Lunes, 11 Diciembre, 2017

            

Medio Ambiente edita una manual de buenas prácticas ambientales dirigido a las empresas del sector de las artes gráficas

El manual, diseñado como una guía de consulta básica, servirá de documento de inicio para los trabajos que en un futuro próximo se pretenden desarrollar dentro del llamado Comité Sectorial

Foto: Archivo GD


image_print

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha editado un manual de buenas prácticas para la gestión ambiental de los residuos que generan las empresas de las artes gráficas en Andalucía. Esta publicación está dirigida a los empresarios del sector para ayudarles en el cumplimiento de los objetivos medioambientales, que se recogen en la planificación autonómica en materia de residuos.

El manual, diseñado como una guía de consulta básica, servirá de documento de inicio para los trabajos que en un futuro próximo se pretenden desarrollar dentro del llamado Comité Sectorial de Minimización, en el que se integra el sector de las artes gráficas y la administración, previa firma de correspondiente acuerdo voluntario. Todo ello con el objetivo de mejorar el cumplimiento de la legislación medioambiental, así como informar de los impactos negativos que genera esta actividad en el medio ambiente.

Esta publicación es fruto de las conclusiones obtenidas a partir del diagnóstico realizado para conocer el estado actual del sector de las artes gráficas y de las empresas que lo constituyen. Para ello se seleccionaron 288 firmas andaluzas atendiendo a un criterio geográfico, al nivel de facturación y, por último, según la rama principal en que desarrollan su trabajo: offset, serigrafía, flexografía, digital y otros (industrias auxiliares).

Según este trabajo los impactos ambientales que genera esta actividad se pueden resumir en un consumo excesivo de materias primas, tanto de materiales que se emplean en los diferentes procesos, como de energía, combustible o agua; generación de residuos no peligrosos y peligrosos (material fotográfico, restos de tintas, disolventes, …); aumento de la carga contaminante de las aguas residuales; y emisiones a la atmósfera, mayoritariamente compuestos orgánicos volátiles (COVs) presentes en las tintas y disolventes, entre otros. A ello hay que sumar el bajo nivel de asociacionismo del sector y en el conocimiento de los objetivos medioambientales.

Desde el año 1991 la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio realiza diversas actuaciones para identificar y solucionar los problemas medioambientales que generan los distintos segmentos productivos de nuestra Comunidad. En este sentido hay que destacar que además de este manual, la administración autonómica ha editado otras guías para la gestión medioambiental de puertos, polígonos industriales, construcción, transporte o del sector del olivar, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *