Viernes, 15 Diciembre, 2017

            

¡Pa lo que quieras, Fidel!

El puro del Comandante se ha consumido y no es ya más que un montón de ceniza

Fidel Castro
Martín Domingo


image_print

A esta hora en que escribo mi columna semanal, el jeep que transporta las cenizas de Fidel Castro ha llegado por fin a Santiago, después de haber recorrido los mil kilómetros que separan La Habana de la capital de Oriente entre vítores, aplausos y banderas estrelladas.

Casi sesenta años de discurso granítico y uniforme en la Cuba de la Revolución Socialista han incubado un castrismo sociológico que tardará en diluirse, como ocurrió en España, lo que tarde en desaparecer la dictadura.

Pero lo que ha generado, sobre todo, medio siglo de régimen implacable, es una mayoría silenciosa que, por temor a la brutal represión, ha aprendido a fingir sonrisas en la desolación.

La aparente alegría del cubano, que confundirá al turista poco avisado, es, como el arrebatado bolero de La Lupe, puro teatro. Falsedad bien ensayada, estudiado simulacro.

Un falso estandarte, el conjuro contra el miedo, la coraza del cubano frente al poder y sus chivatos de barrio.

Durante nueve días, además, la isla ha estado oficialmente de luto y el Heredero ha decretado el Estado de Tristeza. Ni descargas ni ronsitos ni un inocente buenos días, porque cuando se muere Fidel los días no son buenos y una simple fórmula de cortesía te puede costar un acto de repudio.

El puro del Comandante se ha consumido y no es ya más que un montón de ceniza, pero a este lado del Atlántico, la paleoizquierda se sigue tragando el humo letal del Pueblo, la Revolución y demás pamemas ideadas para individuos de espíritu impresionable y escasas luces.

El sedicente progresismo -siempre tan hooligan de los regímenes que menos progresan- propaga estos días su discurso exculpatorio del régimen inhumano de Fidel, en un intento póstumo de blanquear la biografía del tirano con obituarios henchidos de amor patrio, dignidad y justicia social.

No deja de ser sorprendente que individuos con la piel fina para señalar los déficits democráticos de los países más avanzados se muestren tan laxos y comprensivos con dictaduras feroces y desalmadas como la cubana.

Tienen razón sus hagiógrafos y los tontos útiles del castrismo cuando aseguran que Fidel era un animal político. Lo era doblemente: por político (en el peor sentido de la palabra) y por animal. Nada nuevo hay bajo el sol y la historia no ha dejado de mostrarnos el rostro cruel del asesino en serie que oculta la máscara de todo revolucionario.

El Comandante en Jefe ya descansa en Santiago, pero el pueblo cubano aún no se ha librado del comunismo dinástico de los Castro.

Es una triste ironía que el dictador que sometió a su pueblo y proscribió las elecciones libres repose eternamente dentro de una urna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *