Miércoles, 18 enero, 2017

Piden tres años de cárcel para acusado de arrollar con su coche a un policía que le había multado

La disputa se generó porque el presunto agresor había estacionado en segunda fila

Dos policías durante una intervención | foto: Archivo


image_print

La Fiscalía de Granada ha solicitado tres años y medio de prisión y multa de 540 euros para un hombre acusado de arrollar con su coche a un policía local que se encontraba en una motocicleta después de que le hubiera multado por estar aparcado en doble fila, en Granada capital.

El procesado, de iniciales J.M.R.R. y de 48 años, está acusado de un delito de atentado en concurso ideal con una falta de lesiones, por los que será juzgado los próximos 3, 4 y 5 de febrero en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada.

Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan a las 20,00 horas del día 7 de febrero de 2008, cuando el agente se disponía pedir la documentación al acusado que con su vehículo se encontraba estacionado en doble fila obstaculizando el tráfico en la calle Arabial de Granada.

Éste le preguntó si le iba denunciar y al contestarle el policía en sentido afirmativo, el procesado le contestó: “Te voy a dar una polla, yo a ti no te doy nada, te voy a dar una mierda”. Tras ello, el agente solicitó el apoyo de otros policías, aunque al final el inculpado mostró su documentación y se le sancionó.

Minutos más tarde, cuando el policía se encontraba detenido con su motocicleta en una isleta del Camino de Ronda, el procesado tras increparle llamándole “cabrón”, le arrolló con su vehículo tirándole al suelo y le causó policontusiones en pierna derecha, glúteo izquierdo, inflamación en tercio distal de tibia y peroné de pierna derecha, erosión cutánea en zona posterior, e inflamación en las manos y erosiones, que le han dejado como secuelas algias postraumáticas en columna y cicatriz distrófica en pierna izquierda.

El acusado tuvo que ser reducido, tras verse obligada la Policía, “utilizando la fuerza mínima imprescindible”, para sacarlo del vehículo ya que se negaba a salir del mismo y mostraba una actitud violenta, razón por la cual sufrió policontusiones en tobillos, cervicales, mandíbula y nariz.

La motocicleta de la Policía Local que conducía el agente lesionado sufrió daños valorados pericialmente en 2.101 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *