Jueves, 27 Julio, 2017

            

Peñaranda: El talento de altas cotas

Al delantero le ha bastado una temporada en la élite para refrendar su fútbol vertical y autosuficiente | Su hipotética marcha dejaría, por ahora, huérfana de ideas a la línea ofensiva

Adalberto Peñaranda disparando a puerta | Foto: Archivo GD
Gabriel Sánchez | @Gabisancara


image_print

Ayer se materializó la primera toma de contacto entre afición y el plantel dirigido por Jémez, que ofreció un entrenamiento a puertas abiertas con algunas bajas de renombre, recordadas por las 400 personas que acudieron a la Ciudad Deportiva para dar aliento en este primer compás de la pretemporada. Adalberto Peñaranda (1997) se erigió como uno de los grandes ausentes, ya que aún contando con permiso tras su participación en la Copa América Centenario, la vistosidad de su proyección y la pertenencia de sus derechos económicos a Gino Pozzo hace que, cada vez más, el venezolano se aleje de la ciudad de la Alhambra.

El técnico palmense ya manifestó en su día que lucharían tanto él como la directiva para mantener a la perla merideña al menos una temporada más, operación que se torna muy complicada con un manifiesto del Watford encima de la mesa que aboga por reclutarlo junto a los ex granadinistas Success, Nyom e Ighalo.
La realidad es que Peñaranda tiene cotas más altas. Tras una aparición estelar esta campaña, ha roto las puertas de “La Vinotinto”, donde ya ha disputado minutos en la reciente Copa América Centenario, sucumbiendo en cuartos de final ante Argentina. Además, siempre han pululado muchos rumores acerca de su posible fichaje por equipos de primer nivel, como el West Ham o Tottenham.

No sería para menos que el delantero buscase destinos con ambiciones más consolidadas: Desde el primer partido que disputó aquel 22 de noviembre de 2015 en casa ante el Athletic quedó patente que tanto él como Success representaban la principal credencial goleadora del Granada. Sandoval le subió del filial tras una lesión de El Arabi, ostentando en ese momento la distinción de haber sido el jugador más joven en debutar en primera con el Granada CF, contando con 18 años y 6 meses. A raíz de la victoria frente al conjunto bilbaíno, Adalberto ha sido un fijo en las alineaciones tanto para Sandoval como para José González, jugando todo lo que las amonestaciones y lesiones le han permitido.

INDEPENDENCIA DE CREACIÓN

Peñaranda se ha mostrado en el Granada como autosuficiente, sobre todo con el balón en los pies. Es vertical, agresivo, conduce la bola con criterio y velocidad, tiene desborde y también pegada. Es decir, no necesita casi nada del equipo para generar peligro, lo que ha beneficiado a un Granada que en esencia siempre tuvo problemas de creación de juego y nula conexión con la línea ofensiva. Tanto él como Success siempre han jugado muy aislados y, además, todavía carecen de gran efectividad, pero su descaro ha obligado la mayoría de las veces al rival a recular. Su bagaje durante la pasada temporada en la élite fue de 27 partidos entre Liga y Copa, repartidos en 1986 minutos y con el saldo de 5 goles y 5 asistencias. Aparte, en los nueve partidos que jugó en el filial antes de dar el salto cualitativo logró la consecución de otros tres goles.

Actualmente, con la marcha de Success, El Arabi y el previsible adiós de Peñaranda, el Granada se ha quedado por ahora sin ningún postillón que lidere el alma del gol. Se cuenta con Barral, que deberá demostrar lo que ha dejado por ahora en deseo, y con un Machís meteórico que vuelve con rodaje de su cesión al Huesca, habiendo marcado 9 tantos en LaLiga2 y 1 en Copa. Con un sistema ofensivo y de rápidas transiciones como el de Jémez, la línea atacante se debe reforzar con delanteros versátiles que abarquen gran parte del terreno de juego, en un ofrecimiento continuo a sus compañeros de pase, siempre buscando la sinergia del equipo y no la individualidad aislada del proyecto común.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Que se vallan peñaranda y compañia poco importa si lo que parece que llega da la talla . Los que se vallan que se vallan con viento fresco . Que parece que se van Maradona, Mesi y Ronaldo, Y hay que tener en cuenta que si no fuera por lo que es, ni con estos ni sin ellos a segunda nos hubieramos ido.