Jueves, 30 Marzo, 2017

Piden cárcel para los dueños de una clínica dental acusados de descapitalizarla para no pagar deuda

Se trata de Francisco A.P.R. y de José A.L.T. a los que se le atribuye un delito de insolvencia punible, por el que serán juzgados el 28 de enero en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada



image_print

La Fiscalía de Granada ha solicitado una pena de tres años de prisión y multa de 3.240 euros para los dos administradores de una clínica dental acusados de descapitalizar a la empresa y provocar que fuera declarada en concurso de acreedores para evitar pagar las deudas al odontólogo que prestaba sus servicios en ella.

Se trata de Francisco A.P.R. y de José A.L.T. a los que se le atribuye un delito de insolvencia punible, por el que serán juzgados el 28 de enero en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada.

Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los dos procesados eran administradores solidarios de la firma Clínica Dental Line S.L., con domicilio en Santa Fe (Granada), que tenía un local abierto al público en la Avenida de Cádiz de Granada, en el que trabajaba un odontólogo, desde el año 2005 a 2010, en virtud de sendos contratos de arrendamiento firmados por ellos.

Cuando en el año 2010 el dentista había dejado de prestar los servicios odontológicos para la empresa, ésta no le había remunerado lo correspondiente a julio de 2009 hasta el mes de noviembre de 2009, de cerca de 8.500 euros, desde el mes de diciembre de 2009 hasta el mes de marzo de 2010, de más de 3000 euros.

Con la “evidente finalidad” de eludir el pago de dichos trabajos, los acusados provocaron que la empresa Clínicas Dental Line fuera declarada en concurso de acreedores descapitalizando y enajenando todos sus bienes dando como resultado que la compañía no tuviera ningún bien para poder abonar sus deudas, por resolución del Juzgado de Primera Instancia 14 Granada de 10 de junio de 2010.

Previamente a esa declaración los procesados, “en clara connivencia para consumar la finalidad antes expuesta”, aprovecharon la existencia de otra empresa, Biotor 2007 S.L. y de la que era administrador único uno de ellos, para traspasar a ésta los bienes de la entidad Clínicas Dental Line. Esa otra compañía continuó sin embargo, según el fiscal, prestando idénticos servicios de odontología en el mismo lugar en el que anteriormente lo hacía la mercantil Clínica Dental Line y con igual cartera de clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *