Sábado, 27 Mayo, 2017

Nuevos conocimientos sobre la reparación del ADN pueden convertirse en inhibidores de cáncer

El descubrimiento proporciona una nueva base para entender cómo la cromatina dirige los procesos de reparación del ADN

Foto: E.P./PIXABAY
E.P.


image_print

La profesora Anja Groth y su equipo de investigación en la Universidad de Copenhague, en Dinamarca están centrados en entender los mecanismos moleculares básicos responsables del desarrollo y el mantenimiento de los tipos de más de 200 tipos específicos de células en nuestro cuerpo. Ahora, nuevos resultados revolucionarios les han llevado a solicitar una patente sobre su conocimiento.

“Hemos demostrado cómo una proteína de reparación del ADN celular está dirigida a lesiones en el ADN a través de modificaciones en las proteínas histonas que se unen fuertemente al ADN. Las células cancerosas se dividen rápidamente y experimentan una alta carga de daño en el ADN y sin sistemas de reparación eficientes estas células morirán. Según esto, las células cancerosas son altamente dependientes de los mecanismos de reparación del ADN y este nuevo mecanismo molecular que hemos encontrado constituye un objetivo atractivo para la terapia del cáncer”, explican.

En colaboración con Dinshaw Patel, del Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering de Nueva York, en Estados Unidos, el grupo de investigación de BRIC ha obtenido una estructura cristalina detallada de la proteína TONSL unida a la proteína histona. Esta estructura aporta información sobre cómo funciona la proteína y les da la oportunidad de diseñar una molécula que pueda unirse a TONSL y evitar la localización de daños al ADN.

Esta molécula inhibidora puede emplearse en el tratamiento del cáncer porque al bloquear la función TONSL podría hacer que las células cancerosas aculumen daño en el ADN y finalmente mueran. El equipo de investigación ha creado un equipo de expertos en química médica y diseño racional de fármacos para desarrollar inhibidores de moléculas pequeñas.

“Cuando nuestras células se dividen, no sólo se copia el ADN, sino también la llamada información epigenética que es vital para que las células mantengan su identidad y permanezcan sanas. La información epigenética se encuentra en una estructura llamada cromatina. Hemos descubierto que la molécula TONSL reconoce una firma especial de la cromatina que surge cuando se duplica el ADN durante la división celular. TONSL es capaz de leer esta firma para impulsar la reparación de daños en el ADN”, explica la estudiante de doctorado Giulia Saredi, quien estuvo al cargo de los experimentos de biología celular funcional.

El descubrimiento proporciona una nueva base para entender cómo la cromatina–la estructura que organiza ADN en el núcleo- dirige los procesos de reparación del ADN dentro de nuestras células. “La investigación básica es nuestra competencia central y este descubrimiento muestra, una vez más, que la inversión de la sociedad comprender los procesos biológicos básicos es vital para abrir nuevas vías que puedan explorarse para el tratamiento de la enfermedad. La posibilidad de explotar nuestros resultados de investigación básica para avanzar en el tratamiento del cáncer en el futuro es una importante fuerza motriz en nuestro trabajo”, concluye Groth.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *