Viernes, 21 Julio, 2017

            

Móviles como el Huawei P8 están acabando con los motivos para gastarse 800 euros

A medida que la tecnología mejora y se abaratan costes estamos viendo móviles cada vez más y más competentes en la gama media

E.P.


image_print

Huawei presentó el pasado miércoles el Huawei P8, su nuevo ‘smartphone’ tope de gama. Siguiendo con su estrategia habitual, se trata de un móvil que recorta en algunos aspectos con respecto a los buques insignias de otros como Samsung y LG. Sin embargo, también cuenta varios cientos de euros menos y cada vez la diferencia entre precio y experiencia empieza a ser más abismal. No es que la diferencia de precio no esté justificada, es que quizá cada vez tenga menos sentido para la gran mayoría de los usuarios.

A medida que la tecnología mejora y se abaratan costes estamos viendo móviles cada vez más y más competentes en la gama media. Actualmente, un usuario puede encontrar ‘smartphones’ de 250 o 300 euros que ofrecen una experiencia de usuario óptima y no los frustrantes problemas de hace poco tiempo: pírrica RAM, apenas un par de gigas de almacenamiento o cámaras lamentables que hacían una foto decentes de cada diez.

Huawei es uno de esos fabricantes que desde hace tiempo ha ido mejorando sus ‘smartphones’ de gama media-alta con unas especificaciones generales bastante decentes a precios más o menos asequibles. En este sentido, también en su tope de gama ha apostado por esta estrategia. El Ascend P7 fue un buen ejemplo de ello y destacaba especialmente por un gran diseño (esbelto, metálico…) y una experiencia de usuario bastante buena. También su ‘phablet’ Mate 7 ofrece rendimiento y diseños de altura, con sensor de huellas dactilares o una batería que ofrece una duración muy, muy por encima de la media.

La compañía china, sin embargo, no se ha quedado quieta y este año ha subido el nivel. El último terminal que ha presentado esta semana, por primera vez parece un dispositivo prácticamente a la altura de la gama alta de los grandes fabricantes. Eso sí, frente a los 800 euros de la competencia, Huawei pide 500 euros por el modelo más económico de su P8 (que se ha olvidado del Ascend). El truco está en algunos “recortes” con respecto a la competencia, como la pantalla o un poco menos de almacenamiento (el modelo más “pequeño” del Galaxy S6, 700 euros, ofrece 32GB frente a los 16GB del P8 de 500 euros).

Claro que Huawei ha sabido de dónde recordar. Con 16GB un usuario se puede apañar y además cuenta con microSD para liberar espacio de la memoria principal. Por su parte, la pantalla es Full HD y no 2K. Si bien una pantalla quadHD sí que se ve mejor, es algo sin lo cual la mayoría de los usuarios pueden pasar; una elevadísima densidad de píxeles como la de los últimos ‘smartphones’ de LG o Samsung resulta especialmente útil para cosas como los cascos de realidad virtual, pero no aporta tanto valor en el día a día, además de que consumen más batería.

La potencia tampoco debería ser un problema para el teléfono gracias a su procesador octa-core y 3GB de RAM, aunque también aquí es uno de los aspectos donde ha recortado Huawei con respecto a la gama alta de referencia. Se trata de un procesador de ocho núcleos Cortex-A53 en disposición big.LITTLE (cuatro corren a una frecuencia de 1.5 GHz y cuatro a 2GHz). De esta forma, su rendimiento está bastante por debajo del Galaxy S6, del Note 4 o del HTC One M9. En Hipertextual han realizado una comparativa en este sentido que os recomendamos.

CÁMARA Y DISEÑO

Mientras que la compañía china ha recortado en algunos aspectos, ha mejorado en otros que resultan clave para el usuario final, como el diseño, los materiales y la cámara. El P8 es un terminal realmente delgado (144,9 x 71,8 x 6.4 milímetros) y tan solo 144 gramos de peso. Además, si lo unimos a una carcasa ‘unibody’ de una única pieza de metal, encontramos un teléfono al que no se le pueden poner muchas pegas en términos de diseño (más allá de algo de falta de personalidad y originalidad).

Donde Huawei ha puesto especial énfasis ha sido en la cámara. Gracias a su estabilizador óptico de imagen y toma multiframe para compensar la luz, la compañía china ha conseguido una cámara en un móvil de 500 euros que está a la altura de lo mejor de la gama alta. Durante la presentación, realizamos algunas fotografías con el teléfono y tomamos exactamente las mismas con el iPhone 6 Plus en malas condiciones de luz y el terminal de Huawei conseguía mejores resultados que el teléfono de Apple y más o menos a la altura del de Samsung. Ver para creer.

Por otra parte, además del modelo normal del teléfono con una pantalla de 5,2 pulgadas, Huawei ha anunciado una versión Max del teléfono, con nada menos que 6,8 pulgadas. Al igual que ocurrió con el Ultra de Sony, parece un teléfono demasiado grande y veremos cómo reacciona el mercado ante esta arriesgada propuesta. Lo curioso de este tipo de teléfonos es que si el usuario se acostumbra a llevarlo encima en el día a día (a duras penas cabe en el bolsillo de un pantalón, pero sí en el interior del de una chaqueta/cazadora o en una cartera), también podrá prescindir del tablet en su hogar.

El lanzamiento del P8 está previsto para mayo, si bien el modelo Max se lanzará un mes más tarde.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *