Viernes, 20 enero, 2017

"Mi vida tras el 11-M"

Carta abierta de una víctima

Agencia


image_print

Hola, me llamo Aurora Carmen Cruz Rivas y me gustaría compartir con vosotros estos últimos 10 años de mi vida, desde el 11 de marzo de 2004.

 Ese día yo me levanté como cada mañana para ir a mi trabajo, parecía un día cualquiera cuando me subí al tren de Santa Eugenia en la estación de Vallecas para ir a trabajar. Siempre quedaba con dos compañeras hasta Pozuelo, donde les esperaban sus lugares de trabajo. En esa ocasión, me bajé en Vallecas, ya que al no verlas preferí esperar a que llegaran. Una vez reunidas, nos subimos al siguiente tren, en el último vagón.

Poco antes de llegar a la Estación de Atocha, el tren se paró y en ese momento se oyó un estallido muy fuerte. El vagón empezó a moverse y escuchamos cuatro estallidos más y así en cuestión de segundos mi vida cambió, bueno me la cambiaron, pues a mí me gustaba la vida que tenía.

Los días siguientes no sé, estaba sin estar, sentía una gran tristeza y tenía un gran sentimiento de culpabilidad, empezaron las crisis de ansiedad a diario y entré en una gran depresión. No podía coger el tren pues me aterrorizaba hasta el punto de darme ataques de pánico, pero lo peor ha sido la soledad. Soledad porque nadie entiende lo que te pasa, nadie sabe cómo ayudarte y piensan que no hablando de ello, tú te vas a sentir mejor, pues no, todo lo contrario.

Es verdad que a lo mejor la convivencia conmigo estos años no ha sido fácil por mis cambios de humor, mis pocas ganas de todo, mi apatía, mi tristeza pero con ayuda psicológica me he curado bastante y espero y deseo curarme más. Lo hago por mí pero también por ellos, por mis compañeros de viaje, ya que ellos no pueden, no les dejaron y cada año cuando se acerca el aniversario del 11M me invade la tristeza y aunque los llevo siempre en el corazón, este día los siento mucho más.

Quiero deciros que he decidido ser feliz y lucharé por ello como llevo haciéndolo desde hace 10 años.

Aurora perdió una compañera de trabajo ese día y, además de las heridas físicas leves que sufrió, el atentado le provocó un fuerte impacto psicológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *