Domingo, 22 enero, 2017

Pedro Sánchez plantea las elecciones como un referéndum por el cambio y promete decencia, diálogo y dedicación

"Puedo prometer y prometo decencia, diálogo y dedicación". Estas palabras, que recuerdan a las pronunciadas por el expresidente Adolfo Suárez

Foto: Archivo
E.P


image_print

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido este sábado que las elecciones del próximo 26 de junio son “un referéndum por el cambio” y ha insistido en que sólo los socialistas lo pueden garantizar. Así lo ha dicho en el comienzo de la precampaña, en el que ha prometido “decencia, diálogo y dedicación”.

“Puedo prometer y prometo decencia, diálogo y dedicación”. Estas palabras, que recuerdan a las pronunciadas por el expresidente Adolfo Suárez, han sido pronunciadas por el líder de los socialistas ante sus compañeros nada más ser ratificado por el Comité Federal del PSOE como candidato a La Moncloa, un acto en el que el PSOE ha buscado exhibir unidad y fortaleza, con la imagen de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, presentando a Sánchez.

Como ha hecho la también líder de los socialistas andaluces, el secretario general del PSOE ha defendido que el partido tiene que salir a ganar estos comicios, “con convicción, ganas y determinación”. Y se ha mostrado “convencido” de que los españoles “en su mayoría van a decir ‘sí’ al cambio”.

Y es que, a su juicio, el próximo 26 de junio, no es una repetición de elecciones ni una segunda vuelta, sino un plebiscito en el que “algunas papeletas” ofrecen un “no al cambio” y “sólo una garantiza el sí al cambio, que es la del PSOE”.

Sánchez ha sacado pecho de los esfuerzos de los socialistas después del pasado 20 de diciembre para intentar lograr un acuerdo de gobierno y ha recalcado que ha cumplido con su palabra y no ha querido ser “presidente del Gobierno a cualquier precio, con el apoyo de independentistas”. “Así que os pido un mayor apoyo el 26 de junio”, ha dicho.

El candidato del PSOE ha querido que su primer mitin de precampaña fuera en positivo y, así, ha ocupado la mayor parte de su intervención en recuperar las propuestas que ya hizo a los españoles para el 20 de diciembre, insistiendo en que los socialistas son los únicos que pueden traer el cambio a España.

De esta manera, ha recordado su compromiso de acabar con la pobreza infantil en cuatro años, aprobar un ingreso mínimo vital, convertir las becas en un derecho, garantizar la universalidad de la Sanidad Pública y derogar la reforma laboral.

CONTRA LA “PEREZA” DE RAJOY

Sus mayores críticas han sido contra el PP y la “pereza” del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, a quien ve cómodo en este papel sin tener que “rendir cuentas”, y se ha burlado de la coalición de Podemos e IU pero, a diferencia de Susana Díaz, no ha sido incisivo en sus críticas a esta confluencia.

Además, ha introducido una ‘puya’ a Ciudadanos, partido al que tampoco ha nombrado, cuando ha cargado contra la propuesta de su líder, Albert Rivera, de buscar un presidente independiente para el Gobierno de España.

Sin embargo, ha preferido hablar del PSOE y de sus propuestas y ha tirado de orgullo por su historia y por su presente, por los gobiernos autonómicos y locales en manos de socialistas, que permiten que el Estado del bienestar siga en pie “pese a los envites de la derecha”.

“Estoy tan convencido de que el cambio va a llegar porque ya está aquí, sois todos vosotras y vosotros”, ha remachado, para después defender que ese cambio lo ha liderado siempre el PSOE con hombres como Pablo Iglesias, Julián Besteiro, Francisco Javier Fernández de los Rios, Alfonso Guerra, Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba o José Luis Rodríguez Zapatero.

Y ha llamado a los socialistas a seguir haciéndolo, convencidos de que el PSOE se caracteriza por “la ejemplaridad de sus dirigentes”, de la que ha hecho bandera. “Somos el partido de la honradez, intransigente, y vamos a hacer un gobierno de cambio que sea el de la honradez”, ha remachado.

Para ello, se ha comprometido a seguir practicando la ‘nueva política’ tal y como él la entiende, esto es, fuera de “trincheras ideológicas” para poder poner en marcha “grandes transformaciones”.

Sánchez se ha mostrado orgulloso de ser el candidato del PSOE. “Me conocéis, soy uno de los vuestros”, le ha dicho a sus compañeros, y con los candidatos en la lista por Madrid flanqueándole en el escenario.

“NOSOTROS SOMOS EL PSOE”

“El PSOE no es mío, no es de Felipe González, de Guerra, de Rubalcaba, de Zapatero, de Pablo Iglesias, de Julián Besteiro. Nosotros somos el PSOE”, ha dicho.

A su proclamación han acudido todos los ‘barones’ a excepción de los presidentes de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; la Comunidad Valenciana, Ximo Puig; Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y Baleares, Francina Armengol. Tampoco ha estado el primer secretario del PSC, Miquel Iceta.

Al finalizar su intervención –que al igual que Díaz ha hecho en un escenario circular sin atril ni micrófono de mano– se ha unido a él su mujer, Begoña Gómez, y, tras un beso, ambos han saludado a los militantes y simpatizantes, que les aplaudían en pie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *