Sábado, 22 Septiembre, 2018

            

Partido gris de la segunda unidad

Los jugadores menos habituales del Granada CF tuvieron la oportunidad de convencer a Diego Martínez en el encuentro ante el Elche

José Antonio Martínez y Pablo Vázquez formaron pareja de centrales | Foto: Sonia Arcos (Elche CF)
Chema Ruiz España | @Chema_Ruiz22


image_print

Tal y como adelantó Diego Martínez en la rueda de prensa previa al duelo copero frente al Elche, los jugadores menos habituales tuvieron su oportunidad de convencer al técnico nazarí y defender la camiseta del Granada. Sin embargo, el choque terminó con la primera derrota oficial del conjunto rojiblanco y la actuación segunda unidad dejó sensaciones dispares que colorean el partido con diferentes tonos de gris.

Estuvieron acompañados en el once titular por Quini y Fede Vico, que han jugado todos los encuentros disputados hasta la fecha, y Alberto Martín, que regresó tras perderse el choque ante el Extremadura. Ninguno de ellos cuajó una buena actuación, aunque el que anduvo más desaparecido durante los 45 minutos que jugó fue Fede Vico. Entró muy poco en contacto con el esférico y fue el sacrificado en el descanso para que entrase Víctor Díaz, cuya actuación fue correcta, teniendo en cuenta el momento en el que saltó al campo.

Por su parte, Alejandro Pozo, aunque no pertenece a la segunda unidad para Diego Martínez, estrenó titularidad con el Granada en una noche que no será del todo bien recordada por el hervense. Estuvo participativo e intentó generar peligro en numerosas ocasiones, pero no obtuvo el éxito que cosechó en su encuentro anterior. Pese a ello, volvió a ser decisivo en el tanto rojiblanco al forzar el saque de esquina y colocarlo él mismo en la cabeza de Pablo Vázquez. Además, en los últimos minutos realizó un gran despliegue físico para buscar con ahínco el empate y evitar que la ventaja ilicitana se incrementase.

En una situación similar en cuanto a minutos se encuentra Nico Aguirre. El centrocampista argentino volvió a ser titular y tiró de garra para lograr la reacción del cuadro rojiblanco, pero continúa sin cuajar una buena actuación y su ímpetu en defensa le hace jugar al borde de la cartulina en la mayor parte de las acciones. Cometió un penalti claro, al desviar un disparo con la mano, que terminó convirtiéndose en el 1-0.

ADRI CASTELLANO, LA MAYOR SOMBRA

Pablo Vázquez y José Antonio Martínez sí que se pueden considerar, al menos hasta ahora, miembros de esta unidad B del Granada. De hecho, fue el debut oficial de Pablo Vázquez con el conjunto rojiblanco mientras que Martínez estrenó titularidad, ambos protagonizando numerosos errores defensivos durante todo el choque. El gol del central valenciano maquilló su actuación e, incluso, pudo convertirse en el héroe del partido si hubiera anotado la clara ocasión que tuvo en el minuto 89.

También en la zaga actuó, sin duda, el nombre propio del encuentro. Adri Castellano solo duró 37 minutos sobre el terreno de juego en su debut oficial con el Granada CF, del que no guardará un grato recuerdo. Protagonizó el primer error grosero del encuentro en un lance con Josan, que encontró muchas facilidades por su lateral, y, cuando parecía arrojar un poco de luz a su actuación con una gran jugada que terminó estrellando en el larguero, cometió una falta torpe también sobre Josan que le costó la segunda cartulina amarilla.

Arriba actuó Juancho, que fue el encargado de llevar el peso ofensivo del cuadro rojiblanco. Hizo diabluras entre Zotko y Fran Cruz que, sin embargo, no le sirvieron para anotar. Además, fue generoso en el esfuerzo defensivo, lo que hizo que se fuese apagando con el paso de los minutos.

AARÓN LLAMA A LA PUERTA

Si Adri Castellano fue la mayor sombra del encuentro, la luz más brillante fue la de Aarón Escandell. El guardameta debutó con el Granada en partido oficial tras haber superado su lesión y se convirtió en uno de los protagonistas del encuentro. Estuvo siempre bien posicionado y rápido para salir al cruce, teniendo que salvar más de un contratiempo en la primera parte.

En la segunda, sacó gran parte de su repertorio de paradas para evitar que el Elche aumentase su ventaja, aunque no pudo hacer nada en los goles. En el primero de ellos, Jony le engañó por completo, mientras que en el segundo solo pudo observar cómo Provencio le fusilaba desde dentro del área.

Su buena actuación tras haber estado lesionado podría reabrir el debate sobre la portería rojiblanca, algo que ya sucedió el curso pasado en cada partido del filial granadinista, aunque, al menos por el momento, Rui Silva parece un fijo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.