Sábado, 17 de Noviembre de 2018

            

Pozo aviva a un Granada CF aletargado

El conjunto rojiblanco ha derrotado por 1-0 al Mallorca y ya suma 20 puntos | El hervense, con un golazo a la media hora de juego, ha sido decisivo

Los jugadores del Granada CF celebran el gol de Pozo en la primera parte | Foto: Antonio L. Juárez
Chema Ruiz España | @Chema_Ruiz22


image_print

Un equipo con confianza, bien conjuntado y que sabe sufrir, en ocasiones, obtiene un fruto mucho mayor que aquel que es capaz de dominar a su rival durante todo un partido. El triunfo de esta noche del Granada CF ha sido una buena muestra de ello. El cuadro rojiblanco ha logrado mantener su buena dinámica al derrotar por 1-0 a un Mallorca peleón que no se arrugó en ningún momento. Un golazo de Pozo a la media hora de juego sirvió para impulsar a los de Diego Martínez cuya inercia positiva les mantiene segundo.

Dicen que no hay que tocar algo que funciona, y eso es lo que debe pensar Diego Martínez, que repitió la alineación con la que afrontó la salida ‘trampa’ a Reus. Pozo volvió a salir de inicio en detrimento de Fede Vico, una variación que continúa dándole buenos resultados al técnico rojiblanco. La misma idea debió pasar por la cabeza de Vicente Moreno, que dibujó sobre el verde de Los Cármenes la misma alineación con la que goleó al Tenerife la pasada jornada para tratar de dar una sorpresa más en esta Liga 1|2|3.

La buscaron los visitantes desde que pusieron el balón en juego, con la noche bien entrada en Granada. El conjunto bermellón no se amedrentó pese al escenario y solo tardó un minuto en demostrar que no está en la zona noble de la clasificación por casualidad. Dani Rodríguez puso a prueba a Rui Silva con un potente disparo que fue repelido por el guardameta luso, que aún no lo sabía, pero sufriría más de lo que le hubiera gustado para mantener su puerta a cero.

Las imprecisiones marcaron los minutos iniciales de tanteo, que estuvieron marcados por un ambiente mucho más frío de lo habitual en Los Cármenes, y no solo por la sensación térmica en el estadio. El Granada CF salió aturdido, mucho más estático de lo que tiene acostumbrada a su afición, pese a que trataba de construir su juego con calma. El Mallorca, sin embargo, tardó poco en desperezarse, mostrándose mucho más incisivo que los rojiblancos.

Guiados por un imprevisible Dani Rodríguez, los de Vicente Moreno fueron los que generaron todo el peligro durante los primeros compases del choque. El centrocampista de Betanzos, esta vez con un cabezazo desviado, y Abdón Prats, con un potente disparo lejano tras el fallo en la construcción nazarí, pudieron abrir la lata antes de que el choque quemase su primer cuarto de hora.

Fue precisamente el latigazo del delantero bermellón el que hizo despertar a la hinchada local, y esta, a su vez, a su equipo, que hasta entonces había permanecido aletargado. Comenzaron a fluir entonces las jugadas granadinas, con Montoro como director de orquesta y el trío formado por Puertas, Pozo y Vadillo como principales intérpretes. No llegaba peligro real a la portería visitante, pero el acecho ya inquietaba.

Tanto fue así, que en la primera ocasión clara de la que dispuso el cuadro rojiblanco llegó el gol. Nació, como no podía ser de otra forma, con un a jugada trenzada en la que participaron los tres puntales ofensivos del conjunto nazarí. Puertas la tocó de espuela para Álex Martínez, que se la entregó a Vadillo cerca de la línea del centro del campo. El gaditano zigzagueó hasta llegar a la medialuna del área mallorquina, donde cedió el esférico de tacón para que Pozo, sin pensarlo dos veces, la pusiera con rosca en la escuadra de la meta defendida por Manolo Reina.

Era el minuto 30 y el Granada ya se había encontrado, aunque el guion no le deparaba un encuentro plácido. El Mallorca no se arrugó y buscó el tanto del empate antes de llegar al intermedio, aunque sin tanto ahínco, y no se quedó lejos de encontrarlo. Dani Rodríguez, una vez más, trató de perforar la meta granadinista con un disparo que se marchó desviado. Más tarde, Aridai perdonó el empate al rematar directamente fuera un pase de la muerte que le dejaba en una posición franca para anotar.

La falta de efectividad del conjunto mallorquín permitió a los de Diego Martínez ir por delante en el marcador tras el paso de los vestuarios. Los rojiblancos empezaron mucho mejor la segunda parte, con temple a la hora de mover el esférico y jugando más cerca del área visitante. Pudo, incluso, ampliar su ventaja antes de que transcurrieran los cinco primeros minutos del segundo acto, pero Ramos envió el balón a las nubes cuando un balón largo de Montoro le había dejado solo frente a Reina.

Dani Rodríguez se apagó, y con él la creatividad del Mallorca, que no encontraba la manera de resquebrajar el entramado defensivo de los locales. Se aferraban a un Salva Sevilla que recibía pitos cada vez que tocaba el esférico debido a un lance del primer tiempo, pero fue Aridai el que logró poner en peligro la ventaja granadina. El extremo bermellón, en uno de los pocos destellos que dejó, se orientó hacia su pierna izquierda y enchufó un duro disparo que fue a parar a las manos de Rui Silva.

Era el Granada el que se había hecho dueño del partido, aunque solo fue durante unos minutos. Sin prisas, el conjunto granadinista tocaba de un lado a otro en campo rival, esperando con calma a que se generase algún hueco en la zaga mallorquina. Lo encontró, en cambio, en un contrataque conducido por Pozo y finalizado sin éxito por Puertas a la hora de partido.

A partir de aquí, una serie de jugadas dudosas despertaron la tensión en el choque y sacaron a los pupilos de Diego Martínez del mismo, devolviendo el protagonismo al cuadro visitante. Imprecisos, los jugadores rojiblancos tuvieron que ponerse el mono de trabajo y aguantar las acometidas de un Mallorca que no vendía barata su piel. Los cambios sirvieron al cuadro nazarí para frenar el ritmo del partido y reordenarse, lo que les permitió defender el marcador.

Una semana más, el Granada CF se mantiene en los puestos de ascenso directo a Primera División, y lo hace manejando diferentes registros, como advierte Diego Martínez en cada rueda de prensa. Quizás la clasificación no sea más que una anécdota a estas alturas de curso, pero lo que sí es una realidad es que los rojiblancos siguen creciendo y ya suman 20 puntos.

Ficha técnica:

Granada CF: Rui Silva; Víctor Díaz, José Antonio Martínez, Germán Sánchez, Álex Martínez; Montoro, Fede San Emeterio; Pozo (Quini 83’), Antonio Puertas, Vadillo (Fede Vico 68’); y Adrián Ramos (Rodri 75’).

RCD Mallorca: Manolo Reina; Gámez, Valjent, Raíllo, Salva Ruiz; Pedraza (Baba 45’), Salva Sevilla, Dani Rodríguez (Álex López 70’); Aridai (Giner 82’), Lago Junior y Abdón Prats.

Goles: 1-0: Pozo, min. 30;

Árbitro: Pulido Santana. Amonestó a los locales Puertas y Víctor Díaz , así como a los visitantes Manolo Reina y Salva Sevilla.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la novena jornada de La Liga 1|2|3 disputado en el estadio Nuevo Los Cármenes, ante 9.454 espectadores. Antes del partido, se guardó un minuto de silencio por las víctimas del temporal de Mallorca y por el delegado del Nástic de Tarragona, Josep María Grau, recientemente fallecido.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.