Domingo, 26 Marzo, 2017

Naciones Unidas reivindica el poder de la radio como “instrumento salvavidas” en zonas de desastre

El mundo celebra un día especial, el de la radio, que inicia una nueva etapa como aliada de las redes sociales para potenciar la difusión de información

Estudio de radio
E.P.


image_print

Naciones Unidas celebra este sábado el Día Mundial de la Radio 2016 para reivindicar el poder de las ondas como un instrumento que da voz a los débiles y salva vidas en zonas de emergencia, que alienta a los supervivientes e instruye a la población a costa de los sacrificios de muchos periodistas y cooperantes humanitarios especializados en comunicación que arriesgan diariamente sus vidas para extender la información a los más desfavorecidos.

“En tiempos de crisis y emergencia, la radio es un salvavidas”, manifestó esta semana el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon. “La radio es capaz de contribuir a las tareas de rescate, puede ayudar  en la reconstrucción de las zonas afectadas. La radio envía información vital a la gente que vive en sociedades destruidas, sumergidas en la catástrofe o en busca desesperada de noticias”, constató.

Naciones Unidas destaca la labor realizada por la radio como altavoz de las redes sociales, “que por sí mismas ya juegan un papel importante, pero su impacto puede ser incluso mucho más eficaz en el momento en que une sus fuerzas con un servicio radiofónico institucionalizado y fiable”.

La radio ha exhibido su importancia en momentos de crisis como la letal epidemia de ébola que ha asolado el continente africano, donde los periodistas y trabajadores de la comunicación humanitaria no solo han contribuido al concienciar a la población para impedir el contagio, sino que han colaborado, a golpe de mensaje limpio, a cortar de raíz la difusión de falsos rumores sobre la mortalidad del virus y su contagio.

Todo ello a costa del trabajo de periodistas que necesitan, reitera Naciones Unidas, desarrollar su labor sin cortapisas. “Hay que proteger a toda costa el derecho de los periodistas a proteger sus fuentes confidenciales incluso en los momentos de emergencia y desastre”, insiste la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Y, para ello, prosigue la organización “es vital que los periodistas puedan acceder a los lugares afectados en libertad, para que puedan informar de las últimas noticias y salvar las vidas de los afectados.

El 13 de febrero, emisoras internacionales celebrarán el Día Mundial de la Radio en la web de la UNESCO (www.worldradioday.org) con artículos de opinión de líderes sociales, celebridades y embajadores de buena voluntad. Pero nada sustituye, como recuerda Acción contra el Hambre, “el poder de la onda media y corta”.

“LA RADIO, UNA ALIADA DE ORO CONTRA LA DESNUTRICIÓN”

En el Día Mundial de la Radio, Acción contra el Hambre se une a la comunidad humanitaria para reivindicar su importante papel como “el medio de comunicación por excelencia entre una gran parte de la población mundial, y muchas veces el único disponible”.

“La radio es el principal medio de comunicación para movilizar a la población tras un desastre: las autoridades y organizaciones recurrimos a ella para indicar las zonas seguras de evacuación, dar instrucciones a la población o indicar los puntos de distribución de la ayuda”, explica el responsable de Prevención  de Acción contra el Hambre, Didier Vergès.

“Es también un magnífico medio para movilizar y canalizar la solidaridad de los ciudadanos en todo el mundo hacia las víctimas de un desastre”, añade la directora de Comunicación y Fundraising de la organización, Carmen Gayo.

PREVENCIÓN Y ALERTA TEMPRANA

La comunicación por radio también se ha consolidado como un instrumento vital en los sistemas de alerta temprana. En Guatemala, las comunidades ubicadas en la cuenca del río Coyolate son frecuentemente azotadas por huracanes o tormentas tropicales que provocan graves inundaciones.

Desde 2008, Acción contra el Hambre, a través del Programa de Preparación ante Desastres de la Comisión Europea, ha puesto en marcha un sistema de monitoreo y difusión de información por radio. “Ante la amenaza de la crecida del río, en cuestión de minutos se puede prevenir a las comunidades cercanas y evitar un desastre”, afirma Miguel Ángel García, director regional en América Central de Acción contra el Hambre.

“En países como Sri Lanka, si hubiera habido un sistema de alerta temprana vinculado con radios durante el tsunami que afectó el sudeste asiático en 2004, con certeza podrían haberse salvado miles de vidas ya que las olas tardaron más de una hora y media en alcanzar la costa de este país, desde su epicentro en Indonesia”, explica.

ALIMENTO EN EL SAHEL

Y, en las comunidades rurales del Sahel, la radio permite hacer llegar a hombres, mujeres, jóvenes y mayores, mensajes decisivos sobre la conveniencia de la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, cómo rehidratar a un bebé que sufre diarrea o cómo introducir hierro y vitaminas en la dieta de los pequeños.

“Son mensajes cortos, directos, muy sencillos y pedagógicos, traducidos a las lenguas locales, que tras ser escuchados varias veces calan fácilmente en la población”, explica Pilar Charle Cuéllar, que supervisa los programas de nutrición y salud de Acción contra el Hambre en Sahel.

En el Departamento de Caazapá, Paraguay, la radio ha servido para formar a distancia a los productores agrícolas locales en técnicas agrarias innovadoras para incrementar la disponibilidad de alimentos, aumentar el ingreso económico familiar y mejorar la dieta.

“Con esta experiencia vemos que la radio es también un apoyo esencial en la lucha contra la desnutrición. Los propios vecinos participaron aportando en antena sus recetas de preparación y conservación de alimentos basados en recursos locales”, destaca Miguel Ángel García.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *