Sábado, 21 Julio, 2018

            

Pablo López: “El éxito es que mis canciones sean más importantes que yo”

El cantante malagueño estará en Granada el próximo 23 de febrero para presentar su último trabajo 'Camino, fuego y libertad'

El cantante Pablo López | Archivo GD
EP


image_print

Pablo López (Málaga, 1984) regresa  con Camino, fuego y libertad, un nuevo álbum “muy introspectivo” con once canciones compuestas, grabadas y producidas entre Londres (Abbey Road Studios), Los Angeles (USA East West Studios), Marid (MG Studios) y Barcelona (Wiked Sound).

“Autobiográficos son todos mis discos, pero para este pensaba que había escrito canciones demasiado introspectivas. Al presentar los adelantos comprobé con alegría que había ido tan profundo que había dado con un punto que tenemos todos”, explica a Europa Press el malagueño sobre su tercera entrega.

Y añade a este respecto: “Si tuviera que destacar algo, es la honestidad que pongo en las canciones. Si yo abandonara eso, la gente me abandonaría a mi. El otro día me metí por la calle Preciados de Madrid y de las veinte personas que hablaron conmigo, 18 me hablaron de El Patio. El éxito es ese, que mis canciones sean más importantes que yo”.

El Patio al que se refiere Pablo López es el primer single de adelanto del álbum, con el que ha coronado diversas listas de ventas digitales y plataformas de streaming. “La gente la ha recibido muy bien. De hecho, me ha abierto a un público nuevo más de mi edad y que escucha lo que escucho yo”, plantea.

Para el malagueño, esta conexión se debe a que en sus canciones “no hay dobleces”, puesto que escribe lo que siente: “Yo he escuchado de todo siempre y esto es lo que soy yo ahora mismo. Si engaño, no me va a escuchar nadie porque lo único que tengo es esto, lo único que tengo son mis canciones”.

Entrevista a Pablo López | EP

MUSE, PINK FLOYD, SUPERTRAMP…

Destaca en este punto el malagueño su pasión por el álbum Origin of Symmetry que editó Muse en 2001 y para él era la “Biblia cuanto tenía 14 años”. “Las muchachas me miraban raro cuando venían a mi casa y escuchaban aquello”, lanza entre carcajas, antes de recalcar que los de Matthew Bellamy son “una de las bandas contemporáneas más potentes”.

Junto a sus influencias, cita también a ilustres de los setenta como Pink Floyd o Supertramp, en una enumeración que aprovecha para recordar que cuando él vivió en Londres “con 18 años y ponía cervezas y tocaba en el Metro, iba un par de días por semana a fantasear en la fachada de Abbey Road”, los míticos estudios donde los Beatles registraron algunas de sus mejores obras.

Con una inevitable mezcla de ilusión y orgullo, rememora que cuando al fin entró el pasado verano a grabar allí, se enfadó consigo mismo por no estar “emocionado”. Pero da una explicación: “Luego me di cuenta de que lo que pasaba es que quería hacer uso de Abbey Road, no decir que había estado allí, porque para eso me quedo en Málaga”.

Prosigue su relato ‘londinense’ explicando que fue hasta allí para grabar buscando la leyenda del lugar pero también a The London Metropolitan Orchestra. “No te digo que no buscara algún fantasma también”, bromea, para acto seguido confesar que “cuando quedaban cinco minutos” para que les echaran del estudio se puso a “llorar” al darse cuenta de que había estado trabajando donde grabaron David Bowie, Pink Floyd, los Beatles y tantos otros.

El resultado de su paso por Abbey Road se puede escuchar en canciones como El camino, íntegramente registrada allí, y que son buena muestra del sonido robusto que ha conseguido para el álbum. En ese caso en particular, gracias a esa “orquesta de 25 tíos tocando sin artificios. “Es gente tocando. Así sonaba y así se ha quedado. Que pase eso en el siglo XXI es todo un orgullo”, asegura.

En lo que tiene que ver con las letras, reconoce que la ha quedado “un poquito anémico de historias de amor clásicas”, a pesar de lo cual, aclara que al final todo lo que cuenta está relacionado con el amor, como por ejemplo esa canción titulada El gato en la que habla a toda la gente que temía a la que fue su mascota durante 16 años y que murió “dos semanas después” de que la escribiera. “Para resarcirme, en el cuarto disco voy a contar todo historias de amor romántico al uso”, anticipa divertido.

GIRA DE PRESENTACIÓN

“Sacar un disco es una excusa para salir al patio a jugar y para entrar al parque de atracciones más bonito que hay en el mundo, que es subirse a un escenario”, destaca sobre sus planes inmediatos, que pasan por una gira de presentación con la que recorrerá todo el país, en muchas ciudades ya con entradas agotadas.

“Hemos llenado el Gran Teatro Falla de Cádiz en 14 minutos. Parece un dato para sacar pecho, pero no es eso, es que es como cuando corroboras que tu amante tiene tantas ganas de verte como tu”, reflexiona entre risas, al tiempo que insiste en la impaciencia que siente por poder cantar las nuevas canciones ante su público.

Y a tenor de las actuaciones ya confirmadas, va a cantar mucho, pues arranca el 10 de febrero en Roquetas de Mar y después visitará otra treintena de ciudades como Valencia (16 de febrero), Girona (17 de febrero), Granada (23 de febrero), Logroño (3 de marzo), Salamanca (9 de marzo), Cáceres (10 de marzo), Gijón (17 de marzo), Pamplona (18 de marzo), Alicante (5 de abril) y Murcia (6 de abril).

Aún más recitales tendrán lugar en Málaga (7 de abril), Vitoria (13 de abril), Valladolid (21 de abril), Barcelona (27 de abril), Zaragoza (28 de abril), Bilbao (29 de abril), Sevilla (4 de mayo), Cádiz (11 de mayo), Ávila (19 de mayo), Palma de Mallorca (25 de mayo), Córdoba (2 de junio) y Santiago de Compostela (8 de junio).

Las últimas citas por ahora confirmadas para Pablo López serán en Vigo (9 de junio), Fuerteventura (15 de junio), Tenerife (16 de junio), Gran Canaria (17 de junio), A Coruña (7 de julio) y Madrid (29 de julio, en el Teatro Real).

“Este disco es la razón, el motivo y la excusa de mis próximos tres años de vida. Uno utiliza dos o tres años de lo vivido para vivir luego otros dos o tres años. Y ese bucle se va perpetuando y espero que no pare”, reflexiona, apuntando además: “El disco que yo vuelva a escribir está esperando en cada teatro, en cada hotel, en cada viaje, en cada pérdida y en cada risa”.

OPERACIÓN TRIUNFO

Pablo López llevaba ya un tiempo luchando por dedicarse a la música cuando participó en Operación Triunfo en 2008, en una edición en la que quedó en segundo lugar por detrás de Virginia Maestro. Con el paso del tiempo, ya consolidado como artista, regresó a televisión para participar como coach en programas como La Voz Kids y La Voz.

Con esta experiencia, aprovecha el malagueño para dar un consejo a todos los que sueñan con participar en estos programas y también a los que están actualmente en ello: “Desde mi humilde experiencia, yo solo aconsejo que huyan de quien les diga eso de ‘aprovecha el tirón’, que es la frase más estúpida y rancia que existe. Aprovechar el qué, eso queda en nada”.

“Ojalá que pueda conseguir que haya cordura con los que tengo cerca”, destaca, antes de terminar: “Me alegro mucho del éxito actual de Operación Triunfo, no ya por audiencia, sino por las redes sociales, porque llevan como un mes de trending topic y eso es maravilloso. Lo merecen mucho. Pero que se paren un poquito, que dejen que la bombilla que ahora les ilumina se apague y puedan tocarla”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.