Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Música entre pañales

La estimulación temprana a través de los sonidos consigue desarrollar, de forma simultánea, la base sensorial, mental y afectiva de los recién nacidos

Actividad musical dirigida a los bebés en el Hospital Inmaculada
Ángela Gómez | @_Angela_GA


image_print

Cuenta la historia que una conocida chelista quedó embarazada cuando estaba preparando un concierto. La mujer pasó prácticamente toda la etapa de gestación ensayando con su instrumento. Al tiempo nació su hijo con el síndrome del cólico lactante. Lloraba y lloraba, y nada parecía calmarle excepto una cosa: oír a su mamá tocar el chelo.

La música tiene un impacto inimaginable en el embarazo, tanto cuando el feto se encuentra aún en el vientre de la madre como cuando ya ha nacido y descubre el nuevo mundo que le rodea.

Eso es algo que no quieren dejar escapar en el Hospital La Inmaculada de Granada, que ha decidido incorporar una nueva herramienta a su oferta de actividades de preparación al parto para las embarazadas.
Ya contaban en este hospital con clases teóricas, ejercicios prácticos de relajación y actividades acuáticas que ayudan a las futuras mamás a afrontar lo que para muchas supone la mejor experiencia de sus vidas.

Ahora, La Inmaculada ha querido dar un paso más y trabajar con esas madres, tanto con las que están a punto de serlo, como las que ya tienen a sus bebés en los brazos, a través de la estimulación temprana.
Este hospital es pionero en España con este nuevo servicio, y ya ha empezado a desarrollarlo de la mano de un gran colaborador que acumula ya años de experiencia en este campo, la Escuela Iniciativas Musicales.

“La Inmaculada pretende formar a los padres y madres para que conozcan a su hijo, no solo a nivel fisiológico”, explica José Pablo González, el director de la Escuela Iniciativas Musicales, quien considera que este tipo de iniciativas “dotan a los progenitores de herramientas para tomar sus propias decisiones respecto al desarrollo de sus bebés”.

ESTIMULACIÓN MUSICAL

Y, en este sentido, la música es un medio infalible para conseguirlo. Una melodía es capaz de trabajar y desarrollar, de forma simultánea, los tres pilares del ser humano, su base sensorial, mental y afectiva. “Esto se trabaja mucho en otros países”, matiza el director de la Escuela.

José Pablo explica que no toda la música ‘vale’ para la estimulación temprana. “No hay una música ideal para este fin, pero sí es verdad que se trabaja, sobre todo, con la música clásica porque posee una armonía basada en los arquetipos de la naturaleza y del ser humano”, explica el experto, dando a entender que esta música, por su esencia, llama más la atención de los pequeños.

Pero la música se puede emplear mucho antes de que nazca el bebé. De hecho, y está demostrado, el feto responde con estímulos cuando escucha a su mamá cantar. La vibración en las cuerdas vocales de la mujer llega hasta el útero “y, en algunos casos, se ha llegado ver a través de ecografías, como el bebé esboza una sonrisa”, comenta el responsable de la Unidad de Ginecología del Hospital La Inmaculada de Granada, Antonio Muñoz.

OJOS ABIERTOS

El Hospital La Inmaculada organizó la primera sesión de esta nueva actividad que, según comenta Antonio Muñoz, pretende que se celebre una vez al mes, al igual que se llevan a cabo el resto de actividades de preparación al parto.

Poco espacio quedaba en el hall de La Inmaculada para asistir a esta sesión de estimulación temprana. Padres y madres con recién nacidos, y algunas embarazadas, asistieron a esta actividad dirigida por José Pablo, quien explicó la actividad y, pronto, demostró su efectividad.

El repique de una campanilla despertó la mirada somnolencia de un recién nacido, y unos acordes en el piano consiguieron apaciguar el llanto de otro. Una tarde especial, amena y sensorial tanto para los pequeños como para sus progenitores.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Me parece una magnífica iniciativa que debe de seguir haciendo en todos aquellos lugares que haya bebes. Un verdadero acierto.