Jueves, 21 Junio, 2018

            

Microcréditos en España: cómo pedir uno sin arriesgarse mucho

Siempre que recurramos a los microcréditos, deberemos leer con detenimiento las condiciones antes de aceptar

Préstamos
RemitidorEMITIDO


image_print

Existen ciertos momentos en la vida en los que nos encantaría contar con la magia para satisfacer nuestros deseos o, simplemente, para cumplir con algunas necesidades e imprevistos urgentes. Algunas personas han tenido que dejar sus estudios porque eran bastante caros; otras no han podido hacer el viaje de sus sueños porque no contaban con el dinero suficiente; las hay también que no fueron a la escapada planeada con sus amigos porque tuvieron que pagar para arreglar el coche. Es recomendable dejar de preocuparse tanto por el dinero y empezar a vivir las cosas que realmente queremos. Para ello, hace años llegaron a nuestro país los microcréditos, satisfaciendo a numerosas familias españolas.

Se trata de una financiación virtual, rápida y cómoda. Solo requiere de tres sencillos pasos: el primero, registrarse en una plataforma prestamista online y crearse un usuario para poder acceder a los servicios de la página web; en segundo lugar, rellenar un formulario de datos personas, escoger la cantidad y el plazo de devolución deseados; por último, esperar unos minutos para saber si nuestra solicitud ha sido aprobada. Si todo ha ido correctamente, en tan solo unos minutos, el portal nos pedirá nuestro número de cuenta bancaria y el dinero solicitado será transferido a  nuestra cuenta de manera casi inmediata.

Sin embargo, a pesar de las facilidades que se nos brindan, antes de lanzarnos a la aventura, deberemos tener en cuenta ciertas cosas. En primer lugar, debemos mirar nuestras características personales y ver si somos suficientemente solventes para hacer frente al crédito que queremos pedir. Para ello, nos fijaremos en nuestra estabilidad laboral y en el nivel de endeudamiento que tenemos hasta dicho momento. En caso de decidirnos por la opción de solicitar el préstamo, tendremos que comparar las numerosas plataformas que prestan estos servicios y elegir la que más nos convenga.

Para tomar esta decisión nos fijaremos en dos aspectos principales: el tipo de interés y las comisiones. Los tipos de interés de un microcrédito de este tipo puede ser fijo, que nos ofrece la seguridad de pagar siempre la misma cantidad, o variable, que será modificará en función del indicador al que vaya vinculado. Debemos tener en cuenta también las comisiones, ya sean de apertura, de cambio de condiciones, de cancelación anticipada u otras, porque dependiendo de sus características, pueden encarecer el préstamo considerablemente.

Estas páginas web de créditos online satisfacen las necesidades de muchos españoles, sea cual sea su situación, ya que muchas veces conceden préstamos a personas sin nómina, sin aval o que se encuentren inscritos en una lista de morosos. Según una compañía de servicios financieros, el 11,83% de los solicitantes pidieron un préstamo el pasado año porque sus facturas aumentaron su cuantía. El 8,37% tuvieron que recurrir a esta forma de financiación para realizar sus compras alimenticias de final de mes.

Siempre que recurramos a los microcréditos, deberemos leer con detenimiento las condiciones antes de aceptar. En caso de tener alguna duda, podremos llamar al teléfono de atención al cliente disponible en cada página para hacer nuestras consultas y preguntas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?