Martes, 28 Marzo, 2017

¿Por qué algunas personas son incapaces de emocionarse al escuchar música?

Los investigadores habían encontrado previamente pistas sobre esta forma de anhedonia tras desarrollar un cuestionario para examinar las diferencias individuales en la recompensa musical

Agencia


image_print

A menudo se dice que la música es un lenguaje universal, pero un nuevo informe publicado este jueves en ‘Current Biology’ concluye que la música no le llega a todo el mundo. Según esta investigación, hay personas que son perfectamente capaces de experimentar el placer de otras maneras pero no con la música, una condición recién descrita como anhedonia específica de la música, es decir, incapacidad específica de experimentar placer por escuchar música.

“La identificación de estos individuos puede ser muy importante para entender las bases neuronales de la música, es decir, comprender cómo se traducen una serie de notas en emociones”, explica uno de los autores del estudio, Josep Marco-Pallarés, de la Universidad de Barcelona.

Los investigadores habían encontrado previamente pistas sobre esta forma de anhedonia tras desarrollar un cuestionario para examinar las diferencias individuales en la recompensa musical. Esas evaluaciones determinaron que algunos individuos presentaban baja sensibilidad a la música pero sensibilidad media a otro tipo de actividad.

Hay varias explicaciones posibles para estas sensibilidades musicales bajas. Por ejemplo, parece que a algunas personas no les gusta la música porque tienen problemas para reconocerla, una condición llamada amusia, o, tal vez, simplemente algunos individuos respondieron a las preguntas de manera inexacta.

En el estudio actual, el equipo de investigación decidió analizar más de cerca tres grupos de diez personas, formados cada uno por participantes con altos grados de placer en respuesta a la música, calificaciones medias de placer en respuesta a la música o baja sensibilidad a la recompensa musical. Los individuos en los tres grupos fueron seleccionados según su sensibilidad global a otro tipo de recompensas y su capacidad de percibir la música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *