Jueves, 17 Agosto, 2017

            

Plan International y Save the Children denuncian que 3 millones de niñas son sometidas a la ablación cada año

Las organizaciones instan a poner en marcha medidas para lograr la completa erradicación de esta práctica

E.P.


image_print

Al menos tres millones de niñas son sometidas cada año a la mutilación genital femenina en todo el mundo, según han denunciado las organizaciones Plan International y Save the Children, que han instado a los gobiernos y organismos internacionales a poner en marcha de forma conjunta una serie de medidas para lograr la completa erradicación de esta práctica.

Las organizaciones, que han alertado de que la ablación continúa realizándose en 29 países de África, Asia y Oriente Próximo, han señalado en el marco del Día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina que se celebra el 6 de febrero que la práctica afecta a más de 200 millones de mujeres a nivel global.

“Instamos a la comunidad internacional a poner en marcha los mecanismos necesarios para luchar contra esta práctica, que forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de cara a 2030 y atenta contra la integridad y la salud de mujeres y niñas”, ha indicado la directora de Plan International en España, Concha López.

A pesar de estar prohibida en la mayoría de los países, la ablación, que consiste en la extirpación total o parcial de los genitales femeninos por razones principalmente religiosas o culturales, es llevada a cabo con asiduidad de forma clandestina.

Plan International, que ha destacado la importancia de “abrir un debate al respecto”, ha advertido de que para muchas etnias, la ablación supone un rito “purificador” o “de iniciación” que prepara a las menores para la edad adulta, una situación que liga esta práctica al matrimonio forzado.

Según han señalado ambas organizaciones, que buscan la implicación de todos los actores implicados para acabar con la mutilación genital femenina, esta práctica atenta contra la vida de las mujeres, que en numerosas ocasiones sufren traumas físicos y psicológicos, así como infecciones y hemorragias.

ACABAR CON LA ABLACIÓN

La mutilación genital femenina prevalece fundamentalmente en países como Guinea, Egipto, Sierra Leona, Malí, Etiopía y Guinea Bissau, entre otros. “La legislación y los esfuerzos políticos son importantes, pero muchas veces resultan insuficientes para acabar con esta práctica”, ha indicado Plan International a través de un comunicado.

“Es necesario llevar a cabo un esfuerzo mucho mayor, que implique a las comunidades para que las familias se conviertan en agentes de cambio de las normas sociales y culturales de esos países”, ha afirmado la organización.

En Egipto, donde la práctica está prohibida desde 2008, más del 90 por ciento de las mujeres han sido sometidas a la ablación, que es llevada a cabo en la mayoría de los casos por profesionales de la medicina, lo que dificulta la completa erradicación de esta práctica en el país.

Según Plan International, la mutilación genital femenina es considerada como “inadecuada” por aproximadamente el 50 por ciento de la población adulta egipcia. “Muchos de mis amigos han decidido que no someterán a sus hijas a esta práctica. Yo ya conseguí convencer a mi hermano. Creo que podríamos erradicarla en una década”, ha manifestado Ahmed, un joven de 25 años.

“Intentamos informar a todos de los efectos negativos de la ablación y cuando nos enteramos de que van a mutilar a alguna de nuestras amigas le aconsejamos que se oponga”, ha afirmado Amel, una niña de 9 años que reside en las afueras de El Cairo, la capital de Egipto.

Cada año, miles de niñas son sometidas a la mutilación genital femenina en África Occidental, donde más del 85 por ciento de las mujeres entre los 15 y 45 años han sufrido la ablación, según ha denunciado Plan International.

VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

“Es inadmisible que millones de niñas sufran esta práctica en contra de su voluntad. La mutilación genital no sólo supone un gran trauma físico y psicológico, sino que también deja secuelas y marca a las niñas, que corren el riesgo de quedar expuestas al abandono escolar y al matrimonio forzoso”, ha aseverado el director de Cooperación Internacional de Save the Children, David del Campo.

El 50 por ciento de todas las menores que son sometidas a la ablación residen principalmente en Etiopía, Egipto e Indonesia. La ONG estima que 44 millones de niñas menores de 14 años han sido víctimas de esta práctica en Gambia, Mauritania e Indonesia.

Save the Children ha denunciado que la ablación supone una forma de extrema violencia contra las niñas y ha alertado de que los progresos a nivel internacional se están estancando paulatinamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *