Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

Piden 26 años de cárcel para acusada de asesinar a su vecino incendiando su casa por venganza

En el caso, además de la mujer, están procesados otras cuatro personas, acusadas de delitos de robo con violencia

Cárcel de Albolote | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

La Fiscalía de Granada ha solicitado un total de 26 años y once meses de prisión para una mujer, María Victoria M.G., acusada de asesinar a su vecino incendiando su casa en Almuñécar (Granada) por “venganza”, ya que éste le había prendido también fuego a su vivienda diez años antes.

En el caso, además de la mujer, de 39 años, están procesados otras cuatro personas, acusadas de delitos de robo con violencia consumado o en grado de tentativa y de omisión del deber de socorro, por los que se enfrentan a penas de entre cinco y seis años y once meses de prisión, además de multas, para cada uno de ellos, de 4.320 euros.

Se trata de Juan F.R.P., de 24 años; su pareja sentimental, Carolina F.P., de 20, los dos sin antecedentes; y José N.P., de 30; y Juan M.R.M., de 25, con antecedentes penales. Los cinco serán juzgados en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada del 13 al 17 de junio próximos.

Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan a la madrugada del 24 al 25 de abril de 2014, cuando tres de los acusados (María Victoria M.G.; Juan F.R.P; y José N.P.) se personaron “con la finalidad de obtener un enriquecimiento ilícito” en el domicilio de la víctima, Jesús M.C., en la calle Cariñena de Almuñécar.

Tras conversar con él, le invitaron a beber cerveza en la que previamente habían diluido varias pastillas del tranquilizante Alprazolam, y cuando éste se quedó adormilado por sus efectos, los inculpados le robaron las llaves de su casa, una cartilla bancaria y una tarjeta de crédito. Después se dirigieron a dos sucursales bancarias desde las que intentaron sacar dinero, pero la tarjeta se bloqueó cuando marcaron erróneamente el número pin. A la mañana siguiente, Jesús M.C. cambió la cerradura de su domicilio.

A la noche siguiente, del 25 al 26 de abril, los cinco acusados, “todos de común acuerdo y en el desarrollo de un plan preconcebido para obtener un beneficio ilícito”, se dirigieron sobre las 4,00 horas a la plaza Antonio Gala de Almuñécar, lugar frecuentado por la víctima. Allí le volvieron a invitar a consumir cerveza, de nuevo con tranquilizantes, y se originó una discusión entre María Victoria M.G. y el que era su vecino, el ya fallecido.

De aquel lugar se desplazaron todos a las inmediaciones de la estación de autobuses del municipio, donde volvieron a hacerle beber cerveza mezclada con tranquilizantes. Juan F.R.P., “conocedor de la homosexualidad” de Jesús M.C., le invitaba a beber y se dejaba acariciar por éste. De allí, se fueron a la Plaza de los Magnolios, donde siguieron haciéndole beber cerveza.

Con posterioridad, Juan F.R.P. le propuso marcharse a su vivienda para tener relaciones sexuales, pero le pidió a la procesada Carolina F.P., que era su novia, que les acompañara. Una vez en la vivienda, la joven facilitó la entrada al resto de los procesados. Jesús M.C. acabó desvaneciéndose por el efecto de los medicamentos, por lo que Juan F.R.P. lo colocó en un sofá y lo tapó con la manta, mientras el resto desvalijaba el domicilio.

Así, se apoderaron de una bolsita de marihuana, de 15 euros, de las nuevas llaves de la casa, un neceser con objetos personales, varios CD de música, y un televisor LG que se encontraba colgado en la pared, que se llevaron a la casa de María Victoria M.G., a unos 100 metros de distancia.

Fue entonces cuando María Victoria se quedó sola en la casa de su vecino y “guiada con un ánimo de venganza”, al haber prendido éste fuego a su vivienda en 2004 –hechos por los que fue condenado a dos años y medio de prisión– cogió un encendedor y procedió y le prendió fuego a un trapo que había junto a la cabeza de su víctima, que se encontraba inconsciente.

Cuando el sofá comenzaba a arder, ella se marchó del domicilio en dirección a su casa, donde se encontró con uno de los acusados al que comentó lo que había hecho. Ya en su vivienda, los cinco vieron desde la ventana cómo salía humo de la vivienda de Jesús, sin que intentaran dar el aviso a los bomberos.

Cuando los servicios de emergencias se personaron en la casa, hallaron junto a la puerta el cadáver de Jesús, que había muerto por inhalación de humo.

El incendio alcanzó altas temperaturas en el interior de la vivienda, destruyó todo el mobiliario y afectó a todas las estancias del piso, lo que supuso un riesgo para la vida de los habitantes del inmueble, dado que las llamas pudieron propagarse y el siniestro se registró de madrugada.

La víctima tenía 43 años en el momento de su muerte, era soltero y tenía tres hermanos. El televisor robado, que fue encontrado en la terraza del edificio, ha sido tasado en 395 euros, y los daños en la vivienda en 12.664 euros, a los que se suman los del propio edificio, valorados en 1.069 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *