Lunes, 11 Diciembre, 2017

            

Pilar Aranda, candidata a rectora de la UGR: “Con el 3+2 hay que hacer un doble análisis: académico y económico”

Las elecciones a rectorado de la UGR llegan justo en mitad del maremagno que suponen los comicios municipales y aun así, Pilar Aranda reivindica la importancia de una cita electoral que decidirá el presente y futuro de la primera empresa granadina, la Universidad de Granada

Aranda en uno de los laboratorios de la Facultad de Farmacia | Foto: C.G


image_print

De 6:30 de la mañana a 8, tal vez 9 de la noche. Ese ha sido el horario de trabajo de Pilar Aranda, catedrática del Departamento de Fisiología de la UGR y ahora, también candidata a rectora. No es fácil, me comenta, compaginar la labor docente con la difusión de su programa. Hay que ver y hablar con muchos grupos, conceder entrevistas y saber transmitir. “Soy buena conversadora”, me dice Pilar Aranda antes de que comience la entrevista ‘formal’. Vamos a verlo…

¿Qué le parece si comenzamos haciéndole un reconocimiento, un examen, un estudio al estado actual de la UGR?

Veo una UGR con los problemas que está teniendo la universidad pública, con unos decretos que están cercenando su desarrollo e hipotecando su futuro. Una universidad donde hay mucho personal acreditado que no puede promocionar, que no puede desarrollar sus capacidades completamente… creo que hay frustración puesto que estamos perdiendo mucho conocimiento que hemos generado y formado. Cuando hoy en día se lee una tesis doctoral es un día de alegría pero también de tristeza; hay un doctor nuevo pero qué salidas le estamos dando…

Veo una universidad con un alumnado activo pero que se tiene que implicar más en los procesos de aprendizaje, ser más participativo; y veo un personal de administración y servicios que desea profesionalizarse, que desea tener una formación adecuada y que desea ver sus capacidades desarrolladas.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí.

[ot-video][/ot-video]

Habla de frustración. ¿Cómo lucharía contra ella? 

Tenemos que defender que se eliminen los decretos que están en contra de la autonomía universitaria y que permita que cada universidad, al amparo de su autonomía, desarrolle las políticas de personal que considere más adecuadas. Yo defiendo la estabilidad personal y la promoción.

Esa es la foto de la universidad actual, ante esa situación… ¿En qué momento decide presentarse candidata a rectora?

Lo decidí en septiembre de 2013. Valoré que me siento orgullosa de pertenecer a esta universidad, valoré que es un momento duro y que es en esos momentos cuando hay que dar el paso adelante… Además tenía experiencia en puestos de gestión y considero que soy una persona de equipo, eso permite trabajar acuerdos en momentos de crisis y creo que es bueno.

Cuando hoy en día se lee una tesis doctoral es un día de alegría pero también de tristeza

Hablemos de sus propuestas. ¿Cuáles son las ideas centrales que transmite en estos días de conversaciones con todo el mundo? 

Estoy apostando por una dignificación de la docencia. Estoy apostando claramente por la investigación; he estado en el Plan Andaluz de Investigación y eso me ha permitido conocer la estructura y la importancia que tiene generar conocimiento. Creo que es muy importante que nuestra universidad, que tiene fortalezas en investigación, trate de reequilibrar otras áreas que parece que quedan más alejadas de algo que se ha valorado durante un tiempo, el valor productivo inmediato. Me parece que debemos apostar por la investigación que permite transformar la sociedad, la investigación que puede esta más ligada a aspectos humanísticos y jurídico-sociales.

Me comentaba que ha estado hablando con numerosos colectivos de la UGR en estos días, ¿Qué áreas habría que reforzar dentro de la UGR? 

Hay que cambiar la estructura de gobierno, de gestión. Ahora mismo los servicios estratégicos de cara a diferenciar la universidad se encuentran con un personal muy inestable: Oficina de Relaciones Internacionales, Centro de Enseñanzas Virtuales… son centros en los que estamos perdiendo fuerza y tenemos que cambiar esa estructura.

Creo que hay que apostar por unos procesos de formación de buenos docentes y de reconocer a los buenos docentes.

Tenemos que apostar por la investigación haciendo una oficina de proyectos, donde haya personas que sean ‘oteadores de convocatorias’, que puedan ver dónde están los fondos y hablar con los grupos de investigación para que lleven propuestas y las elaboren; es decir, facilitar la gestión de la investigación.

Entrevista-candidata-rectora-(12-de-50)

Hablando de fondos, ¿cómo se financiaría su universidad? 

La universidad se tiene que financiar con fondos públicos pero tiene que buscar fondos privados. La universidad tiene que apostar por postgrados importantes que permitan que vengan estudiantes con programas internacionales potentes. Debemos buscar fondos a través de investigaciones y contratos y tenemos que trabajar en temas de mecenazgo.

Entre sus proyectos he podido ver uno llamado ‘UGR inclusiva’. ¿De qué trata? 

Es un proyecto que va a cubrir todos los aspectos para el profesorado, estudiantes y personal de administración y servicios. No solo se va a basar en prestar servicios y hacer una integración de personas con discapacidad, sino en desarrollar formación para quienes vayan a trabajar con discapacidad. He estado hablando con un grupo de investigación muy relacionado con traducción de materiales para personas con discapacidad. Ese es un valor positivo de esta universidad. Además, es un proyecto que ha surgido desde abajo.

Concretemos. ¿Qué propuestas tiene para el profesorado? 

Estabilización. Reforma del convenio para que puedan incorporarse figuras que ahora pueden quedar fuera. Que se les reconozca no solo académicamente sino también remuneradamente quinquenios y sexenios y luego promocionar y defender la tasa dinámica de reposición. Luego un apoyo a la investigación en las estructura que se consideren necesarias.

¿Y para los estudiantes? 

Primero el acceso: que se pueda mantener porque se está perdiendo por las becas ministeriales. Como política general: que no se quede nadie sin estudiar por un tema económico. Voy a defender que el grado y el postgrado tengan el mismo coste; que el examen lingüístico sea asumido por la universidad dentro de la política de internacionalización. Voy a apostar por que la formación en lenguas se importante con ayudas e incremento de becas.

Voy a revisar las normas de permanencia: ahora mismo son duras y nos hace que todos los años llegue el mes de septiembre y tengamos que revisar en consejo de gobierno. Creo que de entrada hay que empezar a decir que las convocatorias que no se presenten no cuenten.

Voy a mantener los servicios: los comedores, servicios de deportes, potenciar actividades… quiero que los estudiantes se impliquen realmente en la vida de la ciudad a través de actividades que puedan realizar ellos.

Yo defiendo la estabilidad personal y la promoción

Se dice que la UGR es la primera empresa granadina. Como tal, ¿cree que existe una conexión optima entre ciudad y universidad? 

Optima no, la hay pero creo que debe ser mejor. Debemos fortalecer y coordinar las actividades que se realizan. Los planes de movilidad son importantes y por ejemplo, ahora con el PTS o el traslado de Arquitectura al Realejo, hay que hacer una integración mayor entre la UGR y la ciudad.

Me comentaba la necesidad de incentivar a los alumnos. Eso, ¿cómo se hace? 

Tenemos que verlo con ellos. Además, poniendo programas en los que ellos se sientan activos, que organicen ellos las actividades y que se impliquen más en todo el proceso de docencia e investigación.

Unos alumnos por cierto, muy críticos con el Ministerio de Educación y el ministro Wert. ¿Qué le parece la gestión del ministerio y de su responsable?

Un desastre. De entada la ley básica de educación, que la han modificado sin haber llegado a un consenso. Es una ley que excluye gente del sistema. Y desde luego su actuación a nivel universitario me parece nefasta. Si él piensa que las universidades no son sostenibles como dijo al secretaria de Estado, vamos a sentarnos a analizarlo. ¿Qué programas no son sostenibles? ¿Qué universidades no son sostenibles? Las generalizaciones son muy malas porque conllevan a esto que ahora parece pensar la sociedad: ¿realmente estos de la universidad qué hacen? Y nosotros tenemos un papel de la formación de las personas con capacidad para transformar la sociedad.

Entrevista-candidata-rectora-(30-de-50)La gran pregunta es sobre el 3+2, cuya aplicación queda a criterio de cada universidad…

Me parece que ha sido un decreto frívolo porque la formación de los profesionales en un país debe de estar reglada. Hay que hacer un doble análisis: académico y económico. En el académico ver si la estructura 4+1 es más adecuada que el 3+2 o al revés. Y paralelamente hay que hacer un análisis económico y ver si pasar a un estructura de 3+2 va a encarecer la formación y entonces reclamar que el precio del crédito de grado y postgrado sea el mismo. Esto pasa en Europa donde hay muchos postgrados que son gratis con un gran número de becas y creo que por ahí es por donde debemos andar. La comunidad universitaria tiene que reflexionar, ese es nuestro valor. Esto no puede ser encarecer la formación superior.

¿Le parece que la universidad pública corre riesgo de desaparecer? 

Si este ministro sigue mucho sí (risas). Pero nos defenderemos.

Le hago pregunto por el otro candidato, Indalecio Sánchez-Montesinos. ¿Qué opinión le merece?

Tengo amistad personal  con él y me parece una buena persona.

Me gustaría concluir con una vistazo al futuro. De ser rectora, ¿qué universidad le gustaría dejar? 

Una universidad con un gran compromiso social, internacionalizada, inclusiva, con igualdad de oportunidades y transparente… me gustaría que fuera puntera en investigación, captadora de conocimiento y una universidad más joven.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *