Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

Otorrinos y cirujanos actualizan la guía de práctica clínica de la otitis media con derrame

Esta guía actualizada incluye más recursos para ayudar a los médicos a comunicarse mejor con los padres y cuidadores

Un otorrino atiende a un niña por otitis | Autor: Archivo GD
E.P


image_print

Una guía de práctica clínica actualizada de la Academia Americana de Otorrinolaringología y la Fundación de Cirujanos de Cabeza y Cuello publicada este lunes en ‘Otolaryngolgy-Head and Neck Surgery’ identifica oportunidades de mejora de calidad y recomendaciones prácticas explícitas para el manejo de la otitis media con efusión (OME), a menudo llamada líquido en el oído.

“La OME afecta con mucha frecuencia a los niños. Si se va a un entorno preescolar en un día determinado y aproximadamente entre el 15 y el 20 por ciento de los niños tendrá líquido en sus oídos. Está omnipresente”, explica Richard M. Rosenfeld, que presidió tanto la directriz de 2004 como la actualización de 2016.

La guía actualizada, ya aprobada por la Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés), sustituye a la directriz 2004 codesarrollada por la AAO-HNSF, la AAFP y la Academia Americana de Pediatría (AAP).

Las diferencias entre la directriz de 2004 y la actualización de 2016 incluyen: información adicional sobre otoscopia neumática y timpanometría para mejorar la certeza diagnóstica; información ampliada sobre el discurso y la evaluación del lenguaje para niños con OME; nuevas recomendaciones para la gestión de la OME en niños que no fallan en el cribado de audición en recién nacidos y para la evaluación de los niños en riesgo; una nueva recomendación contra el uso de esteroides intranasales tópicos, otra en contra de la adenoidectomía para una indicación primaria de la OME en niños menores de 4 años de edad y otra para la evaluación de los resultados de OME.

Esta guía clínica basada en la evidencia para la OME fue actualizada por un panel multidisciplinario de expertos que representan a las disciplinas de la otorrinolaringología, la cirugía de cabeza y cuello, la otorrinolaringología pediátrica, la otología, la pediatría, la alergia e inmunología, la medicina de familia, la audiología, la patología del habla y el lenguaje, la enfermería de práctica avanzada y la defensa del consumidor.

“La otitis media con derrame es un peligro de la primera infancia. La mayoría de los niños experimentarán líquido en el oído por el tiempo mientras están en edad escolar. Esta guía actualizada incluye más recursos para ayudar a los médicos a comunicarse mejor con los padres y cuidadores y hace hincapié en que si bien el líquido en el oído por lo general desaparece por sí solo, el seguimiento sigue siendo importante”, subraya Richard M. Rosenfeld, presidente de la directriz.

La otitis media con efusión (OME), o líquido en el oído, se produce en el oído medio, que es un espacio lleno de aire justo detrás del tímpano. Cuando se acumula moco o líquido en esta zona, se llama OME, que es diferente de una infección de oído. Las infecciones del oído y OME tienen líquido en el oído medio, pero con OME, el líquido no está infectado y, por lo general, hay poco o ningún dolor.

La OME puede ser causada por una infección por frío en el oído o una función deficiente de la trompa de Eustaquio. Puede ser difícil decir cuando un niño tiene líquido en el oído debido a que no suele haber ningún síntoma y la OME generalmente desaparece por sí sola.

Pero esta directriz sobre la OME es importante porque alrededor del 90 por ciento de los niños sufren OME hacia los 5 años de edad y se trata de la causa más común de pérdida de audición en los niños en los países desarrollados y la indicación principal para la inserción del tubo de drenaje en el oído. A pesar de la frecuencia de la OME, los datos de vigilancia indican que una minoría de los médicos siguen guías de práctica clínica y algunos tratan este trastorno inapropiadamente con antibióticos, lo que produce efectos adversos innecesarios y la resistencia bacteriana a los antibióticos.

OTOSCOPIA NEUMÁTICA 

Los puntos más significativos de la guía son que el clínico debe documentar la presencia de efusión del oído medio con la otoscopia neumática en el diagnóstico de OME en un niño y que se tiene que emplear para evaluar la OME en un niño con otalgia, pérdida de la audición, o ambos. También se indica que médicos deben realizar una timpanometría en niños con sospecha de OME para quienes el diagnóstico es incierto después de realizar (o intentar) una otoscopia neumática.

Los médicos han de documentar en el expediente médico de asesoramiento de los padres de los niños con OME que no logran un cribado auditivo en recién nacidos por la importancia de un seguimiento para asegurarse de que la audición es normal cuando el OME se resuelve y para excluir una pérdida de audición neurosensorial subyacente (HNS, por sus siglas en inglés).

Además, los especialistas deben determinar si un niño con OME está en riesgo de problemas de habla, lenguaje o de aprendizaje debido a factores sensoriales, físicos, cognitivos o de comportamiento. Los médicos deben evaluar a niños en riesgo para OME en el momento del diagnóstico de un trastorno de alto riesgo a los entre 12 y 18 meses de edad.

No es necesario examinar rutinariamente los niños para la OME que no están en situación de riesgo y no tienen síntomas que pueden ser atribuibles a este problema, como dificultades de audición, equilibrio, bajo rendimiento escolar, problemas de conducta o malestar en el oído. Los médicos deben informar a las familias de niños con OME sobre la historia natural de la OME, la necesidad de seguimiento y las posibles secuelas.

Hay que vigilar al niño con OME que no está en situación de riesgo durante tres meses desde la fecha de inicio del derrame (si se conoce) o tres meses a partir de la fecha de diagnóstico (si no se sabe cuándo comenzó). Los médicos deben explicar que no se tienen que usar esteroides intranasales o esteroides sistémicos para el tratamiento de la OME ni el uso de antibióticos sistémicos,

Antihistamínicos o descongestionantes para el tratamiento de la OME.

Siempre se debe tener una prueba de audición apropiada para la edad del niño si OME persiste durante tres meses o más o para cualquier duración en un niño en situación de riesgo. Los médicos deberían aconsejar a las familias de niños con pérdida auditiva por OME e informarse bilateralmente sobre el impacto potencial sobre el desarrollo del habla y el lenguaje.

Además, es necesario reevaluar, en intervalos de tres a seis meses, a los niños con OME crónica hasta que el derrame ya no esté presente, se identifique pérdida auditiva significativa o se sospeche de anormalidades estructurales del tímpano o el oído medio.

Son recomendables los tubos de timpanostomía cuando se realiza la cirugía para la OME en un niño menor de 4 años de edad; pero la adenoidectomía no debe realizarse a menos que exista una indicación clara que no sea OME (por ejemplo, obstrucción nasal o adenoiditis crónica). Los médicos deben aconsejar la implantación de tubos de timpanostomía, la adenoidectomía o ambas, cuando se realiza la cirugía para la OME en un niño de 4 años de edad o más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *