Viernes, 24 Marzo, 2017

Otra temporada de la marmota

Rubén Cañizares


image_print

El Granada no pudo ni supo sacar, al menos, un punto de su visita a Balaídos. Sabía lo que habían hecho todos sus rivales y sabía que si ganaba, hubiera tenido tres cuartos de la permanencia asegurada a la espera de rematarla el próximo sábado ante Las Palmas. Pero aún así, sabiendo todas esas importantes cosas que sabía, José González decidió salir a empatar, como ya le ha pasado en alguna que otra ocasión, y pasó lo que pasa siempre cuando en el fútbol eres cicatero. Que pierdes. Con el añadido que no te dejas un partido más, sino muchas de las esperanzas de permanecer en Primera.
Dijo el técnico rojiblanco que su equipo entró muy mal partido. Él no hizo demasiado antes ni durante para que así no fuera. Lo milagroso fue que el Granada llegara a igualar un partido que parecía que le molestaba. Y si en la jornada 35 y con solo un punto de ventaja respecto a la zona de descenso, no sales a comerte la hierba y a vivir en el área rival, quizás es que ni este cuerpo técnico ni estos jugadores se merecen estar en la élite.
Pero como no hay tiempo parta lamentaciones, será mejor pensar ya en Las Palmas, un ejemplo de club que debería servir de espejo al Granada, aunque me temo que será muy difícil que alguna vez sea así. Recién ascendido, ya ha logrado salvarse y lo ha hecho con jugadores de la casa y una apuesta futbolística muy atractiva. Y no se piensen que van a venir a Los Cármenes a anticipar sus vacaciones. Vendrán a ganar. Y Sevilla y Barcelona ya asoman la ‘patita’… Sí, no podía ser de otra manera. De nuevo el Granada en el alambre. Luchando agónicamente por quedarse en Primera hasta la última jornada. ¿No les suena? Otra temporada de la marmota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *