Martes, 24 enero, 2017

Porque comer postres puede ser saludable

La calabaza es una hortaliza muy versátil y con propiedades altamente nutritivas capaz de transformar un plato sencillo en una auténtica delicatesen

Gabinete


image_print

El Cronut, mitad croissant y mitad donut, los cupcakes o las tartas foundant son el mejor ejemplo de que la repostería está de moda. Cada vez son más aquellos que buscan el bocado “más dulce” y sofisticado para terminar su menú. Cremas pasteleras, chocolate, nata, fresas, mazapanes… las combinaciones a elegir son infinitas.

Jorge Arriba, prestigioso chef y responsable de la cocina de Pombo 18, apuesta por un postre saludable y típico de estas fechas sin renunciar al mejor sabor, elaborado con calabaza y frutos secos que permita degustar al comensal el mejor y más delicioso sabor del otoño. En el caso de la calabaza hablamos de una hortaliza baja en calorías y rica en vitaminas y minerales. Además de ayudar a dar un aspecto joven y saludable a la piel, tiene propiedades antioxidantes y contribuye a la hidratación de la piel gracias al gran aporte de vitamina C. En combinación con los frutos secos, ricos en minerales, hierro y ácidos grasos, la tarta de calabaza con almendra se convierte en la tentación más saludable de este otoño.

“Probablemente no haya tarea más necesaria y compleja que maridad los postres y vinos” apunta Jorge Arriba, referente a los maridajes más demandados esta temporada. “Los frutos secos tienen un valor energético alto y son atrayentes por su alto contenido en vitaminas y minerales”. Estos frutos secos y oleaginosos, como las castañas, almendras o avellanas se combinan a la perfección con vinos con potencia de sabor y persistentes, siendo el jerez seco, el cream, finos, amontillados, olorosos dulces o secos aquellos que combinan a la perfección con el postres elaborados con vegetales y frutos secos, como la popular tarta de calabaza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *