Lunes, 18 Diciembre, 2017

            

Michelle Obama y la Reina Letizia, con las adolescentes españolas

Antes de su paso por España, Michelle Obama ha visitado Liberia y Marruecos, dos países que afrontan grandes desafíos por la pobre educación de sus poblaciones

Foto: TWITTER DE LA CASA REAL
E.P.


image_print

La Primera Dama de EEUU, Michelle Obama, y la Reina Letizia han unido fuerzas este jueves con el objetivo de despertar el espíritu emprendedor y solidario entre las adolescentes españolas, a las que han animado a valorar el acceso a la educación que tienen en su país y a trabajar para cambiar las actitudes machistas que permanecen aún en las sociedades occidentales y sobre todo están muy presentes en los países en desarrollo, donde más de 62 millones de niñas no van a la escuela.

En un país como España, cuya tasa de abandono escolar temprano casi duplica con un 23,5 por ciento la media europea (12 por ciento), según datos de la ONG Save the Children, Michelle Obama ha pedido a las jóvenes de entre 16 y 24 años que componían el auditorio del acto en el centro cultural Matadero de Madrid que sean conscientes de la “suerte” que tienen de vivir “en un país que les da tantas oportunidades”.

Unas oportunidades que distan mucho de las que tienen otras jóvenes “igual de inteligentes que vosotras”, pero que por vivir donde viven y ser mujeres han de superar numerosos obstáculos para seguir estudiando. Regina, por ejemplo –ha relatado la Primera Dama– vive en Liberia y “se levanta antes del amanecer, cocina, cuida de sus hermanos y trabaja en un mercado local para poder pagarse su educación”. “Y todo eso lo hace antes de ir a la escuela durante el resto del día, mientras que por la noche estudia durante horas porque quiere ser enfermera”, ha contado.

Antes de su paso por España, Michelle Obama ha visitado Liberia y Marruecos, dos países que afrontan grandes desafíos por la pobre educación de sus poblaciones, para presentar nuevos compromisos de su iniciativa ‘Let girls learn’, una asociación público-privada impulsada desde el año pasado por la Casa Blanca que moviliza fondos y recursos para mejorar las oportunidades de las menores en materia de educación. El Cuerpo de Paz de EEUU, compuesto por voluntarios, también está implicado en la iniciativa.

UN PROBLEMA QUE AFECTA A LA SEGURIDAD MUNDIAL

Cuando las adolescentes no van a la escuela “ganan menos dinero, se casan antes, padecen altas tasas de mortalidad maternal e infantil, es más fácil que contraigan el VIH y no vacunan a sus hijos”, ha advertido la Primera Dama. Y esto afecta “a la salud pública de sus naciones y a la seguridad de sus economías”.

En Marruecos, ha contado, casi todos las adolescentes van a la escuela hasta los 12 años, pero en zonas rurales no pueden ir a la escuela secundaria porque está muy lejos de sus casas y se quedan trabajando en casa y empiezan a tener niños. “Solo un 14% inicia sus estudios de secundaria”, ha indicado, que ha preguntado a las adolescentes españolas cómo se sentirían si a los 11 años les dijeran que no volverán a la escuela y que en lugar de eso se casarán con un hombre que les duplica la edad.

Pero la falta de recursos no es la única causa que impide que millones de niñas de todo el mundo continúen sus estudios. Hay una razón cultural que tiene que ver con el concepto que las sociedades tienen de la mujer, y en particular de las adolescentes. Que tiene que ver con si esas sociedades creen que merecen una educación, “si las valora por su capacidad para tener hijos o por su mente”.

Obama ha reconocido que las desigualdades en materia de género no es algo exclusivo de los países en desarrollo, pues permanecen aún en nuestras sociedades occidentales, “donde un papá que llega de trabajar y cambia un pañal es un héroe, pero si hace lo mismo una mujer, nadie lo nota”. Donde si un padre trabaja duro y se queda hasta tarde en la oficina “se le ensalza como ambicioso, y si lo hace una madre se le acusa de abandonar a sus hijos”.

Y en esta lucha para “cambiar las mentes y los corazones” en todo el mundo, Obama ve a las adolescentes españolas con un papel que ejercer, porque a través de las redes sociales pueden estar en contacto con millones de personas en todo el mundo para trabajar desde programas de voluntariado y otros en la defensa del derecho a la educación.

Al terminar su intervención, Michelle Obama ha dado la palabra a la Reina Letizia, comprometida también con el espíritu emprendedor de los jóvenes a través de la Fundación Princesa de Girona. “Que cree como yo en el poder de los jóvenes”, ha dicho la Primera Dama.

EL PAPEL DE LA COOPERACIÓN ESPAÑOLA

La Reina Letizia, que ha intercalado el inglés con unas breves palabras en español por las que se ha disculpado ante Obama, ha aprovechado para poner en valor el trabajo que la Cooperación Española, con el dinero de los contribuyentes, desarrolla desde hace años, y sobre todo en Iberoamérica, para reforzar el papel de la mujer en sociedades en desarrollo, no solo para mejorar su educación o su asistencia sanitaria, sino también para que sean dueñas de su propia vida teniendo acceso a microcréditos.

“Creo que hoy, aquí, todas tenemos claro que la educación de las niñas transforma, protege, es productiva, está unida a la justicia social y a la democracia, al bienestar familiar, a la promoción de la igualdad, a una mejor salud y nutrición”, ha subrayado la Reina para defender las ventajas de “incorporar el talento, la energía e inteligencia de millones de niñas en todo el mundo” a nuestras sociedades.

Y para que millones de niñas no escolarizadas tengan acceso al conocimiento “y, por tanto, a todas las oportunidades”, ha apuntado a la tecnología digital como una de las maneras “más eficaces” para lograr este objetivo.

La Reina Letizia ha recomendado al medio millar de jóvenes que llenaban el auditorio que vean la película franco-iraní ‘Buda explotó de vergüenza’, que relata los obstáculos que una niña afgana de 6 años tiene que superar para asistir a la escuela en una sociedad dominada por los talibán.

Las jóvenes que han asistido al acto eran alumnas de colegios públicos y concertados bilingües de la Comunidad de Madrid y de universidades públicas y privadas españolas. Muchos de estos colegios están situados en algunas de las zonas más desvaforecidas de Madrid y colaboran con frecuencia con la Embajada de EEUU, que organiza en los centros charlas con conferenciantes estadounidenses de visita en España.

Entre la audiencia también había un grupo de jóvenes gitanas seleccionadas por la Fundación Secretariado Gitano. También han asistido al acto la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría; María Teresa Fernández de la Vega; la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín.

La gala la ha presentado Claudia Forte, alumna de Relaciones Internacionales en una universidad pública de Madrid, que ha reconocido cómo ella ha tenido la oportunidad de tener una buena educación sin necesidad de preocuparse de si su familia ingresaba el dinero suficiente para pagar sus estudios o si podía acecharla algún peligro en el camino de su casa al colegio, como sí les ocurre a millones de niñas en países en desarrollo.

El acto ha empezado con una actuación de la banda de jazz Wild Eighteen and Tomaccos, salida del conservatorio de música Teresa Berganza y que ha interpretado hits como ‘Creep’ de Radiohead o ‘Chandelier’ de la artista australiana Sia, bien conocido entre la audiencia. “Os vais a comer el mundo, pero aún no lo sabéis”, les ha soltado el líder de la banda.

Terminadas las intervenciones de Michelle Obama y la Reina Letizia, las dos se han mezclado entre el público para hacerse ‘selfies’ con las jóvenes. Esta tarde las dos mantendrán un encuentro privado en el Palacio de la Zarzuela. La Primera Dama regresará el viernes a Washington, junto con sus dos hijas y su madre que la acompañan en esta gira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *