Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

Mursi denuncia que fue secuestrado un día antes de que el Ejército diera el golpe de Estado

Cartas del expresidente islamista

E.P


image_print

El depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi ha denunciado este miércoles que fue secuestrado por la Guardia Republicana el 2 de julio pasado, un día antes de que el Ejército consumara el golpe de Estado al anunciar la salida del mandatario islamista, y que, posteriormente, estuvo encarcelado en una base naval durante cuatro meses.

Desde el golpe de Estado liderado por el general Abdelfatá al Sisi, el Gobierno no ha informado sobre la situación y el paradero de Mursi, que fue el primer presidente elegido democráticamente en Egipto desde la renuncia del anterior mandatario, Hosni Mubarak, el 11 de febrero de 2011.

El abogado de Mursi, Mohamed Damati, ha leído en una comparecencia televisada una carta supuestamente del expresidente islamista, que continúa encarcelado, dirigida al pueblo egipcio. En la misiva, Mursi asegura, por vez primera, que fue retenido contra su voluntad el 2 de julio, un día antes de que el Ejército egipcio anunciara su salida del poder en medio de las manifestaciones masivas en su contra.

“El amable pueblo egipcio debería saber que estuve secuestrado a la fuerza y contra mi voluntad del 2 al 5 de julio en un edificio de la Guardia Republicana hasta que yo y mi asesor fuimos trasladados, de nuevo a la fuerza, a una base naval de las Fuerzas Armadas”, ha asegurado Mursi.

La Guardia Republicana es una unidad militar de élite que se encarga de proteger el palacio presidencial y otras sedes del Gobierno. Mursi y otros líderes islamistas fueron llevados el 4 de noviembre ante un tribunal para responder por cargos de incitación a la violencia en relación a la muerte de una decena de manifestantes en el palacio presidencial en diciembre de 2012. La mayoría eran miembros de los Hermanos Musulmanes, el movimiento islamista al que pertenece el expresidente.

La carta supone la primera ocasión en que las autoridades han permitido al depuesto presidente Mursi dar su versión sobre el golpe de Estado que puso fin a su mandato.

“Egipto no se recuperará hasta que todo lo que haya pasado debido a este golpe desaparezca (…) y se acuse a todos los responsables del derramamiento de sangre en toda la nación”, ha subrayado Mursi en su misiva.

“Saludo al pueblo egipcio que se levantó contra ese golpe, que caerá por el poder del pueblo egipcio en su yihad en nombre de los derechos y libertades”, ha asegurado. Las fuerzas de seguridad egipcias han llevado a cabo una campaña contra los Hermanos Musulmanes, el movimiento islamista que ganó todas las elecciones realizadas desde la caída de Mubarak en 2011.

Mursi ha relatado que, durante su detención, se reunió con la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea, Catherine Ashton, con una delegación de la UE y con cuatro fiscales cuyas preguntas se negó a responder.

El abogado Damati ha dejado claro que Mursi se niega a reconocer la autoridad del tribunal que le juzga en la sede de la Academia de Policía de El Cairo, en el mismo lugar en el que está siendo procesado Mubarak. En caso de ser condenado, Mursi podría ser sentenciado a pena de muerte o cadena perpetua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *