El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, expresará este domingo su rechazo a las recientes declaraciones de autoridades palestinas defendiendo la proclamación unilateral del Estado palestino y advertirá de que cualquier solución al conflicto pasa por las negociaciones en discurso que pronunciará en el Foro Saban, en Jerusalén, según informó el diario israelí 'Yedioth Aharonoth'." />
Domingo, 26 Marzo, 2017

Netanyahu advierte de que no habrá un Estado palestino sin negociación



image_print

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, expresará este domingo su rechazo a las recientes declaraciones de autoridades palestinas defendiendo la proclamación unilateral del Estado palestino y advertirá de que cualquier solución al conflicto pasa por las negociaciones en discurso que pronunciará en el Foro Saban, en Jerusalén, según informó el diario israelí “Yedioth Aharonoth”.

Mientras, el presidente israelí, Simón Peres, respaldó esta postura desde Brasil, donde se encuentra de visita, y dijo que no se puede establecer un Estado palestino sin un acuerdo de paz. “Es imposible y no funcionaría. Es inaceptable que cambien de opinión cada día”, dijo.

Peres visitará el domingo Argentina bajo fuertes medidas de seguridad por el temor a protestas antiisraelíes. Incluso uno de los actos programados ha modificado el lugar en el que se realizará por motivos de seguridad, según fuentes oficiales consultadas por el “Yedioth Aharonoth”.

El sábado, el diario palestino “Al Ayyam” publicó una entrevista con el negociador jefe de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, en la que aseguraba que los palestinos están recavando apoyos para proclamar el Estado palestino. “Todos los Estados árabes apoyan la idea y se ha fijado una fecha para plantear la cuestión en el Consejo de Seguridad” de la ONU, dijo. Erekat afirmó que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha tratado la cuestión con autoridades de Estados Unidos, la UE, Rusia y el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, y aseguró que todos ellos respondieron positivamente.

También el sábado el ministro de Asuntos Exteriores y líder ultraderechista Avigdor Lieberman advirtió en un discurso en el Foro Saban de que la retirada a las fronteras de 1967 no cerraría el conflicto palestino-israelí. “Un retorno a las fronteras de 1967 y el establecimiento de un Estado palestino en Judea y Samaria (Cisjordania) no pondría fin al conflicto, sino que sólo lo desplazaría al interior de las fronteras de Israel”, dijo. Además, advirtió de que fomentaría las demandas de autonomía de los árabe-israelíes de Galilea y el Neguev.

Ya el domingo, el viceprimer ministro israelí Silvan Shalom afirmó antes del Consejo de Ministros que “las medidas unilaterales no conducen a los resultados que queremos conseguir. (…) La única vía deben ser las negociaciones directas”, dijo.

También el ministro de Defensa y líder del Partido Laborista, Ehud Barak, defendió la negociación en lugar de las medidas unilaterales. “Israel es fuerte y tiene poder de disuasión, y tienen interés estratégico en lograr un acuerdo negociado. Siempre consideramos alternativas y, sin un acuerdo, hay un cambio, podría aumentar el apoyo a una declaración unilateral palestina y aumentarían las demandas en favor de un Estado binacional”, advirtió.

“Israel gobierna a otro pueblo desde hace 42 años. Tenemos que poner fin a esto. Israel tiene intereses de seguridad, nada se debe hacer a cualquier precio, pero no debemos confundirnos, nuestro deber es lograr un acuerdo con el pueblo palestino”, agregó.

“Siempre hay opciones de respuesta israelíes a la declaración del Estado”, advirtió Eli Yishai, viceprimer ministro y ministro del Interior. “Estamos haciendo una montaña de un grano de arena. No debemos preocuparnos por la declaración del Estado palestino. Tenemos que actuar en el frente diplomático”, dijo.

Sin embargo, el ministro de Infraestructura Nacional, de Yisrael Beiteinu, Uzi Landau, fue aún más lejos y calificó que la declaración unilateral del Estado palestino sería una “iniciativa hostil”. “La iniciativa supone un torpedo a cualquier oportunidad de negociación. Debe quedar claro que una declaración unilateral por su parte (…) será respondida con la anexión de territorios de Judea y Samaria”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *