Viernes, 24 Marzo, 2017

Piden 20 años de cárcel para un acusado de prender fuego a la vivienda de su expareja

En mayo de 2014, el acusado comenzó a amenazarla mediante mensajes de texto y de voz a su teléfono móvil afirmando que le iba a hacer "daño"

Juzgados de la Caleta | Foto: Archivo


image_print

La Fiscalía de Granada ha solicitado una pena de 20 años de prisión para un hombre acusado de intentar prender fuego a la vivienda de su expareja, en Padul (Granada), y de amenazarla de muerte de forma reiterada a través de mensajes y llamadas telefónicas.

Al procesado, Braulio M.C., privado de libertad por esta causa desde mayo de 2014, se le atribuye un delito de incendio, por el que el Ministerio Público solicita una pena de 18 años de cárcel, y otro delito continuado de amenazas graves por el que pide para él otros dos años de prisión.

Según consta en el escrito de acusación provisional, al que ha tenido acceso Europa Press, el procesado mantuvo una relación sentimental con Inmaculada G.V en 2013 y, una vez finalizada, ella se fue a vivir a Suiza. No obstante, cuando regresó a España, en mayo de 2014, el acusado comenzó a amenazarla mediante mensajes de texto y de voz a su teléfono móvil afirmando que le iba a hacer “daño”.

De igual forma, realizó llamadas al teléfono de la hermana de su expareja advirtiendo de que “la iba a matar, la iba a rajar y todos iban a llorar, que lo tenía todo pensado, que él se iba a Albolote y se quedaba tan a gusto”. “Yo voy a estar preso pero orgulloso de lo que he hecho”. Estas conversaciones fueron grabadas por la hermana de la víctima con su teléfono móvil y aportadas en sede judicial.

En este contexto, el 13 de mayo de 2014, en torno a las 23,15 horas, el acusado se presentó en la vivienda de Inmaculada, en el municipio de Padul, y con el propósito de prender fuego en el piso roció con gasolina un mueble de madera que se encontraba en el rellano iniciando la combustión. Esto produjo una gran explosión con el correspondiente incendio, el cual impidió a Inmaculada salir de la vivienda hasta que las llamas fueron sofocadas por los vecinos.

Según el fiscal, existió un grave peligro de propagación y riesgo para los moradores del inmueble, donde los daños ocasionados ascendieron a 3.007,59 euros.

El procesado, para el que la Fiscalía también solicita la prohibición de comunicarse con su expareja y de acercarse a ella a menos de 500 metros, será juzgado por estos hechos el 1 y 2 de octubre en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *