Miércoles, 20 Septiembre, 2017

            

Medio Ambiente censa 2.884 aves acuáticas en 32 zonas húmedas de la provincia

Entre las diferentes especies registradas destacan las pertenecientes a las familias de las anátidas, garzas, chorlitos, cormoranes, gaviotas, somormujos, fochas, gallinetas, cigüeñelas y limícolas

Gabinete
E.P.


image_print

El último censo de aves acuáticas invernantes efectuado entre el 14 y el 20 de enero por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha registrado un total de 2.884 ejemplares de 19 especies diferentes distribuidas en 32 zonas húmedas de la provincia de Granada.

Así lo ha avanzado este lunes la delegada de Medio Ambiente, Inmaculada Oria, quien ha incidido en la importancia de un registro que “no sólo aporta una información valiosa sobre la situación y evolución poblacional de cada grupo y especie, sino que es también uno de los “mejores” bioindicadores del buen estado de las zonas húmedas objeto del seguimiento, localizadas en 39 municipios de Granada.

Entre las diferentes especies registradas destacan las pertenecientes a las familias de las anátidas, garzas, chorlitos, cormoranes, gaviotas, somormujos, fochas, gallinetas, cigüeñelas y limícolas.

Los datos de este año se ubican dentro de los índices normales, destacando la buena situación de la focha común, con 711 ejemplares censados, seguida del cormorán grande, con 588 ejemplares. Cifras que contrastan con la falta de localización del martín pescador y del porrón pardo.

Tras incidir en la relevancia del trabajo efectuado anualmente por los agentes de Medio Ambiente para conocer la situación de las aves acuáticas invernantes en los distintos ríos, balsas, embalses y lagunas de provincia anualmente, la delegada ha afirmado que la presentación del censo viene a culminar las actividades organizadas con motivo del Día Mundial de los Humedales, a través del estado y del número de las aves acuáticas invernantes que las ocupan, junto con otros elementos no menos importantes de la fauna que habitan en estos humedales como son los anfibios, de los que la provincia cuenta con importantes especies como el sapo partero bético, la salamandra común o el tritón pigmeo.

Por su parte, la coordinadora provincial de los agentes de Medio Ambiente, Esther Ramón, ha detallado que la metodología propuesta para obtener los datos consiste en la observación directa, en la cuantificación de cada especie detectada y en el registro de una serie de datos vinculados, entre otros parámetros, al sexo, variedad o presencia de individuos jóvenes en cada una de las especies.

Desde 2004, los agentes de Medio Ambiente que componen la Unidad Biogeográfica nº 5, coloquialmente llamada Unidad Móvil por su dependencia directa de la Delegación Territorial ante una intervención rápida en cualquier situación, vienen desarrollando este importante censo que, anualmente, en la última quincena de enero, informa del número y especies de aves acuáticas que utilizan las zonas húmedas de la provincia, tanto por su buen estado de conservación, como por su localización como lugar de paso para las aves migratorias que se dirigen hacia latitudes más cálidas para pasar el invierno.

La Charca Suárez, los embalses del Negratín y del Portillo, las minas de Alquife, las lagunas de Padul y las pantanetas de El Turro y de Alhama son sólo algunos de los lugares analizados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *