Viernes, 24 Noviembre, 2017

            

Pedro Morilla: “No nos planteamos el ascenso, pero no vamos a renunciar nunca a nada”

El entrenador del Granada B analiza la actualidad del filial rojiblanco y la reestructuración del club | Piensa que "se ha dado un paso adelante con la 'españolización" del primer equipo y que el año pasado "no se conjuntó un equipo"

Pedro Morillas, entrenador del Granada B, atendió a Granada Digital | Foto: Javier Gea
Jose María Ruiz España | @Chema_Ruiz22


image_print

El Granada CF B está realizando un inicio de temporada histórico. Con cinco victorias, dos empates y sólo dos derrotas, el filial rojiblanco se sitúa en la segunda posición del Grupo Cuarto de Segunda División B para recibir, este domingo, al Cartagena, uno de los equipos destinados a estar arriba. Todo esto, después de una transformación radical de la plantilla en la que se han incorporado 20 nuevos futbolistas, quedando completamente desligado de Gino Pozzo, el anterior propietario del club, que se había reservado los derechos sobre el filial para continuar formando a sus jugadores.

El banquillo no se salvó de esta remodelación. Lluis Planagumá abandonó la entidad y su cargo lo ocupó Pedro Morilla, cuya labor fue la de liderar el cambio desde la secretaría técnica y lograr el buen funcionamiento de un grupo totalmente nuevo como entrenador. “Hasta la música ha cambiado” comentó el técnico, que habló del proceso de transición que ha vivido el club este verano con la llegada de Manolo Salvador, de la actualidad del filial rojiblanco y de la posibilidad de ascender con el ‘B’, entre otros asuntos.

Pregunta: El equipo va segundo con cinco victorias y dos empates en nueve partidos. ¿Cuál piensas que es la base del éxito de este Granada B?

Respuesta: Hasta ahora estoy muy contento. Sobre todo, porque es una plantilla totalmente nueva, han sido casi 21 incorporaciones, la dinámica con la que venía el ‘B’ en los últimos años es totalmente diferente… Más que por la posición actual, es por la buena dinámica de los chavales -apunta satisfecho por el trabajo de sus jugadores, algo que mantiene durante toda la entrevista-, que vienen sabiendo a lo que han venido a Granada. Se ha cambiado un poquito el perfil de futbolistas. Antes era un perfil más de futbolista enfocado a la inversión económica y aquí se ha intentado ‘españolizar’ este año el Granada y dotar al futbolista del potencial en cuanto a que sienta los colores del Granada y que su máxima aspiración sea jugar en el primer equipo del Granada. En ese aspecto estoy muy contento. El grupo que se ha formado es sensacional y creo que puede ser la base, hasta ahora, de la buena dinámica. Pero la posición es anecdótica. Yo siempre digo que la Segunda B es muy complicada, que hay que ir partido a partido. Hasta ahora están respondiendo los resultados pero, independientemente de los resultados, el trabajo y la dedicación de los chicos es formidable.

P.: Has mencionado la diferencia entre la plantilla del año pasado y la actual, pero , en el equipo como tal, ¿cuál piensas que es la diferencia entre el año pasado y este?

R.: Al final, somos entrenadores distintos los que estamos. El año pasado estaba Lluis, que creo que hizo una labor buena con los futbolistas que tenía, y este año estoy yo, entonces los conceptos futbolísticos cambian. El cuerpo técnico actual, que es magnífico, enfocamos mucho el trabajo en el equilibrio del equipo. Creemos en que los futbolistas realicen un buen fútbol, pero creemos que, en el fútbol actual, defensivamente tienes que tener los conceptos muy bien consolidados. A partir de la base de tener los conceptos defensivos muy bien consolidados, los equipos normalmente crecen y el nuestro, en cuanto a juego, yo creo que ha dado un pasito adelante y cada día se están viendo más cosas en facetas ofensivas, y eso es importante. Al futbolista de cantera, al futbolista joven, hay que dotarlo de lo que se va a encontrar en el fútbol de élite, si es capaz de llegar. Esto es un embudo, al final llegan pocos, pero lo que sí estamos intentado es preparar al futbolista para que, en cualquier momento, si José Luis Oltra, que es nuestro ‘míster’ del primer equipo, necesita tirar de alguno, que esté en disposición de competir en Segunda División, y yo creo que, en ese aspecto, se está consiguiendo.

“EL GRUPO QUE SE HA FORMADO ES MAGNÍFICO”

P.: Ya hemos hablado del buen inicio de campaña que ha habido y casi es imposible no preguntarse si el equipo se plantea el ascenso.

R.: No, no, no -de forma rotunda-. Nosotros preparamos las semanas para intentar ganar al contrario. Esto es un deporte y la función principal de un equipo de cantera, a priori, no es ascender, ni mucho menos. El objetivo nuestro, cuando comenzó la pretemporada, era consolidar al equipo en Segunda División B y no pasar apuros para no descender. Lo que pasa es que, al final, el fútbol te lo van marcando los resultados. Mientras la formación se esté dando, que es con lo que nosotros estamos muy contentos, que el futbolista se está formando, que están evolucionando mucho, que se está trabajando en aspectos tanto físicos, técnicos, tácticos y psicológicos del futbolista durante cada semana para que crezca; y mientras los resultados se vayan dando, nosotros no vamos a renunciar nunca a nada. Pero, a priori, el objetivo no es, ni mucho menos, el ascenso. Es consolidar al equipo en Segunda B. Este año es importante, de transición, por lo que hemos dicho antes de que ha habido un cambio grande en la estructura tanto en el primer equipo, como en el segundo. El trabajo de verano de todo el estamento deportivo ha sido muy grande para dar este vuelco al Granada y consolidarlo. Todo lo que vaya viniendo en cuanto a los resultados, pues bienvenido sea, y si llega el final de temporada y estamos metidos en ese objetivo, no vamos a renunciar a intentar ir a por ello, pero ya te digo que al futbolista y al grupo se le inculca el ‘partido a partido’.

P.: Aunque, como dices, el ascenso no es el objetivo, este hipotético ascenso dependería de la situación del primer equipo. ¿Cómo has visto el inicio de temporada de los de Oltra?

R.: Bien, yo creo que es un equipo que está igual: son muchísimos futbolistas nuevos. Creo que se ha dado un paso importante este año en cuanto a la ‘nacionalización’ y ‘españolización’ del equipo y el equipo va a más. La Segunda es muy complicada y más para los equipos que tienen la presión añadida de tener que estar arriba sí o sí. En ese aspecto, yo creo que José Luis es un magnífico entrenador que va a sacar, seguramente, todo lo bueno de todos los futbolistas y yo creo que se ha hecho una plantilla lo suficientemente equilibrada para poder optar por el ascenso, sin decir que va a ser seguro, porque hay tanta igualdad y es tanta la competencia que hay en la categoría que van a haber, este año, seis o siete equipos luchando por ello. Pero yo creo que el Granada está haciendo las cosas muy bien, que el míster está trabajando muy bien, que el grupo es bueno, es sano y que seguro que nos van a dar alegrías este año.

Pedro Morillas atiende a Granada Digital | Foto: Javier Gea

 

P.: Antes has hablado sobre la cantidad de jugadores nuevos que hay en la plantilla del Granada B. ¿ Fue difícil acoplar a tantos nuevos jugadores?

R.: Al final es lo bonito de esto. Nos encontramos con un grupo totalmente nuevo, pero es muy importante la predisposición del futbolista, y el grupo que se ha formado en cuanto a chavales es magnífico. El fútbol es de los futbolistas. Esa frase me gusta mucho. Al final, el fútbol es lo que ellos quieran y estos chavales han venido predispuestos a intentar triunfar dentro del Granada B este año e intentar promocionar en años posteriores al primer nivel. Esa predisposición hace que todo sea más fácil. Han cogido, desde el primer día, los conceptos que nosotros les queremos inculcar, estamos avanzando durante la temporada en meterles más conceptos futbolísticos, aunque ellos mejoren, como hemos dicho, en todas las capacidades. En ese aspecto, estoy muy contento, sabiendo que es una labor muy complicada el englobar muchos futbolistas nuevos, pero ellos nos lo han puesto al cuerpo técnico relativamente fácil por su prediscposición.

P.: ¿Qué papel tomaste en la planificación de esta plantilla?

R.: El papel de estar dentro de la secretaría técnica y englobar un trabajo en el que se ha visto mucho fútbol durante todo el año. En ese aspecto, hemos ido a las necesidades que tenía el equipo y yo soy uno más de los que estaba dentro de la secretaría técnica junto a David Peláez, Javi Sanz, Manolo Salvador, que era la cabeza visible, Tony Adams, cuando estuvo, también… Uno más de la disposición de la secretaría técnica. Yo creo que se ha hecho un trabajo muy bueno de ver fútbol. Al final, lo que tiene que hacer una secretaría técnica es ver fútbol y cuando te pidan opinión, darla, y yo, en ese aspecto, que he estado dentro, creo que se ha visto mucho mucho fútbol y yo creo que hay gente muy preparada dentro del Granada para desarrollar esas labores.

“CUANDO HAY UNA VENTA DE UN CLUB, COMO EL AÑO PASADO,

HACER UN EQUIPO A PRISA Y CORRIENDO ES DIFÍCIL”

P.: ¿Hay algún jugador que te haya sorprendido por encima del resto?

R.:  No me gusta individualizar. Yo creo que todos los futbolistas, incluso alguno que no ha tenido la oportunidad de debutar, están mejorando muchísimo y cada día nos sorprenden más. Al cuerpo técnico nos encanta ver los entrenamientos. Muchas veces estamos de espectadores porque la intensidad y el nivel tan alto que hay en los entrenamientos da gusto verlos. En ese aspecto,  no me gusta individualizar. Yo creo que hay muy buenos futbolistas , futbolistas que están creciendo y que ojalá que el año que viene o dentro de dos años podamos ver que varios de ellos están en la élite del fútbol porque estoy muy contento con todos ellos. No quiero dar un nombre específico porque sería caer en un error porque todos se lo merecen.

P.: Precisamente, la siguiente pregunta viene a relación con esto último que comentas. ¿Ves a alguno de estos jugadores, en un futuro, en la primera plantilla del Granada?

R.: Sí, ¿por qué no? Creo que están creciendo, lo que pasa es que este año es complicado, y yo lo digo en otras entrevistas que he tenido: ojalá que no tenga que subir ninguno, porque eso significa que en el primer equipo se están haciendo las cosas muy bien. Hay una plantilla muy equilibrada en el primer equipo como para, por sí sola, optar a lo que todos queremos, el ascenso de categoría. Pero sí te digo que cualquiera de los futbolistas que nosotros tenemos en plantilla, en un momento dado, si José Luis necesitara tirar de alguno, está a disposición de disputar minutos con el primer equipo y yo creo que sí, que en años próximos a alguno de los futbolistas los vamos a ver, ojalá sea en el Granada, pero en fútbol de Segunda o Primera División, seguro que alguno nos va a sorprender y va a estar ahí.

El técnico del filial se mostró orgulloso de sus futbolistas y analizó la remodelación del club | Foto: Javier Gea

 

P.: También en relación a la composición de la plantilla, hay un aspecto que a la afición le suele preocupar: ¿por qué hay tan pocos jugadores granadinos entre el primer y segundo equipo?

R.: Este año se ha intentado ‘españolizar’ al equipo, tanto al primero como al segundo. El segundo equipo, más, porque pensamos que la base tiene que ser diferente a lo que ha habido anteriormente. La base de un equipo de cantera tienen que ser futbolistas que se identifiquen con el club. Han venido futbolistas, sobre todo, andaluces, futbolistas de Madrid… Pero lo que sí está claro es que el siguiente paso es potenciar la cantera , donde yo creo que se está haciendo también un trabajo muy bueno, y la base del trabajo de cantera es que los futbolistas vayan llegando, sobre todo, al filial. Sí es cierto que tienen que llegar los futbolistas que tengan nivel. A día de hoy, nos hemos encontrado con una Segunda B muy competitiva. Tenemos tres o cuatro futbolistas cedidos en Tercera División, que es un paso muy importante. El futbolista que sale de juvenil necesita un paso puente. O marcas mucho la diferencia, o es complicado pasar de juvenil a Segunda B. La Segunda B es una categoría muy muy exigente. Entonces, sí es verdad que ese paso de Tercera División y después intentar dar el saltito a Segunda B es importante. Es lo que se va a pretender, que la escalera sea buena y por supuesto que uno de los puntos importantes del proyecto es que, cuantos más futbolistas de nivel de Granada haya en el primer equipo, mejor. Pero es un proceso en el que hay que ir paso a paso y este año hemos recuperado a Antonio Marín, que es granadino, Pablo González, que es granadino, David Granade nació en Granada, Migue también es granadino, han hecho la pretemporada Espínola y Marcos, que son dos chicos que tienen recorrido también… La intención es esa: ir creciendo en el número de granadinos dentro del filial.

P.: Hablando ya de la competición, ¿cuál piensas que es el equipo más fuerte de este Grupo Cuarto que, además, este año se ve tan igualado?

R.:  Hay equipos que, por presupuesto y por sus objetivos, tienen que luchar por estar arriba. Yo creo que los principales son el UCAM, Cartagena, que es el rival que tenemos el domingo, Extremadura, que tiene un presupuesto muy alto, el Real Murcia es otro de los equipos… Son cuatro equipos que, a priori, tienen la obligación de estar ahí. Después están Melilla, Mérida, Marbella… Hay un ramillete de equipos importante que van a estar peleando por meterse ahí, pero los cuatro que he dicho al principio son los que, por obligación, sí tienen el objetivo de estar ahí. De hecho, tanto Extremadura como Murcia ya han cesado a los dos ‘míster’ y estamos en la jornada nueve. Yo creo que es excesivo. Aquí, en Segunda B, para el 80% de los equipos el objetivo es estar arriba, por eso nosotros tenemos que tener la cabeza muy tranquila, ir partido a partido. Los chavales están compitiendo enormemente, sabiendo que estamos compitiendo contra transatlánticos que quieren estar en Segunda porque es la salvación económica de muchos clubs. Los cuatro que he dicho al principio creo que son los que, en cuanto a presupuesto y futbolistas que tienen en sus plantillas, tendrían que estar ahí.

P.: Has metido entre esos cuatro equipos al UCAM, que lo entrena Lluis Planagumá. ¿Cómo valoras su actuación en el banquillo del filial el año pasado?

R.: Bien. Creo que él estuvo aquí y el objetivo, a priori, era el mismo. Era un grupo distinto, un grupo más enfocado a la inversión económica. El año pasado se tuvo que respetar el acuerdo con Gino Pozzo, el anterior propietario, y se tuvo que mantener aquí a un número importante de futbolistas que eran suyos y que, al final, son grupos complicados de llevar. Yo creo que, en cuanto al trabajo y la dedicación, fue bueno. Es buen profesional.

“LOS EQUIPOS ACTUALES TIENEN QUE ESTAR MUY BIEN TRABAJADOS

DEFENSIVAMENTE Y TIENEN QUE DOMINAR LAS TRANSICIONES”

P.: Respecto al primer equipo, ¿qué piensas que se hizo mal para que se consumara el descenso, finalmente?

R.: El tema del primer equipo es complicado. Cuando hay una venta de un club, como el año pasado, hacer un equipo a prisa y corriendo es difícil. La Primera División es muy exigente. Ahí ya sí marca muchísimo el acertar, el tener un trabajo por detrás realizado y realizar la composición de un equipo prácticamente en un meses muy difícil. Luego, se dieron muchas circunstancias. Había futbolistas que, a lo mejor, sí te servían para la categoría y no continuaron en el Granada -se muestra crítico, haciendo referencia a Paco Jémez-, se firmaron muchos futbolistas cedidos y, cuando las cosas van mal, el futbolista que es cedido no tiene ese compromiso con el club, lo que hace que den un pasito para atrás. Sí hubo un momento que el equipo se enganchó con Lucas, luego el equipo volvió a bajar… Individualmente no había tan malos futbolistas, pero no se conjuntó un equipo y eso sí fue la clave del descenso: la predisposición de algunos futbolistas que, cuando las cosas vinieron mal dadas, no son un grupo consolidado como lo fueron otros equipos de España, como el Leganés, que sí tenía una base más sólida de años anteriores y yo pienso que eso sí hizo a su equipo, en los momentos duros, tirar para arriba y salvar la categoría. Nosotros, al revés: en los momentos duros, el grueso de los futbolistas no eran tuyos y dieron un paso para atrás.

P.: Llegaste al Granada como encargado de la secretaría técnica. ¿Cómo terminas, finalmente, en el banquillo del filial?

R.: Como se dice, la cabra tira al monte. A mí lo que me gusta es entrenar. Sí es cierto que el mundo del fútbol te lleva a diferentes puntos y los últimos cuatro años, aunque sí me dejaron compaginarlo en el Betis varias temporadas, pasé a secretaría técnica y dirección deportiva y, cuando me llama, a final de agosto, ‘Piru’ para que venga aquí, me presenta el proyecto y yo creo que es un proyecto muy atractivo. Yo estaba bien en el Betis pero siempre le gusta a uno avanzar. Vienes de una posición que a mí me gusta y este año, cuando se dice que Lluis no va a continuar, es cuando a mí me preguntan que si me gustaría coger al equipo. Directamente, Manolo Salvador fue el que me lo propuso y yo le dije que sí. Con 32 años me retiré del fútbol y empecé, aunque ya estaba entrenando juveniles cuando estaba en activo, a entrenar, y, con 33, me meto en Segunda B. Mi vocación es entrenar. Este año se ha dado la oportunidad, creo que estoy muy capacitado para ello y es lo que me gusta. Sigo compaginándolo con labores de secretaría técnica y esa es la historia. Verdaderamente, lo que a mí me gusta y es vocación, aunque lo otro me encanta, es entrenar.

Morilla afirma que no se plantean el ascenso, pero no renunciarán a él si tienen la oportunidad |Foto: Javier Gea

 

P.: ¿Cuál es tu idea de fútbol?

R.: Yo creo mucho en el equilibrio. Yo creo que los equipos actuales tienen que estar muy bien trabajados defensivamente y tienen que dominar las transiciones, el ‘cambio de chip’ que se decía antes. El fútbol actual es un fútbol de ida y vuelta donde tienes que estar preparado, cuando defiendes, para atacar rápido y, cuando atacas, estar preparado rápido para defender. Ese es el trabajo, casi semanal, que a mí me gusta. Me gusta el buen fútbol, pero sí me gusta mucho que mis equipos sean equilibrados y que, defensivamente, tengan los conceptos muy claros y el dominio de las áreas. El fútbol se desarrolla en un terreno muy amplio, pero las zonas definitivas son las áreas. Yo doy mucha importancia a saber defender muy bien tu área y ser muy agresivo en ataque. Me gusta llegar con mucha gente, que se ocupen todas las posiciones de remate y el fútbol elaborado cuando se pueda hacer. Que el equipo esté preparado para los distintos tipos de partidos que te vas a encontrar, tanto en la competición, como en un mismo encuentro. En un mismo partido hay muchas fases y las tienes que dominar. Los equipos que mejor dominen todas las fases del juego van a ser mejores equipos. Eso es lo que yo intento plasmar en nuestros entrenamientos, ayudado por David y Roberto. Es lo que intentamos trabajar semana a semana, el equilibrio y que nuestro equipo juegue bien al fútbol, pero que defensivamente sean fuertes.

P.: ¿Piensas que esta idea se está reflejando cada semana?

R.: Sí. Es lo que digo antes, que los chavales han mostrado una predisposción y la idea de juego les gusta, y se ve, ya no sólo en los partidos, sino en cada entrenamiento. El equipo seguro que va a perder partidos, pero nuestro equipo compite, domina las fases del juego y eso es importante para un filial. Que chavales jóvenes tenga estos conceptos consolidados es importante porque les va a hacer crecer y van a estar cerquita de poder estar en el fútbol de élite, donde muchos de los conceptos que he dicho creo que, ahora mismo, son los que se reflejan en los equipos. Son partidos donde las diferencias son mínimas, donde tienes que dominar muchas cosas, y eso es lo que se está intentando trabajar con los chavales y estoy contento porque en los partidos se refleja lo que trabajamos.

“YO SOY UN GRANADINISTA MÁS”

P.: Antes has dicho que, a la hora de confeccionar tanto la plantilla del primer equipo como la del filial, se buscaba que en los jugadores se generara un sentimiento hacia el club. ¿ Cuál es tu sentimiento hacia al Granada?

R.: Yo soy un granadinista más. Desde el primer día que vine a trabajar aquí, a mí me cambia el chip. Me debo a la entidad para la que estoy trabajando. La verdad es que creo que, aquí, el sentimiento hacia el fútbol es grande y yo soy un granadinista más. Yo tengo aquí a la familia, mi pequeño juega en el Granada, en los alevines, mi mujer también se ha adaptado perfectamente a la ciudad, a mi mayor también lo tengo aquí, así que, un granadinista más -insiste- y estoy deseando que este año consigamos el objetivo, sobre todo, en el primer equipo, que recuperemos la categoría que se merece, que es la Primera División, y, a partir de ahí, que el club crezca. Yo creo que hay un proyecto muy importante por detrás y es importante que este año recuperemos la categoría, sabiendo que es muy difícil. Estoy volcado con el club y volcado con la ciudad. Cada uno tiene su pasado. Yo nací, prácticamente, en el Betis, mi familia está relacionada con el Betis -comenta orgulloso-, mi padre fue ATS del Betis 35 años, mi abuelo llegó a ser hasta entrenador del Betis B… Eso lo llevas por detrás pero, a día de hoy, mi equipo es el Granada y estoy volcado con el club, con la afición y con la ciudad -vuelve a insistir-.

P.: ¿Te gustaría ver en el futuro a tu hijo jugando en el primer equipo del Granada?

R.: Hombre, sería precioso -señala sin dejarse llevar por el “amor de padre”-. Es muy chico. Yo le digo que disfrute, tiene diez años. Yo, cada vez que llego aquí, todas las mañanas, doy gracias a Dios por tener estas instalaciones para trabajar, trabajar en lo que te gusta… Es algo que también intentamos inculcar a los futbolistas. Que, cada día que entren por la Ciudad Deportiva, den gracias a Dios por estar aquí, estar dedicándote a una profesión teniendo unos medios de primer nivel a tu alcance, y a mi chiquitito le digo lo mismo. Le digo que estudie. Cada día le gusta más el fútbol, pero, como ya he dicho, estando en el Granada B es complicado llegar a la élite, pues imagina para un niño con diez años. Pero sí es verdad que yo entré, también, muy chiquitito a jugar al fútbol y la educación deportiva te vale para el futuro. Estoy muy contento porque, además de la educación académica, que es la que tiene en el colegio, está en un equipo de fútbol y esa educación le va a valer, independientemente de si sigue o no en el futuro. Si sigue y lo vemos en el Granada en un futuro, pues súper contento.

 

Si no puede ver el vídeo haga clic aquí

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *