Miércoles, 18 enero, 2017

Piden internar a acusado de interrumpir una misa e insultar al párroco

Se le atribuye un delito contra los sentimientos religiosos, por el que será enjuiciado el próximo 10 de diciembre

iglesia-de-los-agustinos


image_print

La Fiscalía de Granada ha pedido el internamiento en un centro psiquiátrico por un periodo de dos años para un hombre, de iniciales S.A.C., acusado de interrumpir una misa en Motril (Granada) e insultar al párroco que le iba a dar la comunión, al que tachó de “falso” e “hipócrita”, importunando a todos los presentes, que abandonaron el templo a consecuencia del incidente.

Se le atribuye un delito contra los sentimientos religiosos, por el que será enjuiciado el próximo 10 de diciembre ante la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada.

Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan a las 9,30 horas del día 31 de octubre de 2010, cuando el procesado se dirigió al templo ubicado en la calle Pío XII, la parroquia de la Divina Pastora de Motril, mientras el cura oficiaba la misa de las 9.

Cuando se disponía ofrecerle la comunión, el inculpado, “en ofensa de los sentimientos religiosos de los allí congregados”, le propinó un manotazo al religioso, arrojando la hostia al suelo, de donde la tomó y apretó con fuerza al tiempo que le decía “cura hipócrita, cura falso, te tengo que matar”.

Esta situación produjo en el oficiante así con el resto de asistentes, según el fiscal, “un temor cierto ante la eventualidad de los riesgos anunciados” ocasionando una “perturbación” que determinó a la mayor parte de la feligresía a abandonar el templo, consecuencia de tal episodio sin aguardar a la conclusión del acto litúrgico.

El sacerdote ofendido no desea ejercer acciones por las expresiones vertidas. Conforme al dictamen médico forense, el acusado tiene diagnosticado y ha sido tratado por esta causa de un trastorno psicótico asociado al consumo de alcohol y cannabis que habría sido determinante de la anulación de sus capacidades cognitivo volitivas cuando cometió los hechos.

Por ello, el Ministerio Público considera que en este caso concurre la circustancia eximente de alteración psíquica, y solicita el internamiento del encausado para su tratamiento médico adecuado por periodo de dos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *