Domingo, 23 Julio, 2017

            

Organizaciones sociales de Granada se concentran en la Subdelegación de Gobierno, en contra del TTIP

Durante la concentración, el secretario general de CCOO Granada, Ricardo Flores, ha mostrado el rechazo del sindicato por el Tratado de Libre Comercio entre Europa y Estados Unidos que se está negociando

Foto: Gabinete
Gabinete


image_print

La Plataforma ‘Compromiso Social para el Progreso de Granada’ -de la que CCOO y UGT forman parte- y la ‘Plataforma contra el TTIP de Granada’ se han concentrado esta tarde en la Subdelegación de Gobierno de Granada, contra el Tratado Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP).

Durante la concentración, el secretario general de CCOO Granada, Ricardo Flores, ha mostrado el rechazo del sindicato por el Tratado de Libre Comercio entre Europa y Estados Unidos que se está negociando, ha dicho, “a espaldas de los ciudadanos y ciudadanas”. El líder provincial de CCOO ha destacado la importancia de que la población se informe y se oponga con fuerza a este atropello de los derechos básicos de las personas frente al poder económico. Y es que, el Tratado se negocia para eliminar todos los obstáculos a la libre circulación de las empresas. También pretende que los servicios públicos se puedan traspasar a manos privadas con muy pocas restricciones.

En su opinión, el Tratado es el medio por el que los poderosos lobbies empresariales, con un enorme poder en Bruselas, intentan eliminar las regulaciones nacionales y europeas que impiden el libre comercio, el libre establecimiento de las empresas en cualquier territorio y la libertad absoluta de inversiones, eso sí, protegiéndolas de los poderes públicos. Además, la Unión Europea intenta hacer pasar la aprobación del Tratado como un asunto de su absoluta competencia por lo que quiere que se apruebe únicamente en las instituciones de Europa sin pasar ni por los parlamentos nacionales, ni mucho menos por el plebiscito de los pueblos a través de referéndum.

Además, ha terminado Flores (CCOO) el tratado es un completo atropello a la soberanía nacional y a las normativas europeas que garantizaban la protección del medio ambiente, de la salud de la población, de los derechos laborales, de la capacidad de los gobiernos para intervenir en la economía”.

Por su parte, Manuela Martinez, Secretaria general de UGT rechaza este Tratado, en el que se prima el interés de las grandes corporaciones multinacionales sobre el interés general. Y es que, como afirma la ugetista, no se puede permanecer impasible ante la planificación de un Tratado que apuesta por una globalización en base a la desregulación y privatización de servicios públicos esenciales; a la destrucción de derechos laborales, sociales, medioambientales y de salud (EEUU no ha ratificado la mayoría de los convenciones básicas de la OIT, ni siquiera la número 87, relativa a la Libertad Sindical, ni la 98, sobre Negociación Colectiva); y que contempla el sometimiento de los Estados a los intereses de las multinacionales.

Pero además, en materia laboral, afirma Martínez (UGT) el TTIP es una  amenaza  los  derechos de los trabajadores, ya que pone a todos los Gobiernos al servicio de las multinacionales, limitando o eliminando derechos laborales y económicos de los trabajadores, presentes o futuros.

Así,  bajo  la  excusa  de  mejorar  la  competencia  transatlántica  entre multinacionales,  se  pretenden  “neutralizar”  los  derechos  laborales conseguidos tras más de treinta años de lucha de la clase obrera en nuestro país,  atentando contra nuestro modelo social.  Con el  TTIP,  se van a poner en contacto dos sistemas básicamente opuestos en cuanto al  reconocimiento y protección de derechos laborales,  como son la norteamericana y la europea. El TTIP, explica la representante sindical, dejará a la libre elección de la parte empresarial el lugar para ubicar la empresa o el lugar donde prestar los servicios, con las graves consecuencias de dumping social y la competencia normativa a la baja,  estrategias para abaratar costes sociales trasladando la producción a un Estado con derechos laborales y salariales más reducidos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *