Lunes, 23 enero, 2017

Piden cárcel y multa para un letrado no ejerciente acusado de estafar a una cliente

El Ministerio Público considera que los hechos integran un delito continuado de estafa cualificado por el abuso de credibilidad profesional

Audiencia Provincial
Gabinete


image_print

La Fiscalía de Granada ha solicitado tres años y seis meses de prisión, multa de 3.600 euros e inhabilitación para un letrado no ejerciente en el Colegio de Abogados de Granada acusado de estafar a una cliente, haciéndole pensar que se encargaría de la dirección legal de un procedimiento judicial.

Al inculpado, Rafael A.M. y de 52 años, se le atribuye la posible comisión de un delito continuado de estafa, cualificado por el abuso de credibilidad profesional, por el que será enjuiciado el próximo 21 de julio en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada.

Según consta en el escrito de acusación del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan al día 28 de mayo de 2013, cuando una mujer se personó en un bufete de abogados situado en la Avenida de la Constitución, en Granada capital, donde contactó con el acusado en la creencia de estar hablando con un profesional jurídico para la encomienda de la dirección legal de un procedimiento relativo a un inmueble de su profesión.

El inculpado, quien únicamente estaba incorporado –tras diversos periodos de baja anteriores y posteriores– como letrado no ejerciente en el Colegio de Abogados de Granada no le puso manifiesto “en ningún momento” esa circunstancia y por ello le creó la impresión de ser él quien asumiría el asunto. De hecho, redactó una hoja de encargo profesional así como una minuta para la elaboración de un poder general para pleitos y recibió en ese momento de la cliente la cantidad de 6.500 euros como honorarios completos por la gestión legal del asunto.

Posteriormente, el 10 de junio y so pretexto de abonar determinadas tasas judiciales imprescindibles para la reclamación de sus derechos, reclamó de su cliente la entrega de 200 euros y le extendió un recibo por esa cantidad.

En ejecución del mismo “plan de lucro ilícito”, según el fiscal, el 22 de noviembre, y pese a que contradecía lo acordado en la hoja de encargo, le exigió una nueva entrega de 5.000 euros como provisión de fondos derivados de la tramitación de la querella presentada con el fin de garantizar las medidas cautelares que se iban a solicitar.

Para ello entregó a la mujer un presunto documento consistente en los datos del expediente judicial incoado por el Juzgado de Instrucción 1 de Granada con formato de impresión de pantalla aunque sin datos de origen de los mismos, que en realidad se referían a unas lesiones por accidente de tráfico.

Para la Fiscalía, el acusado “nunca llegó –ni tuvo propósito– a presentar reclamación, escrito o documento ante instancia jurisdiccional alguna en cumplimiento del encargo presuntamente aceptado y todo ello fue una “puesta en escena desplegada para obtener un lucro ilícito al amparo de su condición de abogado vinculado a un bufete abierto pero careciendo de las condiciones legales precisas para el ejercicio de representación legal alguna”

Por ello, considera el Ministerio Público que los hechos integran un delito continuado de estafa cualificado por el abuso de credibilidad profesional por el que procede imponer al acusado tres años y seis meses de prisión, diez meses de multa a razón de 12 euros de cuota diaria, además de accesoria legal de inhabilitación especial para el ejercicio colegiado de la abogacía por el tiempo de la condena y costas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *