Martes, 13 de Noviembre de 2018

            

Piden tres años y medio de cárcel para dos hermanos por estafar más de un millón de euros

El banco les anticipó más de un millón de euros del cobro de facturas que en realidad correspondían a operaciones ficticias

Fiscalía de Granada | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

La Fiscalía de Granada solicita la pena de tres años y seis meses de prisión para dos hermanos acusados de estafar, a través de sus sociedades, a una entidad bancaria que les anticipó más de un millón de euros del cobro de facturas que en realidad correspondían a operaciones ficticias.

El Ministerio Público les acusa de un delito de estafa en concurso con un delito de falsedad y pide también para ellos una multa de 3.000 euros, según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press.

Los dos acusados administraban una compañía mercantil dedicada a la venta al por mayor y menor de toda clase de material de ortopedia y parafarmacia que actualmente se encuentra en situación de insolvencia. También eran los administradores de otra empresa vinculada al ámbito farmacéutico.

El varón, con el consentimiento de su hermana, según el fiscal, llevó a cabo entre 2008 y 2010 una contabilidad de la primera empresa que “no representaba la situación contable financiera real de la misma”.

Así, “alteró las cuentas” con el fin de “ocultar la insolvencia de la misma”, ya que había suscrito con una entidad bancaria una póliza de concesión de anticipos en virtud de la cual le adelantaba el cobro de las facturas que tuviera y luego le pasaba los cargos a los clientes de la empresa.

Así las cosas, la entidad, “confiada en la solvencia de la citada empresa que los acusados habían conseguido aparentar”, anticipó a la misma recibos por operaciones con clientes ficticias por valor de 297.215 euros.

Los acusados suscribieron con el banco la misma póliza para la segunda empresa y, creando la misma apariencia de solvencia, anticiparon recibos a clientes relativos a operaciones ficticias y que resultaron impagadas por valor de 992.454 euros.

Una sentencia dictada por el Juzgado de lo Social 7 de Granada declaró procedente el despido del acusado de una de las empresas, poniendo de manifiesto que “había llevado a cabo financiación irregular mediante la emisión de recibos que no procedían de operaciones comerciales, para, con ello, atender desfases de tesorería” de la entidad. El juicio está previsto para el 18 y 19 de junio en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.