillo, Fede Vico y Antonio Puertas se han consolidado en la parcela de la media punta rojiblanca y, al menos mientras continúen en buen estado de forma, no parece que vayan a abandonar las alineaciones.

Antonio Puertas ha sorprendido a propios y a extraños firmando un gran comienzo que le ha permitido ser el auténtico protagonista individual del equipo en las ocho jornadas que se han disputado. Sus seis goles, además de ser esenciales para los intereses del conjunto rojiblanco, le han situado en lo más alto de la tabla de máximos artilleros de la categoría, igualado con Rubén Castro, Quique González, Enric Gallego y Sory Kaba, por lo que no se antoja ni siquiera probable que la idea de dejarle en el banquillo ronde la cabeza de Diego Martínez.

Tampoco parece probable que Vadillo pierda su posición en la banda nazarí. El extremo gaditano se convirtió desde el primer choque en uno de los principales activos en ataque del cuadro nazarí, siendo, en numerosas ocasiones, el jugador que desbloquea las opciones ofensivas del Granada. En su cuenta particular ya ha sumado dos goles, completados con otras dos asistencias de gol.

Fede Vico fue el futbolista que cedió su sitio a Pozo ante el Reus, aunque su rendimiento, intermitente a veces, le ha mantenido en el once durante las siete primeras jornadas de Liga. Ante el Córdoba logró anotar su primer gol, que, unido a la asistencia que regaló a Puertas para que anotase el primer tanto del curso, iguala las cifras registradas por Pozo, que ha contado con casi la mitad de minutos que el cordobés.

La disyuntiva que se le presenta a Diego Martínez, por tanto, no parece ser fácil de resolver, aunque seguramente para el técnico vigués este sea uno de los llamados ‘benditos problemas’. En cualquier caso, el próximo domingo, en el choque frente al Mallorca, se podrá comprobar cuál es la opción que más agrada al entrenador rojiblanco.