Viernes, 17 Noviembre, 2017

            

Podemos pide medidas para fomentar la igualdad en el sector del taxi

Según Jesús de Manuel, sólo entre el 1,5% y el 2,5% de las licencias de taxi andaluzas están actualmente en manos de mujeres

Imagen ilustrativa | Fuente: Archivo GD
Gabinete


image_print

El grupo parlamentario Podemos Andalucía ha exigido al Ejecutivo de Susana Díaz la aplicación de las medidas legales dispuestas en las leyes para la Igualdad efectiva entre mujeres y hombres (3/2007) y Para la Promoción de la Igualdad de Género en Andalucía (12/2007), con el objeto de fomentar la incorporación de la mujer al sector profesional del taxi.

Según ha explicado el parlamentario de Podemos por Granada, Jesús de Manuel, sólo entre el 1,5% y el 2,5% de las licencias de taxi andaluzas están actualmente en manos de mujeres. Esta cifra, resulta llamativa si se tiene en cuenta que el número de mujeres conductoras crece cada año mientras que el de mujeres taxistas sólo ha decrecido desde 1992 cuando tocó su máximo con un 10% de las licencias.

En esta línea, el diputado autonómico ha denunciado la “total inexistencia” de medidas dirigidas a fomentar la paridad en el sector por parte de la administración andaluza, algo que evidencia el hecho de que la representante del Instituto Andaluz de la Mujer en el Consejo Andaluz del Taxi no ha realizado ninguna aportación que facilite el avance de las mujeres como titulares de licencias en las gremiales del taxi.

La petición de Podemos Andalucía parte del caso de Soledad Bueno Alcázar, taxista del municipio granadino de Motril que ha llevado a cabo una huelga de hambre para denunciar una situación continuada de irregularidad administrativa, acoso laboral, dejación institucional y marginación por cuestión de género, situación que se ha mantenido durante los dos años que lleva intentando ejercer su profesión. Soledad Bueno es titular de licencia del gremio de taxistas de Motril aunque sólo se le permite trabajar en la entidad local autónoma de Carchuna-Calahonda, a diferencia del resto de sus compañeros -todos hombres- que sí tienen permitido trabajar tanto en el núcleo urbano de Motril como en el de la entidad local.

En opinión del diputado Jesús de Manuel, el caso de Marisol desvela que “la transversalidad de las políticas de género es poco más que una campaña publicitaria sin traducción en la realidad y deja claro que las mujeres que luchan por abrirse camino en profesiones masculinizadas se enfrentan a la dejadez, cuando no la complicidad activa de instituciones que deberían estar para apoyarlas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *