Lunes, 23 enero, 2017

Otro año más, visita al aula hospitalaria de Motril

Los menores hospitalizados han acudido hoy a una representación teatral ofrecida por el alumnado del IES ‘Cerro de los Infantes’, de Pinos Puente

Un niño hospitalizado colorea | Autor: Archivo GD
Gabinete


image_print

Alrededor de un millar de menores asisten cada año al aula hospitalaria ubicada en el Hospital de Motril, durante el período que permanecen ingresados en el centro. Hoy jueves, los niños y niñas hospitalizados han roto su rutina diaria asistiendo a la representación teatral brindada por el alumnado de 2º de ESO del Instituto de Educación Secundaria ‘Cerro de los Infantes’, de Pinos Puente.

Esta actividad se enmarca en el programa ‘Compens-Arte’, una iniciativa de la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte mediante la cual se pretende, entre otros objetivos, mejorar el rendimiento del alumnado en situaciones especiales.

El delegado territorial de Educación, Germán González, acompañado del delegado de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Higinio Almagro, ha saludado a profesores y miembros del grupo de teatro, artífices de la puesta en escena de la obra ‘Sueños de un hippytano’, la quinta pieza teatral que llevan a escena.

El pasado curso escolar, 2.659 menores recibieron atención educativa por parte de los profesionales de las aulas hospitalarias de los centros del Complejo Hospitalario Universitario de Granada y el Hospital de Motril. Concretamente el aula motrileña atendió cerca de 900, mientras que durante el curso escolar 2013/14 fueron más de un millar, “un alumnado muy diverso que proviene no sólo de Motril y anejos sino de la costa granadina y Alpujarra”, ha señalado González, quien ha incidido en que “una de las apuestas más firmes de la educación andaluza es, sin duda, la erradicación del absentismo y del abandono escolar temprano y facilitar el éxito escolar de todos y todas” ha explicado.

Por su parte, Higinio Almagro, ha manifestado que los niños y niñas hospitalizados ven reforzado su desarrollo intelectual, afectivo y social, durante el periodo que dura su hospitalización participando de actividades lúdicas y formativas, como ésta, ofrecida por otros jóvenes”.

El trabajo desarrollado por los equipos docentes de estas aulas tiene como objetivo paliar el absentismo escolar motivado por los problemas de salud de los menores ingresados, así como facilitar la continuidad educativa y ofrecer a los pequeños la posibilidad de disfrutar de un ambiente distendido y lúdico, que les ayude a sobrellevar su enfermedad. Para ello cuentan con la ayuda del personal sanitario, partiendo de la problemática particular de cada niño, su dolencia, sus posibles limitaciones físicas y su estado psíquico.

Las aulas hospitalarias permanecen abiertas de 09.00 a 15.00, de lunes a viernes, a lo largo del curso escolar. Durante los fines de semana y los periodos no lectivos, como las vacaciones de Navidad, Semana Santa o la época estival, suelen acoger además actividades desarrolladas por voluntarios de distintas organizaciones, como Cruz Roja, Fundación Theodora, la Asociación Española Contra el Cáncer o, como en esta ocasión, por compañeros y compañeras de distintos centros educativos de la provincia.

La puesta en marcha de estos espacios está regulada por un acuerdo de colaboración entre las Consejerías de Salud y Educación, que permite su habilitación para atender las necesidades educativas de los pequeños hospitalizados y facilitar el contacto entre los docentes hospitalarios y los de los centros educativos, para seguir, en la medida de lo posible, el ritmo del curso escolar.

Plan de Atención Integral 

La labor desarrollada en las aulas hospitalarias forma parte del conjunto de actuaciones que se llevan a cabo dentro del Plan Integral de Atención al Niño Hospitalizado de la Consejería de Salud para humanizar y desdramatizar la estancia de los más pequeños en los hospitales. “Esta estructura”, señala el delegado territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en Granada, Higinio Almagro, “permite coordinar toda la asistencia que se presta, así como las actividades que se desarrollan para mejorar el paso de los niños por los hospitales, con el fin de garantizarles una atención integral cuidando aspectos tan importantes como los afectivos, pedagógicos, lúdicos, sociológicos y psicológicos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *