Martes, 28 Marzo, 2017

El Granada sale de la crisis a costa del Betis

Los rojiblancos ganaron con un solitario gol de Piti

Manuel Herrera @manuelherrerapr// Foto: Fermín Rodríguez @ferminius


image_print

Y, al fin, el Granada respiró. Después de un duelo tenso hasta la extenuación y carente de fluidez, el Granada derrotó al Betis y puso tierra de por medio sobre el descenso, que se queda a seis puntos. Los rojiblancos se impusieron merced a un solitario gol de Piti, que le dio los puntos a su equipo después de varias semanas cuestionado por su bajo rendimiento.

El Granada fue mejor que su rival en el primer tiempo y pudo hacer algún gol más, pero los sevillanos, exigidos por la situación, reaccionaron tras el descanso, empujaron y estuvieron cerca de empatar. Sin embargo, en esta ocasión, y pese a estar con diez tras la expulsión de Dani Benítez, el conjunto de Lucas Alcaraz defendió con contundencia y se agarró a una victoria que se antojaba necesaria.

El duelo arrancó inmerso en un ambiente festivo que enseguida dio paso al nerviosismo. Los dos equipos y sus correspondientes aficiones eran conscientes de la relevancia del envite, y eso se notó sobre el maltrecho césped del Nuevo Los Cármenes.

En los primeros minutos, el Granada salió a morder, encabritado ante las voces que cuestionaron su actitud en Cornellá. Brahimi y El Arabi tuvieron las primeras, pero Adán resolvió los duelos con soltura. El interior argelino volvió a ser un azote para la defensa rival, pero, una vez más, erró al adentrarse en territorio peligroso.

Por su parte, el Betis, con cinco defensas, trató de pertrecharse atrás y buscó aprovechar las salidas en velocidad de sus hombres más peligrosos. Verdú y Rubén Castro, dos grandes jugadores lejos de su mejor momento, lo intentaron a través de combinaciones en corto en el balcón del área, pero dejaron más fuegos de artificio que dinamita.

Donde sí creó peligro el cuadro verdiblanco – hoy celeste – fue en las jugadas a balón parado. Jorge Molina tuvo alguna opción para abrir el marcador, pero Roberto desvió sus testarazos, perfectamente servidos por Verdú.

En todo caso, el control del juego era cosa del Granada, que trató de llegar a la meta de Adán siendo fiel a su estilo. El Arabi tuvo la más clara en un remate acrobático, pero su disparo, bien dirigido, encontró las manoplas de Adán, más seguro que sus predecesores bajo los palos sevillanos.

Sin embargo, fue en el momento en el que rompió el guion cuando el Granada encontró el premio. Tiago Ilori, impecable en el aspecto defensivo, demostró que ofrece un servicio integral lleno de valores añadidos y aprovechó su gran desplazamiento en largo para ponerle en el pie un balón a Piti, que controló dentro del área y fusiló a Adán ante la pasividad de la defensa bética.

El graderío y el equipo explotaron de rabia y dejaron muy tocado a un Betis que desconfía de sí mismo y que fue incapaz de reponerse del golpe hasta la segunda parte. En ese tránsito, el Granada pudo haber aprovechado para ampliar su renta, pero no estuvo fino a la hora de aproximarse a la meta sevillana.

Tras el descanso, el equipo de Alcaraz cambió el plan y optó por un planteamiento más conservador. Los rojiblancos cedieron la posesión y trataron de salir al contragolpe ante un Betis manso y sin recursos. El técnico nazarí dio entrada a Benítez por Piti con el objetivo de buscar la explosividad del balear, que regresaba a los terrenos de juego tras varias semanas fuera. El mallorquín tuvo una de las más claras del segundo tiempo, pero mandó su disparo desde dentro del área muy desviado.

Por su parte, Calderón, a la vista de las circunstancias, revolucionó a su equipo, modificó el 5-3-2 inicial e introdujo a Baptistao, Salva Sevilla y Nosa. Los cambios le dieron un nuevo aire al Betis, que comenzó a llegar con más claridad al área de Roberto y a acogotar a un Granada cada vez más nervioso e impreciso.

Esa situación de dominio visitante se intensificó cuando Dani Benítez realizó una entrada absurda sobre Nono que Teixeira Vitienes castigó con una tarjeta roja directa. Quedaban quince minutos que se antojaban muy largos para el conjunto rojiblanco. E iban a serlo.

El conjunto de Alcaraz dio un nuevo paso atrás y se encerró para tratar de conservar el botín deseado. El Betis, un equipo sin ideas, pero con mucho corazón, empujó para buscar un empate que le servía más en lo moral que en lo pragmático, pero no tuvo acierto.

Leo Baptistao, a falta de cinco minutos, tuvo la más clara del partido para los suyos tras una pared con Rubén Castro, pero Roberto puso su guante derecho en la trayectoria de la pelota para certificar el triunfo de un Granada que dice adiós a la crisis a costa del Betis.

FICHA TÉCNICA:

Granada CF: Roberto, Nyom, Ilori, Murillo, Angulo; Fran Rico, Fatau, Recio; Brahimi, Piti (Dani Benítez 60′); y El Arabi,

Real Betis: Adan; Juanfran, Amaya, Ndiaye, Jordi Figueras, Juan Carlos (S. Sevilla 64′); Nono, Lolo Reyes (Baptistao 64′), Verdú (Nosa 67′); Rubén Castro y Jorge Molina.

Goles: 1-0, min. 31: Piti bate a Adán tras controlar un gran pase en largo de Tiago Ilori.

Árbitro: Dirigió la contienda el colegiado cántabro José Antonio Teixeira Vitienes. Expulsó, por parte del Granada CF, a Dani Benítez por roja directa y amonestó a Nyom (29′), Piti (34′) y Riki (85) y, del lado del Betis, expulsó por doble amonestación a Amaya (27′ y 90′) y amonestó a Nono (11′), a Baptistao (82′) y a Ndiaye (85′).

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de liga de Primera División, disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante 17.747 espectadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *